The Adversiter Chronicle

sábado, 3 de mayo de 2014

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: La incompetencia militar de Franco
Autor: Carlos Blanco Escalá
Editorial: Alianza Editorial S. A.
Edición: Segunda reimpresión, mayo de 2000

España que ha perdido su imperio de ultramar ve en la colonización del norte de África su destino entre las grandes potencias, pero es ninguneada por ellas y le toca un territorio poco explotable económicamente, sin pacificar y envuelto por ello el país en una guerra colonial que hace que las fuerzas de choque y sus mandos militares queden anclados en conceptos tácticos anticuados mientras el resto de naciones europeas modernizan sus ejércitos, sus tácticas y estrategias con la entrada en el teatro bélico de nuevas armas desconocidas hasta entonces y que sólo la industria pudo crear: tanques y aviones.
De estas guerras coloniales y su particular idiosincrasia surge una casta de oficiales conocidos como africanistas que sin apenas conocimientos teóricos, tácticos y estratégicos, salvo las propias de una guerra basada en columnas, escaramuzas, represión brutal y promocionados por una decadente monarquía para ganarse su lealtad, se convirtieron en personajes públicos y eran oficiales jefe en 1936...
Es en las guerras coloniales cuando surge la figura de un mediocre cadete de academia que encuentra en el africanismo una razón de ser y que además resulta ser un animal político y creído en la Gracia de Dios: Francisco Franco.
Porque el autor analiza la vertiente militar de un personaje histórico al que la propaganda de su régimen dictatorial retrató poco menos que de invencible, de genio militar y gran general cuando lo que descubrimos es un trepa que siempre supo rodearse de buenos propagandistas y que tenía muy claro que quería alcanzar el poder pero que militarmente hablando sólo puede ser tachado de oficial inepto para lo que no fuera ser azote colonizador de tribus del desierto mal armadas, carnicero para con sus propias tropas en la Guerra Civil con las estrategias de mandar masa de carne de cañón al sacrificio ignorante y sin afán de aprender el ejercicio profesional de su cargo sin adaptarse a la guerra relámpago y que cometió errores estúpidos que costaron miles de vida del bando enemigo y de sus propios hombres.
El único pero que se le puede poner al autor es que quizás sobran epítetos que si bien agradarán a anti franquistas, puede hacer que loas herederos de los vencedores y que crecieron en el culto al mito de Franco se acerquen con recelo y dejen de leer por considerar al autor hostil. En realidad vemos a un profesional indignado con las actuaciones y órdenes de quien se decía ser heredero de Napoleón pero que al final fueron las tropas extranjeras, el armamento extranjero y los asesores extranjeros quienes le dieron la victoria ante el estupor de su toma decisiones y estrategia a seguir...
Tirando de contraportada y con datos del año 2000, puedo comentaros que Carlos Blanco
Escolá, licenciado en Historia y coronel de Caballería, ha sido profesor de Historia Militar e Historia Contemporánea de España en la Academia General Militar de Zaragoza. Es colaborador habitual en prensa sobre temas militares y tiene publicados otros dos volúmenes sobre la figura de Franco.
Y sin más unos breves esbozos que os animen a su lectura:

Buscando su sitio entre naciones...
La expansión española en el norte de África no reportó beneficios económicos, sobre esta cuestión no cabe albergar duda alguna; pero puede considerarse todavía si pudo haber proporcionado ventajas de otro orden. Determinados intentos realizados por España nos llevan a pensar que, efectivamente, la ocupación de territorios en la zona norteafricana no necesariamente habrían de perseguir objetivos meramente económicos. Alfonso XII, según Madariaga, trató de construirse, desde el principio de su reinado, una política extranjera intentando sobre todo asegurar para España la situación predominante en Marruecos. Sin embargo, la Conferencia de Madrid (1880) puso de manifiesto que la cuestión de Marruecos era uno de los pocos puntos de la política española que servían para unir a Francia e
Inglaterra contra España. Cánovas comprendió enseguida que lo más prudente sería evitar el enfrentamiento con ambas potencias, pero el monarca, que estaba casado con María Cristina de Habsburgo, decidió pedir la ayuda de Alemania, Austria e Italia para satisfacer sus pretensiones en Marruecos y lograr, así, la restauración de España como gran potencia en Europa. Finalmente, Alfonso XII murió y España se vio reducida a 'una política de estricta pasividad'.
Los propósitos de Alfonso XII eran, sin duda, muy loables, pero escasamente realistas. España se había convertido en potencia de segundo orden a raíz de las guerras napoleónicas y no iba a superar esa categoría por la mera ocupación de determinado territorio. De hecho, la expansión territorial la estaban llevando a cabo los países con un gran nivel económico, mientras que países en la etapa del subdesarrollo, como Turquía, veían como se desmoronaba su imperio. España, en fin, no debería aspirar a convertirse en un gigante con pies de barro.”

Producto de la propaganda colonial...
En definitiva, lo cierto es que Franco se libró de asistir a la Escuela Superior de Guerra, donde, sin duda, habría tenido ocasión de quedar en ridículo ante otros compañeros de carrera menos lucida, pero más preparados cultural y profesionalmente. Para acceder a los estudios de Estado Mayor era necesario superar una serie de pruebas que comprendían las materias siguientes: nociones de literatura castellana; geografía universal; nociones de derecho político y administrativo; resolución de un tema táctico sobre el plano; resolución de un problema de trigonometría; y ejercicios de traducción escrita en francés.
¿Cómo podría Franco haber superado estas simples pruebas de ingreso? ¿Cuántos años habría necesitado para adquirir la base cultural que no fue capaz de alcanzar durante sus estudios de enseñanza primaria y secundaria, para borrar la imagen de alumno mediocre que ofreció en la Academia, para dejar atrás su condición de persona iletrada, que no sabía redactar tan siquiera una postal a la señorita de sus sueños...? Franco rondaba ya los veinticinco años de edad; en las inhóspitas tierras africanas había dejado pasar la última oportunidad de convertirse en una persona medianamente cultivada. En adelante, él podría representar su papel de héroe africano, de esforzado milite africanista, pero las posibilidades de llegar a ser un militar competente, capacitado para afrontar las dificultades de la guerra regular moderna, eran muy remotas.”

Africanistas en política...
El caso de Mola era enteramente distinto. A su amarga experiencia del primer bienio, se añadían otras especiales circunstancias que le colocarían en una situación harto delicada. (Debemos recordar, por ejemplo, que cuando Azaña abandona el poder en 1933 Mola da rienda suelta a todo su rencor, publicando un esperpéntico panfleto titulado `El pasado, Azaña y el porvenir´, en el que atacaba a don Manuel con la irracional vehemencia de la que sólo son capaces los ambiciosos ególatras que han llegado a ver sus expectativas frustradas). El 4 de marzo, Mola parte de Marruecos con el firme propósito de sublevarse contra el nuevo Gobierno presidido por Azaña. Había sido destinado a Pamplona como jefe de la 63 Brigada y gobernador militar de la plaza y, antes de su incorporarse a su puesto, se detiene unos cuantos días en Madrid para realizar los tanteos previos a una conjura. Se entrevistaría primero con un comisario de policía que había tenido a sus órdenes durante su etapa como director general de Seguridad; dicho comisario suministró al general una valiosa información y se ofreció, además, para prestar cualquier otro servicio que Mola pudiera necesitar en una futura conspiración contra el Gobierno. A continuación, Mola mantuvo un cambio de impresiones con otros generales (Orgaz, Goded, Ponte, Kindelán y Saliquet), y ya el día 10 de marzo celebró una reunión con Franco y Varela, a quienes acompañaban el teniente coronel Valentín Galarza; en dicha reunión se tomó el acuerdo de preparar al Ejército para un alzamiento `si los acontecimientos lo exigían´. Mola, no obstante, permaneció en Madrid algunos días más, teniendo ocasión de entrevistarse también (el 12 de marzo) con los generales Fanjul y Rodríguez del Barrio.
`Una de aquellas noches -relata Félix Maíz, a quien vamos siguiendo- los generales Franco, Mola y Goded paseaban con el diputado navarro don Raimundo García, frente a los jardines del Ministerio de la Guerra. Se comentaba la situación. Goded estaba inquieto, algo fuera de sus casillas ante la tranquilidad de Franco´. El general Goded temía que en España llegaran a vivirse 'las trágicas horas de Hungría e Italia en sus ensayos comunistas´ y que aquellos edificios del Ministerio de la Guerra, junto a los que ahora paseaban, pudieran llenarse un día ' de comisarios del pueblo'...
Ante la actitud de Franco, que se mantenía silencioso y distante, fue Mola el que respondió a las palabras de Goded: `Pienso que para hacer frente a esa amenaza hace falta gente y mandos, y creo que hoy son muy pocos los que están decididos a embarcarse en la empresa. Desde luego, la considero peligrosa y muy difícil.¨”

No pasarán...
Estamos sin duda ante un dato muy interesante y que debe contribuir a echar por tierra la tarea desarrollada por los panegiristas del Caudillo, quienes en su afán de enmascarar el fracaso cosechado por su héroe en Madrid han proclamado a los cuatro vientos que el ataque de las columnas africanas no alcanzó el éxito esperado por haber chocado con la fuerte resistencia ofrecida por las Brigadas Internacionales, que habrían acudido en masa para salvar a los defensores madrileños de una contundente derrota. Lamentablemente, las falacias lanzadas por Franco y sus serviles turiferarios han
llegado a encontrar demasiado eco entre los historiadores. Hugh Thomas, por ejemplo, se atreve a afirmar que el 8 de noviembre la XI Brigada Internacional, al mando de Kleber, `ya ocupaba sus posiciones´. Thomas se apoya en el testimonio de Manuel Tagüeña, quien manifiesta haber visto el citado día 8 un batallón de la referida brigada en la madrileña calle de Ferraz. Tal testimonio, ciertamente, no autoriza al señor Thomas a asegurar que la XI Brigada ocupara ya sus posiciones de combate el día 8. Asimismo, es preciso considerar que Tagüeña no se hallaba muy al tanto de lo que ocurría en Madrid, dado que por entonces prestaba sus servicios en el frente de la sierra, y se había limitado en aquellos días (como hemos apuntado anteriormente) a girar una rápida visita a la capital. Thomas podría haber prestado la debida atención a otro testimonio, como el de Líster, mucho más enterado de lo que sucedía en Madrid.”

El oro de ¿Moscú?...
La principal fuente de financiación de la guerra con que contaron los republicanos consistió en las reservas de oro del Banco de España. Según Viñas, las citadas reservas se cifraban, en el verano de 1936, en unas 63 toneladas de oro fino, equivalentes a 715 millones de dólares. De esa cantidad de oro, pasaron a Francia unas 174 toneladas (195 millones de dólares) y a Rusia (el famoso 'oro de Moscú') unas 461 toneladas (518 millones de dolares). No obstante, la República haría  también uso de las
reservas de plata y de los donativos (joyas, metales preciosos) de particulares, recaudando por todos estos conceptos unos 31 millones de dólares. Por otra parte, Viñas calcula que sólo la ayuda de las potencias fascistas a Franco debió de elevarse a la suma de unos 680 millones de dólares, con lo que, virtualmente, resultaría compensado el valor de las reservas de oro republicanas; pero Franco dispuso de otros medios importantes para financiar la guerra, entre los que se hallaría la 'suscripción nacional', también contemplada por este autor, aunque no llegara a traducirse en algo relevante. Jackson se refiere a estas otras ayudas prestadas al Caudillo: las compañías petroleras del puerto internacional de Tánger vendían petróleo a los nacionalistas, pero no a los republicanos; las compañías norteamericanas suministraron a crédito al general Franco camiones y petróleo a lo largo de la contienda (el petróleo alcanzaría la cifra de 1.866.000
toneladas); en Londres, el Kleinwort Bank, en el que Juan March tenía grandes intereses, se encargó de pagar una buena parte de los suministros en las zonas de la libra esterlina y del dólar... Jackson, en fin, viene a concluir que los nacionalistas `recibieron ayuda masiva, militar diplomática y financiera del capital europeo y americano, así como de sus aliados declarados, Italia, Alemania y Portugal.´”

Ofensiva republicana...
En su palacio de Burgos, Franco recibió la noticia del ataque republicano en el Ebro, con el consiguiente derrumbamiento del frente, el propio día 25 de madrugada; su reacción no puede ser calificada en ningún caso de correcta. El hecho era extraordinariamente grave y exigía una respuesta inmediata del Generalísimo que evitara males mayores; pero en aquel día 25 de julio, festividad de Santiago Apóstol, patrón de España, Franco tenía previsto participar en una serie de actos de claro significado político; unos actos en los que habría de rendírsele homenaje a él mismo, en tanto que líder heroico de las huestes nacionalistas. Ya, el día 18 de julio, segundo aniversario del alzamiento militar, se había celebrado en Burgos con grandiosas ceremonias, organizándose, incluso, una procesión de falangistas con antorchas (en el más puro estilo nazi), que finalizó ante el Palacio de la Isla, residencia de Franco; las calles de la ciudad habían sido engalanadas para servir de marco a un magno desfile militar que discurriría entre gigantescos retratos del
Caudillo, instalados sobre las fachadas de algunos edificios. `Semejante ceremonia teatral -comenta Paul Preston- era el reflejo de que, por fin, la conclusión de la guerra parecía inminente´.
Y de repente, apenas una semana más tarde, el frente del Ebro se venía abajo; y todo ocurría, por añadidura, en el día del santo patrón Santiago. Aquello ya era demasiado...”

Libro recomendable para todos los públicos aunque cualquiera que haya tenido relación profesional de la milicia y guste de temas militares, ya dedujeron que Franco como oficial jefe era un inútil anclado en la guerra colonial, que supo trepar políticamente y que su único as en la manga fue la superioridad de medios bélicos que pagó a cambio de soberanía, que el Millán Astray era un publicista cojonudo y que la historia la escriben los vencedores, de ahí tal vez nuestra histeria...

Ideal para guardias nocturnas, lectura reposada asimilando el divorcio y turnos de noche fin semaneros si jefes ni ajetreos, pero no puedo terminar sin citar unas palabras de Karl Von Clausewitz que refleja el espíritu de los chusqueros de la milicia cuando son aupados al poder:
Jamás se ha visto un caudillo ilustre de limitados medios”

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
  
 
 
 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                                     
 
 







No hay comentarios:

Publicar un comentario