The Adversiter Chronicle

martes, 14 de agosto de 2012

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle



Libro: NUESTRA GUERRA – Memorias de un luchador
Autor: Enrique Líster
Editorial: Ediciones Silente – serie memoria histórica
Edición: 2007


Traemos hoy un libro y un autor que trata de un tema maldito para media España residual: la Guerra Civil contada por el militar comunista Enrique Líster, héroe para unos, villano para otros y desconocido para la inmensa mayoría de españoles.

Hay que afrontar su lectura con tranquilidad y perspectiva para destilar las tres componentes del libro, a saber: Por una parte es un libro de memorias y autobiográfico aunque se centra en su mayoría en la guerra fratricida. Como todo libro de memorias hay que tener en cuenta que siempre es subjetiva. Por otra que se trata a la vez de lectura interna para quienes eran comunistas en la guerra y luego en el exilio y la clandestinidad con ataques constantes a Santiago Carrillo que para el lector de 2012 puede resultar farragoso durante los breves instantes en que Líster se lanza al ataque argumental y con datos para hacer ver que el eurocomunismo sólo era claudicar a los principios comunistas y revolucionarios. Por último, es un libro de guerra, con datos y hechos de las unidades republicanas y en ese sentido es de creer y tener buena fe por parte del lector para creer en la veracidad de Líster comandante militar. Son datos realistas y permiten ver una nueva perspectiva del poder militar de la República, las luchas internas con los anarquistas y su experimento en Aragón que décadas más tarde sería realidad en Camboya. Los libros de la misma temática escritos por afines al bando vencedor siempre tenían un tufillo de irrealidad y datos alterados en cuanto a unidades y tácticas, es de suponer que por la estrategia de Franco de sencillamente lanzar sus masas de carne de cañón en ataques frontales.
Libro duro que permite ver hasta que punto se trató de una guerra de liberación en el sentido de ver como alemanes e italianos suministraban y asesoraban a las tropas franquistas desde un punto de vista republicano que por supuesto tenía el contrapunto de la otra España.


Enrique Líster Forján (Ameneiro, A Coruña, 1907 – Madrid, 1994), fue un dirigente comunista de gran relevancia y uno de los militares revelación durante la guerra civil española. Procedente de la escala de milicias, alcanzó el grado de teniente coronel al final de la contienda, comandando la mítica 11ª División y el Vº Cuerpo de ejército.

Militar formado tanto en la Academia Frunce (URSS) como en el campo de batalla, a la par que antimilitarista convencido, su militancia la concibió con una entrega total a lo largo de toda su vida. Exiliado en la URSS entre 1939 y 1946, alcanzó el grado de general en los ejércitos soviético, polaco y yugoslavo; instalado en Francia desde 1947, fue miembro del comité ejecutivo del PCE hasta 1970, fecha en la que fue expulsado por su denuncia de la línea liquidacionista impuesta por Santiago Carrillo y su propuesta de pacto con los franquistas. Fundo el PCOE y regresó a España en 1977, oponiéndose a la impunidad del régimen franquista y la monarquía que lo sustituyó. Falleció en 1994 en Madrid.

Hago constar que esta loa no es de nuestra cosecha y viene en la contraportada del libro en una edición homenaje, de ahí ese ardor combativo que os puede causar a los lectores personas de bien en una primera impresión.

Es de destacar que como oficial supo crear una unidad de choque que se batió en todos los frentes. Unidad bajo el paradigma de comunista que trataba de llevar la utopía. Como fuerza de combate estuvo a nivel de las mejores tropas profesionales sublevadas. Tratar de ver desde otro prisma estas memorias que no sea con objetividad y comparativa con otras obras acerca de la guerra civil, sería tan nocivo como sólo leer afines al levantamiento militar y posterior dictadura. Hay que trasladarse mentalmente a 1936 y ser fríos y analistas sin juzgar pero sí sacar enseñanzas…



Lecciones de la infancia…

“Sin duda me he extendido demasiado en las cosas de familia y, sobre todo, en esta historia del herrero, pero es que ella y las injusticias y abusos que presencié en esa época de mi niñez ejercieron en mí una influencia que me ayudó a tomar en la vida el camino que he seguido de luchar contra las injusticias y de hacerme comunista.

Mi odio a la Guardia Civil y mis diferentes choques con ella en los años 1925-30 fueron bien conocidos en esas épocas a muchas leguas a la redonda, pero lo que ya no era tan conocido era el origen de ese odio. El origen de mi odio a los miembros del Cuerpo de la Guardia Civil venía de un día de carnaval, cuando yo tenía ocho años, y en su origen estaba el herrero. Era reciente la historia de la construcción de la casa –no pagada (su construcción encargada a mi padre)- y mi padre estaba próximo a partir para Cuba. En una taberna que había cerca de nuestra  casa mi padre estaba con unos amigos tomando unas tazas de vino. En una sala reservada estaba el herrero dando una comida a tres guardias civiles. En cierto momento salieron éstos y le dijeron a mi padre que se marchase. Mientras tanto el herrero se reía detrás de ellos. Yo presencié toda la escena, vi como mi padre se resistía a marcharse, pero al final tuvo que hacerlo. Con la mezcla de admiración, cariño y respeto que yo sentía por mi padre, aquella escena me hizo un efecto terrible…
…Hay que haber conocido lo que era la Guardia Civil en los medios rurales y en la época a que me estoy refiriendo. Bastaba que el cacique le diera la orden de sacar a uno del medio, para que lo metieran una paliza tal que, unas semanas o unos meses más tarde, lo llevaba a la tumba…
Entre los numerosos errores cometidos por los gobernantes al proclamarse la República en 1931 se cuenta el de mantener a la Guardia Civil, por considerarla leal y eficiente en contra de los huelguistas y extremistas...”



Sobre el 5º Regimiento…

“…Esta gran unidad de combate debía constar de 1.000 hombres y llegó a más de 70.000, distribuidos en una parte de las provincias de la España leal, llegando a formar los núcleos organizativos y los cuadros de mando de gran cantidad de brigadas, divisiones y cuerpos del Ejército Popular. El 5º regimiento realizó en su seno un sostenido esfuerzo de educación y propaganda política para reforzar cada vez más la unidad política antifascista que, por su propia composición, plasmaba el Regimiento. Fue así mismo organizador práctico de la estrecha ligazón entre el frente y la retaguardia, propagandista incansable de la unidad de todos los antifascistas que el regimiento propugnaba con su ejemplo. Apadrinó fábricas y organizaciones: cooperó con entusiasmo y lealtad con el trabajo de las autoridades; sostuvo una estrecha ligazón con todos los partidos políticos y sindicatos; ayudó concretamente a los otros batallones, regimientos y columnas; mantuvo ininterrumpido contacto con la población civil por medio de publicaciones, periódicos, mítines, conferencias, cine, banda de música, compañías de artistas, exposiciones, carteles, etc., elevando su moral combativa y reforzando su fe en la victoria. Todo ello, unido al heroísmo de sus combatientes en los frentes de batalla, sirvió para hacer del 5º Regimiento una unidad querida y popular…”



Objetivos de la Batalla de Brunete…

“Los objetivos principales que se querían conseguir con la operación –que luego se llamó batalla de Brunete, porque la lucha se concentró casi totalmente en la bolsa que rodeaba a este pueblo- eran: parar la ofensiva del enemigo en el Norte, desmontar la ofensiva que éste preparaba en el frente del Sur y, si la operación tenía éxito completo, obligarle a alejarse de Madrid.

Se trataba, pues, de ayudar a los combatientes del Norte de la única forma en que se les podía ayudar: atrayendo hacia los frentes del resto de la zona republicana a las fuerzas del enemigo, a fin de dar tiempo a nuestras fuerzas del Norte a reorganizarse. En cuanto al plan de la operación era aproximadamente el siguiente: los Cuerpos V y XVIII, atacando en la dirección principal, debían romper el frente entre Villanueva del Pardillo y Navalagamella (una distancia de unos 12 kilómetros entre los dos citados pueblos). Después de conquistar los pueblos de Quijorna, Villanueva de la Cañada, Brunete y Villanueva del Pardillo, avanzar en dirección Bohadilla del Monte- Villaviciosa de Odón y, posteriormente, esforzarse por establecer enlace  por fuego con el 2º Cuerpo que avanzaba desde el sudeste de Madrid en dirección a Carabanchel Alto.”



Retirada a la frontera y “hospitalidad” francesa…

“… ¡Ese fue para mi el momento más amargo de mi vida! Era terriblemente doloroso e injusto que combatientes curtidos en tres años de continuo pelear tuvieran que entregar sus armas para ser conducidos a campos de concentración. Y ese dolor lo aumentaba aún la falta de dignidad de algunos oficiales franceses que, sin esperar siquiera nuestra marcha para repartirse el botín, se abalanzaban sobre las pistolas según iban cayendo a tierra, arrancándoselas literalmente de las manos unos a otros.
De allí fuimos conducidos a Banyuls, donde a mí y a una media docena de los jefes y comisarios de mayor graduación nos separaron del resto de las fuerzas. Más tarde pude enterarme de que, mientras con nosotros se había tenido un trato correcto por parte de las autoridades militares y cordial por parte de los civiles, a las tropas les hicieron toda clase de porquerías…”



Interesante libro de memorias de guerra donde  asistir a la creación de operaciones y tácticas que más tarde se verían en la 2ª Guerra Mundial de la que la Guerra Civil Española fue su primer acto,  y que visto ahora en 2012 y siendo simplemente objetivos podemos tener una radiografía de la unidad emblemática del Ejército Popular dirigido por un tipo que no engaña a nadie: es comunista, fue preparado en la URSS y se convirtió en un comandante operativo que supo inculcar a las unidades y a los hombres que la conformaban bajo su mando una lealtad a la República sin renunciar a su génesis de ideología comunista y tratar de aplicar con hechos sus ideas revolucionarias que hay que reconocerle a Líster que las veía como integradora a la labor guerrera de su unidad.
Recomendable si queréis saber y comprender de la Guerra Civil e ideal para regalar a la suegra si es católica y persona de bien que diría el bueno de Rajoy.
No es una lectura farragosa en cuanto a espesor de contenidos y sí didáctica para amantes de la historia militar. Acompañan al texto abundante material fotográfico en distintas etapas de la contienda. Y muy recomendable a mozalbetes treintañeros que gustan de cantar cara al sol y levantar el brazo en saludo hitleriano a ver si aprenden que ninguna guerra mereció nunca la pena y sólo es la manifestación de la incapacidad del ser humano de resolver sus conflictos mediante el diálogo y las búsqueda del bien común que no suele coincidir muchas veces con el de las personas de bien y las personas de mal vivir…

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org/











theadversiterchronicle@hotmail.es





No hay comentarios:

Publicar un comentario