The Adversiter Chronicle

martes, 11 de marzo de 2014

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Con la colaboración de Mars El Grouchu en exclusiva para The Adversiter Chronicle

RAQUEL BOLLO MONTA POLLO...
Y OTROS ROLLOS DIGNOS DE CONTAR

Lo cierto es que cuando recibí la oferta de The Adversiter Chronicle para seguir las andanzas del dial Tele5 de “TELEMIERDA INC.”, no pensaba que iba a adentrarme en una jungla de las vanidades, comportamientos tribales, historias de golfería, casos de desequilibrios mentales, adictos a la coca, egos heridos y resto de habituales ritos televisivos de Jorge Javier y su circo de colaboradores asilvestrados...

Desde la última crónica han sucedido variadas e interesantes novedades.

La primera que Rosa Benito ha quedado fuera del plató, lo cual se agradece porque nos evita tener que soportar el canto chicharrero de su hija Chayo, según definición de su propio representante que era y padre que es, el señor Amador Mohedano, señorito de Chipiona a la sombra de la gloria de su fallecida hermana Rocío Jurado.

Lo del Mohedano y su señora es digno de guardarse en la Biblioteca del Congreso para legar a generaciones y civilizaciones futuras lo que no debe ser un matrimonio, pero lo cierto es que da la sensación de que son dos juguetes rotos con una carrera musical rota de su hija. Lo cierto es que ya agobiaba la Benito y las andanzas genitales de su marido y se agradece su ausencia por motivos de salud mental...
¡No los motivos, la ausencia!

Luego, siguiendo con una rama familiar de los anteriores, las desventuras y trabajos de Ortega Cano, al que parece que los toros que ha matado en su vida profesional le están echando maldiciones: pendiente de ingresar en prisión con su imagen dañada irremediablemente, su hijo en el Hotel Trullo, su hija no lleva diez días mayor de edad y ya protagonista en las portadas, cabeceras y crónicas rosas...

¿Pena? Hasta cierto punto pero no más. Hay cosas que no se entienden y la hija de Rocío Jurado, veterana en hacer el canelo desde la adolescencia y ahora retirada del circo mediático, parece que pasa de pasar por los micros y se desentiende de sus dos hermanos...
O casi.

En el otro flanco, resulta que los desvelos étnicos y éticos de la Pantoja no han servido de nada porque su protegida hijita ha quedado preñada ante los vientos de cambio que supone la mayoría de edad. Muchacha de estética indígena, ha salido contestona en forma de preñez, ha parido hace unos días, siendo el padre de la criatura un tipo que promete jugosas horas de mierda televisiva: Alberto Isla, notas que va repartiendo con generosidad su material genético y que con 19 años, borrico para los estudios, apetencias de torero, pocas ganas de buscarse un curro y aspirante al trono masculino del famoseo, ya es papá por dos veces...
Sin comentarios.

Y en cuanto a los colaboradores de Sálvame destacamos a Belén Esteban, que está tan desquiciada como cuando tuvo que retirarse por darle a la tiza y que ha regresado pero que a las tres semanas ya mostraba estridencias a galope de crestas y valles de medicación que se han agudizado y lo mismo se pasa las tardes en segundo plano haciéndose muecas a la cámara (todavía no debe saber que si sale en el monitor es que la cámara la está cogiendo en plano y si lo sabe entonces no tiene perdón) que de repente estalla en risotadas estruendosas dando una imagen de ordinariez y zafiedad rayana en banda sonora de pabellón de agudos con huelga en el servicio de reparto de medicación a los pacientes...

Y es que cuando Belén no habla del padre de su hija, que siempre dice lo mismo, el interés de sus informaciones es nulo, la importancia de sus comentarios es nula y en ocasiones, parece anulada. Le recomendamos reposo, que tenga cuidado que esas descompensaciones son peligrosas y hace un flaco favor al colectivo de personas con problemas de salud mental y a la de aquellas que han salido de la droga pero que Belén ni nombra...
Una pena.

Y la última en desquiciarse ha sido la Raquel Bollo que ha liado una de las que suele liarse ella misma y que ha servido para que se lancen el resto de colaboradores al cuello aunque luego al hervir, mengua.

Porque se repite un patrón últimamente que es crucificar a un colaborador, calentar el asunto, terminar en el polígrafo y el auto de fe final pidiendo perdón y reconciliándose...

Nada nuevo bajo la mierda televisiva que no hayamos visto ya, pero ver estas miserias, carnazas y sangre televisiva ajena como que reconforta con uno mismo y con la humanidad...

Porque si no, acabas suicidándote.
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 


theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario