The Adversiter Chronicle

jueves, 6 de noviembre de 2014

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: La Guerra de la Independencia
Autor: José Antonio Vaca de Osma
Editorial: Espasa Calpe, S. A.
Edición: 2002

Si en algo coinciden todo tipo de pelajes analistas para tratar de comprender el tortuoso proceso de España a la modernidad y siempre por detrás de sus iguales europeos, es que todo empezó a joderse tras la derrota de Napoleón y sus sueños imperiales. Pero mientras sus vecinos europeos se adaptaban a los tiempos y pasaban a monarquías constitucionales, los españoles y las ideas que impulsaban esos cambios, la esencia de la Revolución purgada de sus vicios y pecados, un monarca absolutista y cretino recuperaba el trono apoyado en la Iglesia y la aristocracia...

Agradable libro para introducirse en los hechos que llevaron a Felipe VII a ser Rey y que sus súbditos se entregaran a una guerra sin cuartel que vino a ser el Vietnam napoleónico pese a que en las crónicas, como siempre que se es derrotado, los historiadores franceses pasan casi de refilón dando más importancia, cuando es igual, Bailén que la campaña en Rusia.

El autor traza en trazos realistas ,que si no breves sí dejan con ganas de saber más, que es lo mejor que puede pasar en un libro para introducirse en un tema. No se deja llevar por opiniones personales y cuando las hay se toleran porque es un libro que se devora con avidez y el estilo nos transporta a los escenarios. Nada farragoso, muy ameno y ágil de lectura, se entronca en la mejor tradición anglosajona de literatura de historia bélica que bebe de otras fuentes y logra engarzar los datos para unirlos en un todo poniendo al alcance de la ciudadanía hechos que de otra forma dormirían en el olvido de los archivos y estanterías de bibliotecas logrando un relato veraz y apasionante para el lector.

José Antonio Vaca de Osma, embajador de España, es académico correspondiente de la Historia y de Jurisprudencia y Legislación. Ha desempeñado importantes puestos diplomáticos y múltiples actividades culturales nacionales e internacionales. En 1993 le fue concedido el premio Sánchez Albornoz. Es caballero de las Órdenes de Carlos III, de Isabel la Católica y de la Legión de Honor francesa; comendador de la Orden de Alfonso X el Sabio, de Cisneros, de la Corona de Bélgica, del Mérito de la República Italiana, Gran Cruz del Mérito Civil y medalla de oro de Ávila, entre otras condecoraciones nacionales y extranjeras, civiles y militares. También ha publicado varios libros de carácter político y de actualidad...
Actualidad con datos de 2002 sacados de la contraportada, pero sin más unos breves párrafos que os inciten a su lectura:


Carlos IV...

¿Qué podría esperarse de aquel hombre robusto y abúlico, de corta inteligencia, falto de interés por los asuntos de Estado, solo pendiente de la caza, de los oficios manuales y de su salvación eterna? Tenía un cierto sentido de la dignidad real, pero no era suficiente como para conservar la fabulosa herencia que recibía. Lo más probable es que aún siendo un buen rey `habría sucumbido a la irresistible corriente que venía del otro lado de los Pirineos´. Desde luego, de lo que fue incapaz fue de marchar a las Españas de Ultramar, como hicieron los Braganza a Brasil, para continuar desde allí la lucha hasta el triunfo que acabó por llegar. Ni capaz tampoco de ponerse al frente de sus ejércitos para resistir al invasor napoleónico, al lado de tantos héroes, unos con estatuas y otros anónimos.”

El futuro Fernando VII precoz en conspiraciones...

Con el consentimiento y hasta el beneplácito del futuro Fernando VII había circulado por Madrid una colección de hojas volantes, dibujos y aleluyas obscenas, en las que, atacando al valido, se arrastraba por los suelos el honor de los reyes, en especial de la reina. Por si esto no fuera suficiente, allá por los mediados de septiembre, el rey Carlos, que andaba de caza por El Escorial, halló sobre su mesa de despacho una carta anónima. En ella se denunciaba que todo Palacio conocía salvo el el bobalicón del monarca: que su hijo preparaba una conjura contra el valido y, si fuera necesario, también contra los reyes. Hay quien llega a decir que se consideraba la eliminación de María Luisa. Y como resultado se preveía la elevación de don Fernando al trono.”
 


Las tropas de Napoleón camino de sitiar Zaragoza...

Los franceses estaban al mando del general Verdier, que avanzó por el valle del Ebro, conquistando Logroño, mientras la columna Lefébvre-Desnouettes atacaba en Tudela, yendo desde Alfaro y con Pamplona como objetivo. Con la aguerrida caballería francesa se impuso a los tudelanos que mandaba el marqués de Lazán, hermano de Palafox. Así dejó abierto a Verdier el camino de Zaragoza a lo largo de la orilla derecha del Ebro. Por cierto, que los procedimientos de los imperiales en Tudela no pudieron ser más crueles: acuchillaron desde los caballos a todos los soldados y voluntarios españoles que huían después de capitular, saquearon la población y fusilaron a todo ciudadano en posesión de una simple navaja. Después, la caballería polaca de Verdier se imponía en los combates de Mallín y de Aragón.”



Tácticas de guerrilla contra el invasor francés...

Miot de Melito cuenta que los hombres ocupados en las faenas del campo cogían el fusil oculto en la tierra si veían pasar a un francés solo, pero en cambio, si pasaba un
destacamento, no eran más que pacíficos agricultores. Era esta una clara prueba de aquel sistema de guerra que utilizaba, según las circunstancias, la astucia, la sorpresa, la rapidez de movimientos, la retirada, la dispersión, el disfraz, el ocultarse, lo mismo en una cueva que entre la población civil de pueblos y aldeas: <<Un ejército invisible se extendió sobre casi toda España como una red de la cual no escapaba ningún soldado francés que se alejara un momento de su columna o de su guarnición. Sin uniforme y en apariencia sin armas, los guerrilleros escapaban fácilmente de las columnas que las perseguían y muchas veces las tropas que iban a combatirles pasaban por medio de ellos sin saberlo>>.”


Cortes de Cádiz...

Las opiniones sobre las Cortes de Cádiz difícilmente resultan objetivas, ya que se enfocan con un sentido actual y algunos quieren ver en ellas el origen y la fuente de todo lo que se aspira para España en cuanto a libertad y democracia, y otros las consideran como la causa de nuestros males posteriores. Llegando a una posición extrema, hay quienes opinan que en las famosas cortes y en la mente minoritaria que estaba detrás, y no en la `propia ingenua y técnicamente buena Constitución´, está el origen de las divisiones, pronunciamientos, revoluciones y guerras civiles del siglo XIX. Lo que allí hubo sin duda fue una pretendida voluntad popular que nunca se consultó, `todo ello sobre un fondo de razón y de justicia para atraer a las personas de buena fe´.”


El Congreso de Viena relega a España a una posición secundaria...

Lozoya atribuye la actitud de los grandes protagonistas de Viena hacia España a una hostilidad histórica de Inglaterra que se remonta a la Armada Invencible, y a que el
imperio austrohúngaro aún tenía presente que los Borbones españoles, a través de una guerra cruenta, habían impedido que la Casa de Austria siguiera reinando en España. Inglaterra sólo quería sacar ventaja de la emancipación de las provincias españolas de Ultramar, y Austria volver a ser la potencia dominante en Italia, recogiendo los despojos de Napoleón: Etruria para la emperatriz María Luisa, Parma, la Toscana... Ese iba a ser uno de los temas clave del Congreso. El emperador de Austria quería ver a María Luisa, la esposa de Napoleón, en el ducado de Parma, y después para su nieto, L´Aiglon. Y al infante Borbón, que había sido rey de Etruria, se le ofrecía el pequeño ducado de Lucca. Desde luego, la diplomacia de Fernando VII no solo no sabía contrarrestar esta campaña, sino que hasta tenía que oír la exigencia de devolver Olivenza a Portugal.”


Hechos de hace doscientos años que ha seguido vigentes en la sociedad española por las consecuencias de los mismos y también una parte de la historia de Napoleón que siempre fue consciente de que el principio del fin comenzó en España donde sus mejores generales y sus más fogueadas tropas en lugar de ganarse al pueblo se comportaron como conquistadores masacrando a unas gentes que siendo pobres eran ricas en patriotismo y lealtad aunque al término de la guerra quienes les oprimían y mantenían analfabetos siguieron manteniendo unos privilegios que comenzaban a ser sustituidos por los votos de la ciudadanía progresivamente en los países del entorno...

Lectura ideal para veladas reposadas de vigilia por motivos profesionales o personales, para introducirse en la historia reciente de España que pasa de refilón en obras sobre la época y en suma aprender porqué es malo invadir un país si antes no se cuenta con el apoyo de su ciudadanía: aparecerá la guerrilla y convertirá la vida de las tropas invasoras en un infierno llegando incluso alguno a no sentir las piernas...
 
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 
 
 
 
 
 
 
 
 
                                                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario