The Adversiter Chronicle

sábado, 23 de diciembre de 2017

ENTREVISTA AL CALENDARIO DE PARED


Si hay algo que no puede faltar en toda Navidad y en todos los hogares, centros de trabajo, lupanares, garitos y porterías por no decir que en todos lados, es el calendario de pared. Trasciende el hecho de que sea elemento fundamental por estas fechas gracias a que el resto del año nos marca el paso del tiempo. ¿Pero qué sabemos del calendario, es consciente de su importancia y trascendencia en nuestra rutina diaria, sufre cuando se le arranca la hoja del mes una vez pasado éste y entrado en otro, ein? Una vez más The Adversiter Chronicle va a la cuestión que es el meollo y entrevistamos a un calendario para saciar nuestra sed de respuestas...

-¿Se siente tratado como corresponde a la importancia de un calendario en nuestras vidas?

-Nuestro mejor momento es en estas fechas previas al término del año en curso. Somos objeto de búsqueda y anhelo que servimos para un regalo como para un apaño. Nos observan con avidez y hasta nos eligen por la estética o la imagen que hará compañía a los moradores de las casas durante doce meses... ¡Una vida para un calendario! ¡Una vida!

-¡Quiá! ¡Quiá! ¡No se ponga ñoño! ¿Y qué ocurre entonces para no sentirse tratado como un privilegiado, calendario?

-Pues que una vez llega el día 1 de enero y nos cuelgan cual patibularios pasan ya de la imagen o el diseño para mirarnos con desdén. Somos tan invisibles socialmente como el reloj de cocina, la foto de la suegra, el papel higiénico o la llave del grifo... ¡Meros objetos es lo que somos pero porque nos convierten en ello! ¡No puede recibirse a una criatura con ilusión para luego tratarnos como una simple alcayata con números!

- ¡Redios que no pensé que ser calendario fuera tan jodido!¿Qué me dice de que le arranquen las hojas?

-¡Horroroso! ¡Horroroso! Hay tanto desconocimiento del tema, tanta ignorancia supina a la hora de que nos amputen una de las hojas... ¡Porque eso que ustedes llaman vulgares hojas del calendario forman parte del cuerpo del mismo y la palabra que define ese `arranque´ es lisa y llanamente que amputación! ¡Y no quiero hablar de cuando se rompe el enganche para colgarlo y nos violan la imagen de calendario penetrando con algo puntiagudo para hacernos un agujero donde colgarnos! ¡O esas manos brutas y asesinas que armadas de tijeras nos trocean cual carniceros! ¡Horroroso!

-¿Qué se siente al saber que por cada amputación de hoja le queda un mes menos de vida?

-Impotencia Skizo´s, mucha impotencia. Además de las dudas metafísicas inevitables que asaltan a todo individuo que sabe la fecha de su muerte con certeza, piense que si un calendario quiere reclamar sus derechos por vía judicial no le da tiempo. Se nos veda, porque ustedes no quieren calendarios que marquen más de un año, de forma premeditada para que no podamos hacer valer nuestros derechos y llevar al dueño del calendario ante un tribunal. Y luego está el trato, porque compartimos y además somos víctimas de los estados de ánimo de quienes usan el calendario. Mire usted, se nos llena de absurdeces o anotaciones a bolígrafo, rotulador e incluso lápiz de labios; se nos quita la imagen para enmarcarla a parte con el desarraigo familiar que eso conlleva para el calendario como unidad familiar; si están furiosos nos hacen trizas, si están alegres nos cuelgan dibujos infantiles o esos pegañosos papelitos amarillos... ¡Hasta hay casos documentados de genocidio de calendario por parte de la infancia de 0 a 3 años!

-Vaya, es definitivamente jodido ser calendario y cuanta insensibilidad hacia los mismos... ¡Hala, ven que te cuelgue!

-¡Cretino!


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/


 
 
 
 
 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario