The Adversiter Chronicle

martes, 18 de julio de 2017

"El ojo púbico", por P. Gargajo Bilioso


Una sección de Palomino Gargajo Bilioso
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

¿Sacrifica el señor Puigdemont a los Mossos d´Escuadra?

Sigue adelante el delirio secesionista para consumo de sus votantes por parte de los políticos secesionistas encabezados por el señor Puigdemont que no duda en prostituir instituciones buscando una involucración de los estamentos autonómicos catalanes que incluyen a la clase funcionarial que la forma toda vez que popularmente han tocado techo, internacionalmente le han dado calabazas, usando un lenguaje diplomático y toda vez que el Estado no cede a sus chantajes basados en la fantasía política. Pero poco menos podía esperarse de un secesionismo, que no es lo mismo que independentismo, que ya en navidades politizó a la infancia...

La purga en el gobierno autonómico y la renuncia, que disfraza un cese fulminante, del hasta ahora responsable del cuerpo de policía autónoma catalana son señales inequívocas de que ya admiten el fracaso, incluso dentro de sus propias filas, del órdago secesionista que trata ahora de dar un papel a los Mossos donde los perjudicados serán sus propios integrantes en caso de seguir el plan de que sean ellos quienes se enfrenten a los representantes del poder central si llegara el caso. Ya dije la otra vez que el señor Puigdemont no dudaría en utilizar una sublevación militar si Cataluña tuviera oficiales jefes y tropa de origen catalán dentro de las FFAA.

Es muy triste la ceguera de la ciudadanía independentista ante las maniobras de sus políticos que son secesionistas y quieren que el resto también lo sean. El daño se hace a la causa, legítima dentro de la democracia pero el señor Puigdemont y su equipo están resultando tan anti democráticos y tramposos que ya no tienen crédito ni dentro de España ni fuera. Una huida hacia adelante sin frenos pese a que los buscan hasta última hora aunque luego lo nieguen. El escenario ideal que se plantean los políticos secesionistas es un enfrentamiento entre fuerzas del orden para lograr hacer ver la división, un mártir con sangre ajena a los políticos secesionistas que se encargarán de rentabilizar en las mentes de una masa de votantes independentistas que al igual que las Juventudes Hitlerianas en abril de 1945 seguirán creyendo las mentiras que les han contado e inculcado para finalmente negarse a ver que todo era sólo adoctrinamiento político, sólo fascismo y propaganda excluyentes a quien no comulgue...

Una vez más la sociedad española y catalana deberá ser generosa y armarse de paciencia porque estos pájaros políticos nunca pierden y siempre les impiden ganar. Cuando falla todo y se prostituyen las instituciones escorando éstas a un extremo se las desnaturaliza de su función y se les convierte en lacayos serviles de, en este caso, la delirante fantasía secesionista. Al día siguiente de la consulta ilegal y fraudulenta a ojos de cualquier persona que cree en la democracia, el señor Puigdemont dirá que ya no se puede parar a Cataluña en su camino a la secesión y bla bla blá...

La Arcadia catalana del secesionismo ya huele a podrido desde su génesis y resulta fácil imaginar cómo sería el día después de la secesión: purgas, enfrentamiento, culto al líder disfrazado de patriotismo y seguramente lucha en las calles entre los socios de esta fantasía política llevada al delirio casi extremo con la complicidad de un capitalismo e inteligencia catalana que deben dejar de nadar entre dos aguas y denunciar lo que el resto del país ya nota: un fascismo nacionalista catalán que siempre necesitará de un enemigo, hoy España, mañana quien no esté de acuerdo y finalmente cualquier ciudadano y ciudadana que no comulgue con los preceptos nacionalistas...
Así de simple y así de complicado.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/


 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario