The Adversiter Chronicle

sábado, 4 de noviembre de 2017

"Manual del Buen Comer", por el profesor T. A. Rambaina


Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

JAMÓN YORK

Si hay un básico de alimentación en mochilas escolares, bocata en petates, bolsa laboral de bocadillo, mochilas excursionistas, neveras, alacenas y armarios de despensas, sin duda el jamón york ocupa un lugar destacado y alimento que no puede faltar en la dieta, ya sea en caro cachopo o con barata mortadela en pan de molde. ¿Hay algo adictivo? ¿Trauma alimenticio desde la más tierna infancia en bollos poco tiernos? ¿Es jamón o sólo casquería procesada? Nadie mejor que nuestro experto en asuntos nutritivos el profesor T. A. Rambaina...

-¿Alimento complemento, profesor, ein?

-Sí, podríamos dar esa definición de un alimento que siempre se complementa con otro. Pero sería injusto no reconocer sus méritos en solitario donde es el jamón serrano quien se lleva los méritos. Por alguna razón, postraumático-consumista, nos gusta presumir e incluso jactarnos de que hemos comido unas lonchas a pelo de jamón serrano y recibimos elogios pero sin embargo confesar que hemos comido a pelo unas lonchas de jamón york provoca comentarios más o menos chuscos. Mirada de incredulidad como si estuviéramos vacilando al personal y suena a infantilismo, como si el jamón york fuera algo casi denigrante. Fíjese Skizo´s, que hasta de complemento con pan, el inefable bocadillo, el jamón york es despreciado en comparación con el bocadillo de jamón serrano y hasta del proletario bocadillo de chorizo... ¡Incluso la mortadela tiene mejor cartel en bocadillo que el jamón york! ¡Hasta la mortadela!

-¿Recién cortado u en formato envasado?

-¡Eso no se pregunta! Ese placer de consumista de pedir que nos muestren la pieza o incluso que la empiecen, ese deslizarse de la loncha con gracilidad y casi fragilidad cuando sale por la cuchilla de la cortadora... No se puede comparar ni comprar en estos tiempos de crisis y es inevitable caer en el consumo del formato envasado, ya cortado a la medida para el pan de molde si bien en este formato a veces es mejor abrirlo con los ojos cerrados y con algunas marcas hasta con pinza en la nariz. Yo recomiendo el formato envasado para estos tiempos de crisis económica y tras la cata comparativa he seleccionado el formato de venta en superficies del Lidl donde viene una buena cantidad a buen precio y de sabor aceptable. Por supuesto esto queda al gusto del consumidor y hay un curioso efecto aún es estudio donde se está demostrando que consumidores que consumen jamón york en formato envasado durante un prolongado espacio de tiempo, al ver partir unas lonchas o mostrarle lonchas cortadas, los consumidores objetos de estudio se lanzan vorazmente sobre las lonchas hasta devorarlas. En las consumidoras sucede la misma voracidad pero esperan a horas nocturnas cuando nadie las observa. Puede decirse que el jamón york en lonchas es ahora mismo un gasto para el consumidor.

-¿Solo, en bocadillo, en sándwich, de relleno?

-Si del cerdo se aprovecha todo puede decirse que el jamón york combina de cualquier manera. Si hablamos del formato envasado sólo hay que añadir lonchas hasta lograr el grosor adecuado a nuestras tragaderas, en pan de molde puede hacerse varias combinaciones aunque recomiendo la clásica de loncha de york-loncha de queso-loncha de york. Lógicamente es el consumidor quien decide la combinación y se da la curiosa circunstancia que la combinación que consumimos desde la infancia nos acompaña toda la vida. Hay estudios que demuestran que el número de parejas que se separan está relacionado, entre otros factores, por las combinaciones que consumen los miembros de la misma, aumentan las separaciones cuando lo combinan de diferente manera y se mantienen estables si lo combinan igual... ¡Un alimento tan ignorado en sus cualidades y sin embargo de gran importancia en nuestra vida!

-Pues pasemos a los interrogantes: ¿Lleva sustancias adictivas?

-¡Por supuesto! Pensemos que es uno de los primeros alimentos que se procesaron industrialmente y que no hay cerdos suficientes en el mundo para las variedades que se consumen en la época actual. Mire Skizo´s, hay algo que la clase consumista debemos tener muy en cuenta, cualquier alimento procesado lleva adictivos pero es lo que le digo siempre a los lectores y lectoras: llevamos tanto tiempo consumiendo adictivos y adictivos que el alimento sin procesar no sabe lo mismo. Puede que nuestros abuelos dijeran que como lo natural no sabe nada, llegados a este punto de la sociedad donde las generaciones vivas llevan consumiendo alimentos procesados el dicho se ha vuelto al revés: lo natural no sabe como lo procesado. ¡Son los tiempos!

-¿Trauma de la infancia?

-Sin duda, sin duda. Eso no ha cambiado desde hace casi un siglo, tenemos grabado a fuego en el hipotálamo que el jamón york en bocadillo es la última opción, sin embargo al final recurrimos a él, por precio, por comodidad y por gula ya que no es lo mismo ser un troglodita devorando jamón york que nos cuesta casi cinco euros si por menos de dos conseguimos un envase que trae lonchas para ponerse tibio devorando a pelo las lonchas. Hay una leyenda urbana que dice que el en el formato de envase si tienes una gotera sólo hay que poner lonchas de york envasado, varias para que tenga grosor, pegarlo con un poco de silicona por los bordes y se gana un valioso tiempo hasta que se haga la reparación por personal competente. ¡Se aprovecha para todo y es digno producto del cerdo del cual sucede lo mismo!

-¿Es jamón o casquería de cadáver porcino procesado?

-¡Ya empezamos con refalfies de consumidor mal acostumbrado! ¡Refalfies! ¡Sólo refalfies! ¡Es lo de siempre, es lo de siempre: si lo pagamos por jamón york, lo utilizamos como jamón york y sabe a jamón york, pues es jamón york! ¡Claro que lleva casquería de cadáver porcino procesado! ¡Quién puede pensar que es auténtico york! ¡Si no miramos en la taza del váter lo que defecamos porqué hemos de mirar lo que ingerimos! ¡Refalfies, refalfies de consumidor mal acostumbrado! ¡El jamón york es un alimento completo y económico en sus diversos formatos, es hora ya de que tomemos consciencia de que como consumidores tenemos el deber de exigir que haya formatos asequibles a todos los bolsillos y hemos de saber asumir que comemos aditivos, conservantes, edulcorantes, espesantes y conservantes que puede que sean dañinos para la salud pero como sucede con el resto de actividades en la vida y la comida y alimentarse no escapa a esta regla.

-Pues ya saben: jamón york aunque no sea jamón y que sirve de herramienta de bricolaje de emergencias ante grietas y goteras...
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 


 


 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                        

No hay comentarios:

Publicar un comentario