The Adversiter Chronicle

jueves, 11 de febrero de 2016

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


UNA BALA EN LA CABEZA (2012)
(Bullet to the head)
El equipo de cata cinematográfica tenemos sentimientos encontrados con el bueno del Stallone. Incondicionales desde la siempre olvidada Acorralado (First Blood) y eternamente ofendidos porque esa mierda suprasobrevalorada que es Rocky recibió el Óscar que es de Taxi Driver...

Pero Stallone resulta siempre confortable porque es solvente repartiendo hostias y desde que está avejentado es cierto que sus peleas ganan en llaves de grecorromana pero aunque reserva sus mejores hostias para el final, sigue destilando esa contundencia y magnitud sin parangón que Chuck Norris jamás logró con su sapiencia karateka.

Así que nos dispusimos a degustar al Stallone en un papel de matón a sueldo y resultó refrescante verle de paisano y no de mercenario rodeado de viejas glorias. Dirige además el Walter Hill mientras que la estrella es arropada por Sung Kang que hace de surcoreano pero de primeras parece chino y de segundas más bien japonés. No hay cuchufletas de coreografías de lucha oriental que si bien tienen sus fans, a nosotros nos dan grima.
De féminas destaca Sarah Shahi en ese rol ya visto mil y una sesiones de hija de maluco que se enamora de policía que persigue a su maluco padre, está monona pero aparte de escenas de hostiazo en la mejilla para amantes en secreto del bondage sólo destaca que se le insinúan los pezones bajo la camiseta, pero es un mero papel complementario y dañado colateralmente que nunca eclipsa a la estrella y es agradable al espectador.

La película, que en ocasiones parece europea cuando más flojea, dota de un clásico de las pelis de Stallone: el matón antagonista que mata por placer y diversión sin importarle el dinero aunque cobre como mercenario y el malo en esta ocasión parece el hermano pequeño y hormonado del matón de Cobra, el brazo fuerte de la Ley.

La sensación final es que está hecha para aunar gustos y se queda en un mero producto comercial que hace un guiño al mercado oriental de consumidores de cine porque cuando se acaba nos quedamos con el amargo sabor de boca de que podría haber estado mejor o simplemente sea que la vemos por fidelidad a una estrella aunque acabe, como es el caso, estrellado en algunos de sus papeles, más por demérito del conjunto que de él que ofrece lo que esperamos...
 

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 

 
 
 
 
                                                                      


No hay comentarios:

Publicar un comentario