The Adversiter Chronicle

sábado, 20 de mayo de 2017

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre



Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: Memorias
Autor: Andrei Sajarov
Editorial: Círculo de Lectores
Traducción: María Elena Aparicio Aldazábal
Edición: 1992

Corren los 50´s y el mundo está en plena Guerra Fría, pero esta vez no veremos la perspectiva desde el lado capitalista, viajamos a la URSS, a las memorias de un ciudadano soviético que es ni más ni menos que el padre de la bomba termonuclear soviética. Trabaja convencido en el sistema, vive rodeado de privilegios como académico que carecen la mayoría de ciudadanos de la URSS y su imperio comunista mas al realizar cálculos se percata de que las simples pruebas atmosféricas ya serán la causa de la muerte de cientos de miles de vidas de seres humanos, sólo con las pruebas atmosféricas...

Es un libro áspero para el lector de hoy en día que debe recurrir a imágenes de Corea del Norte pero sin olvidarse de los paraísos bolivarianos, Cuba y, seguramente Sajarov seguiría en las barricadas, la neo imperial Rusia de Putin, un hijo del sistema soviético. Sus memorias, que hará las delicias de físicos aficionados, son un viaje a un sistema cerrado que pregonaba la armonía en el exterior y utilizaba la fuerza para aplacar disidencias. Clientelismo, poder sin escrúpulos y un férreo control interno por parte de la KGB, condenaron a pacifistas, reformadores y disidentes al universo del Gulag, los hospitales psiquiátricos y el destierro. También comprobar que los métodos de la KGB, chuscos y cutres visto ahora pero efectivos en su época, siguen utilizándose...

Andrei Sajarov nació en Moscú en 1921. Inició su carrera científica en una fábrica de armamento durante la Segunda Guerra Mundial. Tras sus primeros trabajos teóricos importantes, en 1948 fue destinado a un centro de investigaciones secreto, donde contribuyó decisivamente en la creación de la bomba H soviética. Designado miembro de la Academia de Ciencias, recibió los máximos honores oficiales. Por esta época advirtió de los peligros de la energía nuclear y se convirtió en un apasionado defensor de la distensión y la paz. Su artículo Reflexiones sobre el progreso, la coexistencia pacífica y la libertad intelectual (1968) provocó la indignación oficial y en la prensa se inició una intensa campaña de descrédito de su persona. Sajarov se relacionó con los círculos de la disidencia y se erigió en adalid de los derechos humanos y las libertades. En 1975 le fue concedido el Premio Nobel de la Paz. A causa de su firme oposición a la guerra de Afganistán, en 1980 fue privado de sus condecoraciones y confinado en Gorki, donde permaneció aislado del mundo hasta que en 1986 el presidente Gorbachov les restituyó la libertad. Durante los últimos años de su vida llevó a cabo una firme lucha en favor de la democratización de su país y fue elegido diputado. Murió en diciembre de 1989 en Moscú.
Por una vez abundantes datos en la contraportada y sin más unas breves reseñas que os inciten a descubrir a Andrei Dimitrievitch Sajarov:

La escuela...
"No tuve problemas con mis estudios en la escuela, pero no hice amigos; por el mismo motivo, tampoco me creé enemigos. Recuerdo haber tenido problemas en mis clases de carpintería: nunca he sido muy habilidoso con las manos. Durante una de mis primeras clases prácticas, un par de chicos más mayores decidieron comprobar si yo era un llorón o no, y me metieron los dedos en un torno de banco. De alguna manera, conseguí aguantarme las lágrimas, y la siguiente vez, uno de los chicos se ofreció a ayudarme con mis labores de carpintería: yo lo estaba pasando fatal para construir una banqueta. A principios de 1934, mis padres decidieron que ya había perdido bastante tiempo y me sacaron de la escuela. Se las arreglaron para crear un curso puente que englobase el quinto y sexto curso de modo que pudiese pasar los exámenes y ser aceptado en séptimo curso. Este periodo de estudio intensivo tuvo gran importancia en mi desarrollo intelectual.”

Probando la bomba H...

La tensión aumentó en la Instalación al acercarse la fecha de la prueba. En el verano de 1952, si la memoria no me falla, tuvimos problemas para fabricar un material en particular que necesitábamos para el ingenio. Nicolai Pavlov, un coronel (o tal vez posiblemente general) de la KGB y oficial del Primer Directorio General, era el encargado de su producción. Había que tomar una determinación: el método antiguo utilizaba una factoría que se había construido con otro propósito, mientras que la alternativa requería una nueva factoría de diseño especial para aprovechar una tecnología nueva y mucho más prometedora. Pavlov, en un intento de jugar sobre seguro o de economizar utilizando la factoría existente, decidió ambos métodos, pese a lo cual no fue capaz de conseguir la producción planificada. Alguien planteó esta cuestión en una conferencia a la que asistí. Beria, aparentemente informado del tema por anticipado, se levantó y dijo algo así: ^Cuando los bolcheviques queremos hacer algo, cerramos los ojos ante todo lo demás (Beria entornó los ojos con lo que su rostro era todavía más atemorizante). Pavlov, ha perdido usted su empuje bolchevique. No le vamos a castigar ahora y espero que corrija su error. Pero no se olvide de que tenemos mucho sitio libre en nuestras cárceles´.”

Ecologismo en la URSS de 1967...
En 1967, me vi involucrado en el esfuerzo de salvar el lago Baikal. El lago de mayor profundidad del mundo, es una inmensa reserva de agua dulce. Y lo que es más importante, la región de Baikal es un fenómeno único de la Naturaleza, una zona de una belleza sorprendente que para muchos se ha convertido en un símbolo de nuestra nación. Durante varios años, “Komsomolskaya pravda”, “Literaturnia gazeta” y otros periódicos habían estado publicando alarmantes y convincentes informes de las amenazas que para el Baikal representaban las construcciones industriales a lo largo de sus riberas, el talado y transporte de madera y el vertido de residuos químicos en sus aguas. Aunque nuestros esfuerzos por proteger el Baikal no tuvieron éxito, alcancé un profundo conocimiento de los problemas medioambientales, tanto en sentido general como en el contexto particular de la sociedad soviética.”

Primera huelga de hambre...
"Mi primera huelga de hambre tuvo lugar mientras Lusia estaba en el Hospital Oftalmológico, coincidiendo con la llegada del presidente Nixon a Moscú el 27 de junio. El objetivo era llamar la atención sobre la penosa situación de los presos políticos: Vladimir Bukovski, Velentin Moroz, Igor Ogurtsov y Leónidas Pliushch; los alemanes étnicos encarcelados por manifestarse pidiendo el derecho de emigración; y los presos en los hospitales psiquiátricos. Los corresponsales de Prensa y televisión que viajaban con Nixon me entrevistaron en nuestro apartamento y Tania actuó de intérprete. Cuando un reportero de televisión intentó transmitir una entrevista conmigo desde la estación de enlace de Ostankino, cortaron la retransmisión a requerimiento del censor soviético. Me dijeron que durante varios minutos, medio mundo estuvo mirando las pantallas en blanco, en lugar de la entrevista con Sajarov, lo que dejó una impresión perdurable.”

Afganistán...
Los líderes soviéticos debían haber contado con una rápida victoria en Afganistán. Pero éste era un país que en el pasado había luchado tanto contra Inglaterra como contra la Rusia del zar y no se había rendido. A medida que el ejército de Karmal iba debilitándose por las deserciones en masa y el paso a las fuerzas de la guerrilla, la guerra se fue haciendo cada vez más bárbara. Escuchamos con horror y vergüenza las noticias de las emisiones occidentales que hablaban de los bombardeos de ciudades, el hambre provocada por la destrucción de cosechas y el uso de napalm, minas, trampas explosivas y armas químicas. Cuatro millones de afganos, un cuarto de la población antes de la guerra, se había ido a Pakistán e Irán, donde vivía en condiciones miserables, la mayor masa de refugiados que había en el mundo en aquellos días. ¿Perdonarán alguna vez los afganos el sufrimiento por el que les hicieron pasar?"

Chernobil...
"Para mi vergüenza, al principio traté de convencerme de que no había sido nada grave. Los informes de principios de mayo en la Prensa soviética decían que los niveles de radiación en las proximidades del reactor de Chernobil no excedieron los 10-15 milirroentgenios por hora, y me llevaron a adoptar una postura bastante tranquila respecto al accidente. Descarté el peligro de lluvia radiactiva significativa que pudiera producir daños ecológicos o efectos biológicos fuera del umbral que condujeran al cáncer o a deterioros genéticos. Una pista que debería haberme alertado de la posibilidad de encubrimiento en el informe de mediados de mayo fue la noticia de que varios bomberos habían fallecido: si los informes anteriores habían sido precisos, ¿qué podría haber provocado su fallecimiento?"

El perdón de sus pecados disidentes...
"En respuesta a mis preguntas, Marchuk dijo que no sabía nada acerca de las fechas de las resoluciones o sobre la devolución de mis condecoraciones. (Su admisión sería una admisión obligada de que las autoridades se habían equivocado al desterrarme en 1980, pero aparentemente las nuevas ideas no habían progresado tanto.) No me dejó en claro un buen número de otras cuestiones, incluyendo la pregunta clave, si había sido desterrado de Moscú sobre la base de un acto oficial o por decisión de la KGB. El único decreto que he visto hasta ahora fue el que me privó de mis condecoraciones.”

Libro recomendable para amantes de tochos y biografías así como para tendencias de izquierdas que pregonan a sus votantes consumistas las bondades de un estado tipo bolivariano o putinesco que sólo desemboca en represión y sufrimiento para la ciudadanía. Un hijo de la URSS con el eterno alma rusa y que tal vez ha sido injustamente olvidado por la ciudadanía gracias a un gobernante que con pompa imperial e ínfulas intervencionistas militares mantiene secuestrada la democracia mientras denuncia las miserias de las democracias extranjeras en sus canales de televisión. Por supuesto anotar título pata regalar a la suegra las próximas navidades que se cagará en todos los santos por los impronunciables nombres rusos que nos garantiza unas risas a su costa....
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 
 



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario