The Adversiter Chronicle

martes, 11 de octubre de 2011

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre

Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle


Libro: La Rebelión (La lucha clandestina por la independencia de Israel)
Autor: Menachen Beguin
Editorial: Inédita Editores
Año de edición: Mayo, 2008
Traducción: J. Ferrer Aleu


Nuevamente nos asomamos a un país, Israel, que aunque siempre está en actualidad ahora más con la petición de Palestina de ser miembro de pleno derecho de la ONU...

Pero hubo un tiempo en que Palestina era protectorado inglés y los sionistas luchaban por conseguir que su patria Israel fuera reconocida. Una historia que empieza en plena II Guerra Mundial con el imperio británico luchando a muerte contra Hitler y una vez derrotado, obligada Inglaterra a seguir desangrándose en Palestina ante la guerrilla israelí.

Menachen Begin (1913-1992) nació en Brest-Litovsk en el seno de una familia sionista. Se enroló a los 16 años en el movimiento juvenil Betar, creado por Vladimir Jabotinsky, que acabó liderando y dotando de estructura en 1939. Tras la ocupación de parte de Polonia por la Unión Soviética fue detenido y enviado a Siberia. En 1941 fue liberado y se unió a las Fuerzas Armadas Polacas Libres organizadas en la URSS. En 1942 pudo llegar a Palestina y reforzó la organización paramilitar Irgún Zvai Leumí, partidaria de la vía violenta tanto contra británicos como contra árabes en la lucha por la creación del Estado de Israel y que pasaría a la historia por la voladura del Hotel King David de Jerusalén y la masacre de la aldea árabe de Deir-Yassin.

En septiembre de 1948 disolvió el Irgún e integró sus fuerzas en el Tsahal, el Ejército del nuevo Estado de Israel. Reintegrado a la vida politica, Begin fundó en 1949 el Partido Herut, de carácter nacionalista y derechista. En 1973 se unió a otros partidos creando el Partido Likud, con el que ganó las elecciones en 1977. Primer Ministro entre 1977 y 1983, obtuvo el Premio Nobel de la Paz tras los acuerdos de Camp David con los presidentes Sadat y Carter. En 1982 ordenó la Operación Paz en Galilea con el objetivo de desmantelar las bases terroristas de la OLP en el sur del Líbano, pero la prolongación de la ocupación del país y las masacres de Sabra y Chatila precipitaron su dimisión en 1983.
Apartado de la vida pública, falleció el 9 de marzo de 1992.


Una biografía densa e interesante y un relato de lo que fue la lucha clandestina que arroja luz sobre muchos aspectos de la politica de Israel respecto al pueblo palestino, tal vez intentando evitar que surja entre el mismo una figura como el autor de libro...

Pero lo mejor, como siempre, es que deje de daros la brasa y os muestre unas breves pinceladas de esta interesante obra sobre una época no muy divulgada entre la ciudadanía: la lucha de un pueblo por ver reconocido su Estado.


Introducción:
He escrito este libro, en primer lugar, para mi pueblo, para que los judíos no vuelvan a olvidar -como olvidaron tan desastrosamente en el pasado- esta sencilla verdad: hay cosas más preciosas que la vida y más horribles que la muerte.

Pero también lo he escrito para los gentiles, para que comprendan y no pasen por alto este hecho: de la sangre y el fuego y las lágrimas y las cenizas, ha nacido un nuevo ejemplar de ser humano, un tipo completamente desconocido en el mundo durante más de dieciocho siglos: <<EL JUDÍO COMBATIENTE>>. Este judío, a quien el mundo consideraba muerto y enterrado para siempre, ha resucitado. Porque ha aprendido aquella <<sencilla verdad>> de la vida y de la muerte, y nunca volverá a caer en el pozo y desvanecerse de la faz de la tierra.”


Motivaciones para la lucha armada contra el protectorado británico en Palestina:
Este fue el contexto en el que estalló la rebelión judía en Eretz Israel. Los dos hechos fundamentales – la campaña de exterminio de judíos en Europa y el cierre de las puertas de Israel en los mismos días de campaña- fueron las cusas inmediatas del levantamiento. Insisto en la palabra <<inmediatas>>, porque, en toda guerra y en toda revolución, hay que distinguir las causas fundamentales, que inevitablemente la origina, de las causas inmediatas, que sólo determinan el momento de su estallido.
El hambre en Francia, a finales del siglo XVIII, y el impuesto de la sal, no produjeron la gran Revolución; sólo aceleraron su desencadenamiento, de la misma manera que el impuesto del té encendió la ya preparada mecha de la Guerra de la Independencia...
Esta ley histórica operó, aunque en muy diferente escala, en el caso del levantamiento de Erezt Israel. El levantamiento era inevitable. Durante muchos años, los dirigentes sionistas habían desmentido la idea de la independencia hebrea y de un estado nacional. Pero Vladimir Jabotinsky les advirtió que nadie, ni los ingleses, ni los árabes, ni el mundo en general, creería sus protestas. Todos ellos -dijo- habían leído la Biblia y sabían que, en cuanto empezasen los judíos a volver a Eretz Israel, nuestro objetivo sería claro: adueñarnos de Eretz Israel. Y, a fin de cuentas, era la verdad. Lo llevábamos en la sangre. Nuestro himno nacional lo proclamaba. Los ingleses no advirtieron el cambio de texto introducido en la versión Eretz Israel del himno nacional judío.”


Luchando contra los ingleses...
En febrero de 1946, la <<Haganah>> realizó operaciones de sabotaje contra las instalaciones de la Policía Móvil. Y, en junio, la <<Haganah>> puso fin a su resistencia armada con el importante y victorioso ataque a los puestos fronterizos. El ataque contra los campamentos de las fuerzas de Policía Móvil fue precedido de una consulta entre todos, y engendró mucho acaloramiento. Se presumía que nosotros atacaríamos uno de aquellos puestos, cerca de Kfar Vitkin. Nos interesaba particularmente este campamento porque contenía un gran arsenal de armas. El objetivo primordial de nuestro plan era la confiscación de las preciosas armas. Durante varias semanas, nuestros muchachos reconocieron el terreno y adquirieron información sobre el campamento en general y sobre el arsenal en particular. Convinimos con la <<Haganah>> que cuatro campamentos de la Policía Móvil serían atacados la misma noche, tres por la <<Haganah>> y uno por nosotros. Habíamos propuesto atacar también nosotros el campamento de Sarona, pero los jefes de la <<Haganah>> decidieron confiarnos solamente el de Kfar Vitkin."


Luchando por los camaradas capturados...
Tres de los cinco hombres que cayeron prisioneros durante el combate en Acre comparecieron ante un tribunal militar de Jerusalén. Sabíamos que, si no los salvábamos nosotros, nadie los salvaría. Decidimos actuar mientras se estaba tramitando el juicio. Recogimos información. Esperamos a tres oficiales ingleses en la piscina de Ramat Gat. No comparecieron; en cambio, llegaron dos policías británicos. Esto nos contrarió. Pensábamos que, para salvar a Avshalom Haviv, Meir Nakar y Yaacov Weiss, necesitábamos ingleses de alta graduación o de <<categoría>>. Dos policías capturados parecían poca cosa. Pero las dificultades no terminaron aquí. La Agencia Judía movilizó a la <<Haganah>> para encontrar a los <<secuestrados>>. Como era característico en ellos, sospechaban -o decían sospechar- que sólo pretendíamos llamar la atención del comité de las Naciones Unidas que estaba a punto de llegar. La <<Haganah>> publicó un llamamiento diciendo que había que hacer todo lo posible para << rescatar a los secuestrados>>. Esta vez se salieron con la suya. Las autoridades británicas pudieron encontrar el lugar donde se hallaban retenidos los dos policías. Varios días más tarde, el Gobierno británico indultó a tres miembros de la <<Haganah>> que habían sido condenados a penas de prisión por << tenencia ilegal de armas>>.”

Intifada a lo israelí...
Hay que decir que, en aquellos días de tensión, la masa del pueblo dio muestras de un maravilloso valor cívico. Los dirigentes oficiales parecían estar asombrados, pero el espíritu del pueblo era excelente. Las autoridades británicas prohibieron viajar en autobús; la gente empleó carros y bicicletas, o marchó a pie... burlándose del Gobierno. El miedo general había desaparecido. Podían verse hombres y mujeres riendo detrás de las vallas de alambre espinoso. Los niños cantaban a voz en grito <<Anémonas, anémonas>>, popular canción satírica dedicada a la Sexta División Aerotransportada.”

Memorias en suma de un padre fundador del actual Estado de Israel que dirigió la lucha de guerrilla contra el protectorado británico en Palestina y que induce a pensar en que el trato que se da a la población palestina en la actualidad tenga mucho que ver en que no sean capaces de organizarse como se organizaron los judíos para luchar por su patria, que debería ser la de ambos...
Libro para amantes de la historia que nos ha llevado al presente actual y para regalar a la suegra que se cagará en todos los santos ante semejante tocho de historia judía.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr.
http://theadversiterchronicle.org/









No hay comentarios:

Publicar un comentario