The Adversiter Chronicle

lunes, 21 de julio de 2014

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre

 
Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

EL REINO DE LOS CIELOS (2005): 
 ¡DELEZNABLEMENTE ATROZ!

Ha sido duro para el equipo nocturno de la redacción abordar este insulto a la inteligencia cinematográfica que es la película que traemos hoy a Butaca de patíbulo, producción británica de 2005 dirigida por el Ridley Scott y protagonizada en sus principales papeles Orlando Bloom, Jeremy Irons, Lian Neeson y la desconcertante, en ocasiones turbadora, belleza de Eva Green.
Habíamos tratado de verla un par de veces, la primera lo dejamos a los veinte minutos y en la segunda ocasión sólo aguantamos de nuevo los veinte primeros minutos por ver la escena en que el futuro Rey de Jerusalén le estoca con la fusta en la mejilla al protagonista mientras come y le dice, con transcripción chapurreada:¡Soy louñgi de figñón!
El de la limpieza afirma que el Ridley Scott se merece la lealtad del espectador por Alien el 8º pasajero y Blade Runner, pese a que viendo ésta sobre las cruzadas ahora se entiende mejor el bodrio que hizo de una versión de Robin Hood que ya tratamos en un número anterior de Butaca de patíbulo:
http://theadversiterchronicle.blogspot.com.es/2013/02/butaca-de-patibulo-suplemento_25.html

El segureta puntualiza que pese a ello el bueno de Ridley Scott vierte su talento en productos adaptados a las nuevas generaciones y sus códigos visuales con producciones de campanillas. Por mis partes sólo pude añadir a mis dos compañeros nocturnos que lo único de campanillas de esta película es que fue rodada en Marruecos de la misma forma en que se rodaban pelis de Hollywood en la España de los 60´s: escenarios y parajes pintorescos naturales, abundancia de carne de cañón en servicio militar obligatorio para mostrar desplazamientos de masas y atrezzo humano, pleno apoyo de las autoridades autoritarias que se traduce en apoyo logístico y de material para finalizar con una sociedad atrasada industrialmente donde aún perdura la cría y utilización de equinos y acémilas en labores agrícolas y de transporte lo cual facilita ejemplares animales y jinetes para este tipo de películas...
La película en sí es un insulto en toda regla pese a su perfecta manufactura como espectáculo cinematográfico pero para empezar el protagonista Orlando Bloom que siempre estará grabado en la retina como el nenaza de Troya pese a otras exitosas interpretaciones, pero es un nenaza y lo será siempre pongan en el papel que le pongan. Demasiado guapo para ser del medievo y esa extraña juventud que le hace parecer más joven y le permite como en este caso abarcar varios años en la secuencia temporal de la acción...

Luego está el tema de la trama, maniquea y tergiversadora, con el leproso que siempre da grima, y acorde a la fecha de producción donde ya se estudiaba en el Pentágono cómo salir de la embarrada de Iraq y Afganistán si se torcían las cosas como se estaban torciendo, donde se hace un producto que agrade a cristianos y musulmanes espectadores con el rollo de siempre: en ambas partes hay buenos y malos, se puede convivir siendo de distintas religiones y al final el sistema tiene en su vértice personas humanas con humanidad que aunque pueden utilizar el guantelete prefieren estrechar las manos, ser nobles, honestos y fieles a la veracidad...

Vomitivo con la que estaba cayendo entonces y la que está cayendo y están derribando en la actualidad.
Luego las incongruencias son deleznables, el tipo bastardo y herrero acaba siendo desde
cruzado a ingeniero agrónomo con máster en riegos y calanizaciones de agua de pozo, ingeniero de sistemas armamentísticos basados en catapulta y torres de asedio... El protagonista encima es una especie de revolucionario de borrachera donde se salta los códigos imperantes en la época y hace caballeros desde a siervos a mozos de cuadras pasando por encargados de orinales y mancebos de las autoridades cristianas... No hay morbo: en la escena erótica es más blanca que esas pelis pseudo porno que ponen de madrugada en canales de orientación vaticana o sumisión católica donde tienes una erección pero como mucho se ve una teta con lo cual si pecas con la mente es culpa tuya, pero es que aquí sencillamente dura cinco segundos y sólo vemos sábana siendo la escena más sexy cuando la protagonista se levanta del barreño... ¡con camisola hasta las dedas de los pies! Es cierto que se marca trasero a través del paño húmedo, pero te quedas con ganas de algo, aunque sea un beso de rosca, pero ná, todo en plan Disney para que la infancia pueda pasar por taquilla y luego consumir el producto en soportes caseros.

Lo mejor sin duda, aparte del beso a la mano leprosa por el malo, es la actriz Eva Green que tiene unos ojos mononos que te atrapan y ya estás rendido antes de que suene la alerta de zafarrancho de combate. Sale del trago de un papel interesante que se adapta al código actual de valores y al final parece que está de adorno y justificar su presencia por la escena ya citada del barreño, la insulsa escena erótica festiva para parvulario pijo y por decir que sale una mujer en un contexto tanto social como geográfico donde la princesa de Jerusalén no puede ser tan putón berbenero aunque sea de forma honesta. No nos tragamos que el nenaza seduzca a tan bella moza que seguramente si se fuera fiel a la verdad se pasaría toda la película tras las rejas de un serrallo...
Luego están el Lian Neeson, que siempre merece nuestra confianza, pese a que parece que se le escapa la risa en ocasiones, y un Jeremy Irons siempre imponente, en la escena, en el plano, en la acción, atormentado metafísicamente y ya de vuelta de todo que supone un listón de calidad pese a que reitero que se come la cámara dejando enanos al resto.

Destacar también al malo maluco del personaje de Reinaldo, claro que lo interpreta el escocés gigantón de Braveheart , y ya nos tiene ganados, en un personaje entrañable de psicópata psicótico que lo mismo asalta caravanas que oasis a golpe de decapitación y barbarismo...
¡Hasta que llega a su escena cumbre cuando tras decapitar y degollar a todo destripaterrones musulmán viviente se va a por la hermana del caudillo musulmán, que ya nos pone a cien en un sexy vestido con velo y cuando creemos que va a producirse una orgía de sexo violentado, sencillamente se nos muestra el careto de la fémina y lo demás se supone...!

Antes al menos cuando se llegaba a este punto la cámara iba a una chimenea encendida y similar metafórico del fornicio, pero aquí sencillamente se cambia de plano y escena.
 
El argumento, bueno, un humilde herrero hijo bastardo de un barón guerrero y cruzado en las cruzadas, es reclamado por su padre no reconocido dejando atrás su vida de siervo metalúrgico medieval. Su barco naufraga logrando sobrevivir y entablando una relación de honor de soldadesca con un musulmán que previamente quiso robarle su caballo (ya es milagroso que el protagonista llegue vivo a la arena entre los restos del naufragio cuando vemos antes al barco hundirse y el notas estaba aferrado a su espadón que pesa un copón pero que encima se salve un corcel es de cachondeo, sólo le faltaba estar ya ensillado), llega a Jerusalén señor de unos acres de desierto árido que a los pocos meses gracias a su inteligencia se convierte en un arrozal del sudeste asiático, tal es el florecimiento de vida vegetal y leguminosas tras sus obras de canalización de agua...


Por el camino se trajina a la princesa, se gana al leproso caudillo de Jerusalén, ajusta cuentas con los malvados y finalmente tras llevar sus ideales hasta el fin, vuelve a ser herrero apareciendo, cómo no, el inefable Corazón de León que quiere reclutarle de nuevo...
Afortunadamente se niega a volver a las cruzadas y nos ha librado de una segunda parte de sus aventuras medievales tipo Equipo A.

Producto en suma para consumo familiar y de jovenzuelos y jovenzuelas que recomendamos ver si no la visteis, advirtiendo no obstante de que posiblemente no acabéis de verla y si lo hacéis pasarán décadas antes de tener el valor de visionarla de nuevo...

Pero hará las delicias de devoradores de novela histérica, fans de Canal Historia y revistas de temática histórica y militar amén de corazones cristianos y musulmanes que anhelan un mundo en paz y bienestar...

Una soberana ñoñez y deleznablemente atroz.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah

Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org/   







theadversiterchronicle@hotmail.es

                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario