The Adversiter Chronicle

sábado, 15 de marzo de 2014

"Días de vinilo y cassetes", suplemento musical cutre


Con la colaboración de El Bis
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

LOS TOREROS MUERTOS:
Yo no me llamo Javier (1986)
Gamberro, insolente y provocador sería una manera de definir a Pablo Carbonell, artista renacentista por cuanto tocaba varias artes.

Buenas orquestaciones, letras punzantes que contaban una historia que a nadie dejaba indiferente por cuanto amabas u odiabas a Toreros Muertos, pero que siempre te hacía prestar atención a la letra en una primera escucha...
Surgen de la movida madrileña aunque el grupo se disolvería a principios de la siguiente década y el Carbonell llegó a ser asiduo de programas de televisión, por otra parte sus vídeos aun rodeados de un halo de cutrez, suponían la versión española a vídeos igual de cutres que llegaban del resto de Europa pero supusieron un viento de aíre fresco a una televisión aún encorsetada en lo políticamente correcto desde un punto de vista audiovisual.
Su canción mítica es Mi agüita amarilla, icono auditivo de fin de fiesta de regreso a casa de la discoteca, viajes de estudio y noches de juerga cuando se era insultantemente joven. La canción y su vídeo oficial exponen lo mejor del grupo: insolencia, letra con historia, puesta en escena al servicio de la misma y vídeo donde se nota que se lo pasaban de puta madre al realizarlo...
Pablo Carbonell y sus toreros muertos: un buen cantante y una buena banda por descubrir tras ser, si no relegados al olvido, tratados como una mera anécdota a pie de página pero cuyas letras siguen vigentes y está por descubrir para las nuevas generaciones de la sociedad que se llevarán una agradable sorpresa...






The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 
                     
                 

theadversiterchronicle@hotmail.es



                                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario