The Adversiter Chronicle

jueves, 21 de noviembre de 2019

"Deporte sin porte", por F. O. Roffön


Una sección de F. O. Roffön en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Derbi asturiano con empate, descubren que se cae El Molinón y cese del míster en la selección

En las últimas temporadas en Segunda, los derbis asturianos se caracterizaban por ser revulsivo para unos y comienzo de decadencia para los otros. Aparte las plantillas, la afición vivía con pasión estos partidos que se reflejaban en la comida de ambas directivas. Esta temporada ambos entrenadores en la picota, las plantillas sin rendir como se esperaba y las directivas no se pueden ver delante mientras ambas aficiones van de capa caída ante el juego desplegado cuyo reflejo es el empate en el derbi. Los entrenadores siguen en la picota y si este viernes pinchamos en El Molinón se destituirá al entrenador, lo de las directivas es mejor ni comentarlo porque como ambos equipos son grandones y la región más grandona aún, alegría...

El caso es que estamos en peligro de puestos de descenso y también la afición somos culpables tragando la moto cada mes de agosto donde se nos vende, esta temporada hasta los jugadores vendieron la moto, que somos un equipo de ascenso, con un míster cojonudo que tiene un sistema acojonante y unos fichajes de cojitrancos, galgos y podencos que si bien no son tan cojonudos pues sí que tienen cojones para sacar el proyecto adelante. Ahora la moda es tener la figura de director deportivo que se supone es el responsable de los fichajes y el proyecto de plantilla, se supone que con la connivencia del míster de turno. Pero sólo es un parche donde antes de deponer al máximo accionista ahora primero va el míster de turno y si la cosa pinta jodida, pues el director deportivo. De todas formas no se invierte ni en fichajes ni en cantera y poco puede hacer un director deportivo competente cuando la orden al acabar una temporada es vender la moto desde antes de pretemporada...

En el Real Sporting se ha instalado en todos sus estamentos, incluyendo la afición, en un amargo trance de alienación donde se dejan las cosas pasar apostando todo a que se ascienda con acceso al pastel de los millones televisivos, patético sueño por cuanto implica la pesadilla de volver a descender. Si encima nos superan en la tabla clasificatoria los carbayones como en la pasada temporada apaga y vámonos. Un ejemplo es El Molinón, estadio centenario y que fue remodelado por completo para el Mundial 82 y que ya en la temporada 83/84, un año después del Mundial, ya presentaba inquietantes signos de mala factura en la obra realizada. Cables colgando rodeados de goteras, forjado oxidados al aire como si hubiera termitas en el hormigón y una infinidad de pequeños remates mal rematados que transcurridos unos cuantos lustros son ahora inquietantes e inequívocas señales de que la cosa va camino del colapso estructural.

Es como la fachada autolimpiable que está llena de mierda, otra moto más. El caso es que club y ayuntamiento se lanzan acusaciones de falta de mantenimiento o más bien de quién de ambos corre con la factura. Yo me pregunto, ahora que en la última intervención donde se instaló la fachada autolimpiable que está llena de mierda y nadie quiere pagar su limpieza, hay en los bajos distintos tipos de establecimientos y me pregunto que cuando los parches puestos esta vez dejen de serlo y afloren las deficiencias y sus consecuencias en formas de goteras, cortes de luz por bajada de automáticos o derrumbe de falsos techos a quién deberán reclamar. Dice mi peluquero que cuando se hizo, una forma de pago fue conceder a la empresa de la intervención la gestión de los nuevos bajos comerciales, pero cuando colapse alguna deficiencia es posible que la empresa desaparezca y la factura corra a cargo del ayuntamiento, del club o de ambos a partes desiguales. El caso es que se han dado cuenta de que El Molinón va camino de algún colapso de material antes de subir y disfrutar de los millones televisivos...
¡Eso sí, en agosto éramos grandones en camino de serlo de nuevo!

Y han cesado o fulminado a Robert Moreno, ese joven desconocido que cogió las riendas tras el abandono por motivo familiar grave de Luís Enrique, que ha convocado a jóvenes talentos en forma antes que a nombres consagrados en baja forma. Siempre, por decir algo, se dejaba al seleccionador que lograse la clasificación a Eurocopa o Mundial jugar la fase final, pues esta vez se cesa al míster. La escusa es que Luís Enrique vuelve a coger las riendas y extraña que lo haga sin haber insistido para dejar a Robert Moreno jugar la Eurocopa, dirigir a La Roja. Esto suena a tiempos no tan lejanos cuando la selección española era una fuente de conflictos, rivalidades, reivindicaciones y grupitos que nos hacían cagarla estrepitosamente. Ahora que hay buenos mimbres, combinación de jóvenes talentos en forma con veteranos laureados volvemos a las trifulcas y los engarres. A mí no me ha gustado el cese, no me gusta que Luís Enrique no sea corporativista con quien fue su segundo en distintos equipos. Me da que Robert Moreno no era del agrado ni de la federación ni de los clubs. Puede que se gane el torneo con Luis Enrique, pero no empezamos nada bien cuando se castiga el objetivo cumplido con un trabajo que prometía ser competitivo...
¡Ver veremos, dijo un ciego que iba pedo!

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 




theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario