The Adversiter Chronicle

lunes, 25 de febrero de 2013

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

 Robin Hood de Ridley Scott

Nueva revisión de un clásico en esta coproducción anglo estadounidense de 2010 dirigida por el siempre solvente Ridley Scott y protagonizada por Russel Crowe y Cate Blanchet con la participación estelar de Max Von Sydow.

La peli empieza contundente y prometedoramente con un inicio donde vemos técnicas de asalto medievales aunque la tropa parezca más un pelotón de los marines.  Las variantes comienzan con la muerte de Ricardo Corazón de León y la usurpación de personalidad del protagonista…

 El Russel Crowe recuerda mucho al personaje de Gladiator no sólo por el físico que es el mismo sino en cuanto de nuevo asume un rol de renegado para finalmente hacer justicia. Pero chirría que un simple arquero huérfano desde los seis años termine por arte de magia convertido en caballero estratega al final de la película.

 En cuanto a otros personajes típicos de la historia, Long John es compañero de armas y nos suprimen por tanto la escena típica y tópica de la lucha en el rio, el cura borrachín ya está instalado en el condado y los ladrones del bosque son un conjunto de adolescentes y niños huérfanos que nos recuerdan a la tribu infantil de Mad Max y la Cúpula del Trueno.
Sale poco el sheriff de Nottingham por no decir que sale casi nada y el villano del príncipe Juan, aquí rey, parece un zangolotino concursante de Gran Hermano, da igual la edición, siendo la figura del sheriff sustituida por un mercenario que a la vez que recauda impuestos con tropas francesas de extranjis pone en contra de la corona a los nobles del norte.

 Lady Marian, interpretada por la desconcertante belleza de Cate Blanchet, es en esta ocasión una abnegada esposa de cruzado que lleva una década sin fornicio cuidando del venerable patriarca y que lo  mismo clava una daga en la nuca al invasor violador gabacho que se planta con armadura en la playa de invasión y reparte mandobles al villano mercenario…

 Y es que no vamos a discutir el espectáculo cinematográfico del film, intachable en ese aspecto, pero que Ridley Scott empiece la película de forma original y termine mostrando un desembarco de invasión medieval con lanchas de ídem de quilla plana y portón frontal de desembarco que no se verían hasta 1944 en las playas de Normandía es ya la gota que colma el vaso.

La historia tiene unos saltos un tanto extraños para el espectador veterano que no puede evitar creer que han mezclado cosas de otras películas y las han engarzado para crear una versión que supongo pretende ser original para desmarcarse de versiones anteriores, cosa que logra de principio pero que a medida que avanza el metraje nos hace sentirnos extraños.

Hay notas pintorescas como la figura de la reina madre y como entra en medio de acto de fornicación de su hijo que se le planta desnudo encima de la cama y una vez más la putilla real de turno es francesa, cosa que en la rivalidad sajona-normanda puede tener su gracejo pero que no cuadra con el contexto histórico la independencia femenina que nos muestra en los tres personajes: lady Marian, la putilla francesa y la reina madre.

Por si fuera poco, el padre del protagonista resulta que era… ¡¡comunista revolucionario!!


Espectáculo sin más para pasar entretenido un par de horas pero que no supera versiones más recientes y se hace necesario una complicidad con el espectador veterano para no dejar de verla, la trama es previsible porque es el mismo collar con distinto perro.

Y por supuesto no supera el personaje de villano de la versión con el Kevin Kostner  (o cómo bowlings se escriba).

Para amantes de detalles chuscos y gazapos cinematográficos señalar que cuando están asaltando el cortijo de Lady Marian hay unas figurantes de aldeanas que no dejan de sonreír mientras les esquilman los dineros…

 Terminar señalando que el disparo final de flecha que alcanza al villano es sencillamente patético: es imposible acertar y es un fiasco como efecto especial.

Y es que cuando una historia está manida hasta el aburrimiento resulta muy muy difícil alterarla para ser original.

Producto de entretenimiento sin más que defraudará a más de un purista, alguna puritana y puede que sorprenda a jóvenes espectadores, sólo por  esto último y lograr nuevos aficionados al séptimo arte ya merece el perdón aunque no pasará a la memoria cinematográfica del buen aficionado salvo como producto de consumo.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org/




 

theadversiterchronicle@hotmail.es


 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario