The Adversiter Chronicle

lunes, 16 de junio de 2014

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre



Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

EL DÍA DE MAÑANA (2004)

Una catastrófica excusa para hablar del catastrófico Dennis Quaid

¿Por qué nunca escarmentamos y seguimos visionando, aunque no pasando por taquilla, películas de catástrofes que son una puta mierda?

En nuestro caso y tras hacer una encuesta por la redacción entre el turno de noche, el de la limpieza y el segurata coincidieron en señalar que más que nada por el morbo de ver nuestra civilización destruida pese a que desde Aeropuerto y El coloso en llamas pasando por Poseidón, se repiten esquemas y la esencia de las tramas son las mismas. Pero resultaba inevitable visionar una película que tiene el morbo del cambio climático como protagonista y una era glacial cuya génesis ocurre en 48 horas al término de las cuales digamos que el casquete del Polo Norte llega hasta México y por supuesto la vieja y decrépita Europa queda sepultada bajo metros de rocoso hielo...
Como siempre en este tipo de argumentos: una soberana mierda y para que nadie se ofenda: una republicana mierda.

El otro punto de interés unánime a todos los del turno de noche era ver a ese catastrófico actor que es el Dennis Quaid, envidiado por los machos alfa del orbe civilizado consumista a crédito bancario en su noche de bodas cuando se casó con la Meg Ryan...
Por otra parte es éste un actor malogrado, nos caía simpático pese a sus cargantes papeles de echado para alante, vacilón y aficionado a la botella hasta cuando actuaba, pero al que se recuerda de tres formas: por El chip prodigioso que engancha por la sensual belleza de la Meg, Elegidos para la gloria en su papel de astronauta basado en el real y por último porque siempre pensamos: ¡Ah sí, el coloquetas borrachuzas! ¿Sigue actuando?
Lo cierto es que el tipo está jodido y envejecido prematuramente con una expresividad facial similar a la de una alcachofa de invernadero y ha perdido completamente la elasticidad del careto, ahora parece que está continuamente recuperándose de la resaca y el caso es que sigue resultando simpático, pero patético.

Sin más comentarios que el sempiterno que se dice tras verle: iba para estrella.

La película la dirige el inefable Roland Emmerich.

Podría decir que ha hecho un producto con todos los tópicos típicos del cine de catástrofes donde todo lo que podía salir mal, sale mal y se produce un cataclismo de dimensiones bíblicas, las tramas paralelas son absurdamente ñoñas donde no falta hasta el niño tumoroso que debe ser evacuado por las ambulancias del condado ¿? en plena catástrofe en forma de hielo de tropecientos metros de altura que entierra la ciudad de Nueva York pero las jodidas ambulancias del condado siguen atendiendo llamadas, los sacrificados miembros de las fuerzas públicas y hasta sin techo de los USA son cojonudos y unos héroes, el US ARMY también es cojonudo al servicio del rescate de la ciudadanía y el sistema político pese a sus defectos y males genera estadistas que saben tomar las riendas...

Pero prefiero deciros que la dirige el mismo que la espeluznante para la inteligencia de Independence Day y creo que sobran más comentarios...

Típico producto de catástrofes con un patético Dennis Quaid aunque resulta curioso ver a los gringos de espaldas mojadas en dirección a México y absurdeces común a estos bodrios de creer en el sistema, en Dios y en el espíritu USA para vencer a las dificultades y sobreponerse a las calamidades porque como dice el Presidente al final, aunque hable desde una embajada en un país tercermundista, saldremos de ésta...

Nosotros salimos pitando del canal para ver el Argentina contra Bosnia.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV




theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario