The Adversiter Chronicle

martes, 5 de diciembre de 2017

"Ni a pata ni alpargata y menos a La Alcarria", suplemento viajero cutre


Suplemento viajero cutre de The Adversiter Chronicle

Viaje en autobús de línea en tarde invernal

El viajero sale a la luz de la tarde a la calle paraguas en mano; tuvo que adquirir uno esa mañana porque el que tenía heredado, esos paraguas que se heredan al cogerlo del paragüero y que nadie reclama pasado el tiempo o a tiempo pasado alguien advierte de que era suyo, cuando fue a cerrarlo sonó una pequeña explosión y se soltaron cuatro varillas condenando al paraguas al contenedor de la basura y al viajero adquirir uno nuevo. Es pequeño, plegable y reforzado contra el viento según el tendero, el viajero lo abre porque comienza a diluviar con viento y cuando llega a la estación de autobuses descubre por mojadura que tal vez debió de comprar uno grande, que tal vez sólo sirva como solución a la lluvia fina y constante pero no para lluvia diluviante y vientos huracanados para las latitudes donde se mueve el viajero.

Busca el viajero el andén tras adquirir su billete y un horario como si tener en papel los horarios le protegiera de retrasos o anulaciones que le dejaran tirado en una estación de autobús, pensamiento que le recuerda al viajero un viejo blues y otros tiempos. Pero se sacude la melancolía de antaño y sube a coger asiento, hay pocos viajeros y puede elegir, se sienta y mira por la ventanilla...

Es un servicio discrecional así que el autobús enfila la vieja carretera nacional, sinuosa y rica en paisaje de una tierra que recibe el diluvio de agua agradecida tras semanas de sequía y se ríe el viajero para sus adentros pensando en la Ley de Murphy que afirma que basta que el viajero decida viajar para que cambie el tiempo y comience a diluviar. El paisaje familiar de la carretera nacional hace ensoñar al viajero y se detiene un segundo a escuchar el motor pero ya no es aquel renqueante de cuando viajaba con menos años, de un tiempo pasado que se fue con los ausentes y sus pies ya no transmiten la vibración y se escucha a las marchas hacer rugir el cambio, sólo la carretera sigue igual de sinuosa, las casas de aldea en sus orillas poco han cambiado o bien se están derrumbando...

Apenas hay tráfico salvo algún vehículo esporádico y el autobús soporta bien y con potencia las curvas y subidas de la sinuosa carretera y por una vez, supone el viajero que por el mal tiempo, no aparece el inevitable ciclista que ralentiza la marcha y castiga el motor. Está a gusto el viajero contemplando la ventanilla y abstraído en sus pensamientos mientras observa sin mirar como el agua resbala por el cristal al igual que los recuerdos por su pensamiento cuando casi sin darse cuenta ve que el autobús ha llegado a su destino. El viajero se apea, enciende un cigarrillo y se sube la cremallera del abrigo y piensa en lo rápido que ha pasado el trayecto en autobús, igual de rápido que ha pasado la vida en sus recuerdos...

El viajero se aleja de la estación de autobús y apaga la melancolía de los ausentes para fundirse con el paisaje de calles y aceras teñido de lluvia, algo de viento y mucho frío.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 
 
 
 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario