The Adversiter Chronicle

lunes, 25 de diciembre de 2017

"Ni a pata ni alpargata y menos a La Alcarria", suplemento viajero cutre


Suplemento viajero cutre de The Adversiter Chronicle

Viaje a la Cena de Nochebuena

El viajero no tiene prisa, se prepara con calma pero a la vez con cierto temor por cuanto han dejado de circular los transportes públicos municipales y si el viajero no quiere hacer el largo trayecto a su destino a pinrel deberá de conseguir un taxi, lo cual a horas de cena y siendo veinticuatro de diciembre se antoja un trabajo digno de caballero andante en busca de hazañas por una fermosa doncella...

El viajero espera a llegar al portal para llamar un taxi, su casa está cerca de las estrellas y teme que mientras coge el ascensor llegue el taxi, se impaciente y se vaya. Marca el viajero optimista el número y descubre con pavor que una voz grabada le informa de que están las líneas colapsadas y que llame pasados unos minutos...

Y los minutos le pasan al viajero entre ensoñaciones de otras noches similares y aferra con fuerza la bolsa con regalo para soltar el lastre del dolor de los ausentes pero perennemente presentes, pensando en los que llegaron los últimos, pero el bálsamo de torna amargo y la nostalgia se impregna. El viajero entonces se traslada a los buenos momentos, recordando las ausencias con vida, con sacrificio para que las navidades fueran eso y no dolor de sus ausentes...

El viajero regresa al portal y marca y marca volviendo a marcar mientras desfilan por la acera personas que por una vez se sabe a dónde van, donde quiere el viajero ir pero no responden a sus llamadas así que comienza a caminar a la parada de taxis fundiéndose en un paisaje urbano de asfalto y luces de ciudad adornadas con luces de navidad, los y las transeúntes se cruzan en su camino y por una vez el viajero sabe a dónde va la gente. Hay tráfico, hay vorágine en el ambiente, vuelven los recuerdos y regresa la nostalgia pero el viajero se percata de que nunca le abandona y siempre le acompaña, pensamiento reconfortante porque el viajero sabe que la muerte es el olvido y es entonces, cuando se abandona sin resistencia a las sensaciones y recuerdos, que han vuelto porque nunca se han ido y el viajero enfila a la parada reconfortado para disfrutar de los vivos...

El viajero logra un taxi libre cerca de la parada e indica su dirección al taxista, observa por la ventanilla mientras el coche se pone en marcha una dotación de bomberos y policía logrando que el viajero tenga un pensamiento de solidaridad con quienes trabajan en esta noche espacial y especial recordando alguna que otra nochebuena que le tocó pringar...

Pasa rápida la ciudad por las ventanillas, ráfagas de escenas eternas de asfalto urbano. El taxista apura los semáforos en ámbar pero es prudente cuando hay que serlo. El viajero quisiera decirle algo pero piensa que sonaría a tópico mas tampoco el viajero es amante de cháchara con barberos y chóferes aunque el trayecto toca a su fin y el viajero apura un segundo para empaparse de la ciudad en fiesta navideña. Se baja el viajero del taxi, toma aíre y ve que a la entrada de su destino hay un árbol de navidad y vuelve a ser niño, aunque la mirada ya no sea inocente, un segundo...
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 
 
 
 
 
 
 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                    
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario