The Adversiter Chronicle

jueves, 5 de junio de 2014

"Del derecho pero al revés", por P. Gargajo Bilioso


Una sección de Palomino Gargajo Bilioso en exclusiva para The Adversiter Chronicle

¡QUE VIENE EL COCO!

PODEMOS ha logrado convulsionar la por otra parte anodina actualidad política española tras el éxito electoral celebrado el pasado 25 de mayo. Los mass media financiados por el mismo capital que financia las formaciones políticas, si no clásicas sí cotidianas, alertan a la ciudadanía, como si fuéramos borregos de neuronas simplonas, sobre lo utópico de sus propuestas, lo irreal de sus políticas y lo impresentable de sus representantes...
En lugar de asimilar que el triunfo de PODEMOS en los comicios es culpa de los partidos políticos, y sus políticos, que pensaron que las acampadas de protesta del 15M, una vez neutralizado su potencial subversivo de guerrilla urbana pero infravalorando su poder de convocatoria a debatir sin corsés establecidos o dogmáticos, que no supieron ver que existe un nuevo frente de batalla para que la ciudadanía otorgue su representatividad: Internet.
La llamada primavera árabe, la campaña de Obama en su primera elección y las propias acampadas ya eran un toque de atención a la vieja Europa de que la revolución informática ha creado un nuevo talante en la ciudadanía, que en cinco generaciones ya será tan natural como saber que si algo cumple las normas sanitarias es comestible aunque la autoridad sea de otro país de la UE, que es debatir por Internet lo que antes se hacía en asambleas, reuniones y demás puntos de encuentro sociales de ambiente propicio para hablar de política. PODEMOS es la consecuencia política tras los debates en foros, redes sociales donde una parte de la ciudadanía ha descubierto que sin los ropajes de una siglas que defienden una ideología los ciudadanos pueden debatir, llegar a conclusiones similares y por último trabajar juntos. Todas las voces de alarmas, tratar de denigrar a la cabeza visible de PODEMOS y demás, son prácticas añejas de las formaciones políticas clásicas que sólo hacen ver hasta qué punto se han enrocado en sus dogmas para no ver la realidad.
PODEMOS ha sacado unos resultados que permiten a sus representantes elegidos por una gran masa ciudadana tratar de llevar a la práctica lo que hasta ahora sólo es teoría. Lo normal es que el recorrido de la formación no abarque más de cuatro años aunque se fragmentará por el desgaste inherente a pasar a la política real y porque la ciudadanía terminará aceptando que los partidos clásicos están obsoletos en su democracia interna, sus sistema de elección de representantes y que las ideologías clásicas de hacer política sencillamente se quedan sin votantes.
Por otra parte las formaciones clásicas están ninguneando a dos generaciones de jóvenes que van incorporándose al censo electoral y donde PODEMOS si logra que se identifiquen ya que manejan las herramientas
tecnológicas para debatir sobre sus cosas, el mundo que les rodea y el sistema consumista aburguesado por el consumismo que sólo les ofrece reproches de que les han pagado estudios y buena vida, que no hacen nada y encima hay que pagarles la conexión a Internet...

Estas dos generaciones sin salida laboral se dan cuenta de que es raro que la cosa esté jodida y los bancos tengan beneficios. No entienden que les animaran a esforzarse a estudiar y tengan que salir al extranjero sin grandes posibilidades de ser trabajador emigrante porque seguimos chapurreando el inglés y la lengua terruñera sirve de poco en centroeuropa o los países nórdicos.

Los grandes partidos políticos de España deben dejar paso ya a los representantes en sus formaciones de estas dos generaciones que se ven en la disyuntiva de plegarse a los gerifaltes y sus sistemas caciquiles de prebendas para medrar a parcelas de poder ejecutivo y que terminan como segunda opción abandonando desencantados el partido para pasar a la sociedad que da la opción de por méritos triunfar en la vida, pero cuántos talentos perdidos, estadistas sin descubrir y cercenando a nivel interno la marea de cambio reformador que ya nos azota con sus vientos anunciando sus tormentas...
PODEMOS merece si no el respeto, mal endémico de los españoles el no respetarse entre ellos, el beneficio de la duda por cuanto representan votos de la ciudadanía. PODEMOS desconcierta porque no responde al esquema acostumbrado de formación política. Habrá que ver su evolución y si logra mantener la llama de su génesis, pero ha ocurrido otras veces en democracia y antes en otros sistemas avivando el fuego social de la participación ciudadana con la diferencia de que no hay revolución porque PODEMOS no surge de soflamas, proclamas o ideología,
surge de un movimiento espontáneo que hizo a ciudadanos antagonistas gritar juntos los eslogan, compartir espacio donde debatir, refutar, razonar y analizar los problemas, de un grito al sistema que los miraba boquiabiertos por la televisión y que demostró al reproducirse el movimiento en otros países que al menos en Europa el sistema debe reajustarse. Llevará tiempo, pero la grandeza de la democracia es que donde otros sistemas cercenan con sangre y fuego, la democracia permite, discutiendo si es lento, rápido u ambas tres, que los cambios y ajustes sean posibles.
Mostrar, tratar de, a la ciudadanía que PODEMOS es un peligro a neutralizar sólo conseguirá que pasada la
efervescencia de la sorpresa y los partidos no se adapten a la reforma de representatividad política en la elección de sus representantes que reclama la ciudadanía en su totalidad aunque lo digan con otras palabras (cierto que pocos por convicción y la mayoría por obligación) ya que permiten estar encorsetados en los dogmas de sus respectivos partidos, que PODEMOS y sus derivaciones consiguientes aún lograrán arrebatar más votos en las citas electorales.

Hay que felicitar a PODEMOS, sonreír ante la alegre juventud de su representante público y pedir al resto de partidos que aprendan, dejen de hacer el canelo al compás que marcan sus caudillos, que no serían elegidos en primarias, y felicitarnos la ciudadanía y la sociedad española que una vez más demuestra que, siendo la sociedad el motor del cambio dentro de las reglas democráticas establecidas sin injerencias externas y anti democráticas, la sociedad será sabia para elegir a los políticos que traten de hacer políticas que busquen el bien común, el interés general y, sin renunciar al debate, que hay momentos para aplaudir y momentos para exigir.

 
Y de todas formas, por ley de vida, es inevitable que quienes nos asustan y quienes se asustan vayan dejando paso a otros y otras que quieren un cambio.

Esa es la magia de PODEMOS: su juventud política que sucumbirá al hacerse adulta...

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 
  

 
 
 
 
 
                                                                                    




No hay comentarios:

Publicar un comentario