The Adversiter Chronicle

sábado, 15 de julio de 2017

"Ni a pata ni alpargata y menos a La Alcarria", suplemento viajero cutre


Suplemento viajero cutre de The Adversiter Chronicle

Viaje a ninguna parte

Sale el viajero dispuesto a patear un poco la ciudad, uno por deporte y otro porque se ha quedado sin saldo suficiente en su tarjeta de bono bus. Hace una mañana fresca y de verano y el viajero piensa en cómo pueden soportar temperaturas saharianas en otras partes...
El viajero aprovecha para ver fachadas ya que deberá acometerse una renovación de la misma. Le viene a la mente al viajero la fachada porque se ha encontrado con un vecino y charlaron sobre el tema, pero el recuerdo del viajero viaja a otra era, cuando los trenes partían del norte en reconversión y crisis, como ahora y en realidad el viajero se echa unas risas consigo mismo recordando que desde que tiene uso de razón siempre hubo crisis, es cierto que vinieron las vacas gordas y cuentas gordas con el capitalismo del ladrillo, hoy un recuerdo.
El viajero camina por la avenida y observa el parque donde paran los yonkis finos de la ciudad, muchos de la generación del viajero que entonces eran jóvenes peligrosos que te atracaban a la cola del cine o te apartabas de su lado cuando les veías venir con el colocón del caballo. Están demacrados pero han sobrevivido y conseguido de alguna manera tener ingresos, pero parecen cadáveres andantes la mayoría, desdentados y el rostro prematuramente anciano...
El viajero se apena al recordar una ciudad viva y comercial que ahora sigue siéndolo pero con locales cerrados, una especie de Chernobil cuando el viajero se para a mirar el interior de un local por el cristal, sucio y con carteles de que se alquila...
El viajero esquiva a un ya talludito joven que gambea por la acera con su bicicleta ignorando el carril bici. Sabe el viajero que uno no hace un ciento, pero hay ciclistas que deberían hacer un cursillo para andar en bici. Tal vez algo retrógrado, tal vez se hace viejo, tal vez, sólo tal vez se ve patético porque también él anduvo en bicicleta y ahora hace pedales pero su bicicleta no tiene ruedas pero el viajero está contento con su pequeña burra, como él la llama.
Poco a poco el viajero se acerca a su destino, una oficina del sistema que le ha puesto una vez más en busca y captura, pero eso ya no preocupa al viajero que ha llegado al paseo de la playa y cierra los ojos, y sueña, y recuerda durante tan sólo un segundo mientras sigue caminando rodeado de otros seres humanos que en una gran cantidad pasean obnubilados ante la pantalla de sus cachivaches digitales, el viajero también pero para escuchar música mientras camina a ninguna parte por la ciudad antes de llegar a su destino...
Está hermosa la ciudad vestida de verano.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/


 



theadversiterchronicle@hotmail.es
                                             
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario