The Adversiter Chronicle

viernes, 21 de octubre de 2011

"Del derecho pero al revés", por P. Gargajo Bilioso


Una sección de Palomino Gargajo Bilioso en exclusiva para
The Adversiter Chronicle

Comunicado de ETA y primeros pasos
 FACistas con el objetivo de Europa
Una de las consecuencias de que una nación deje de enseñar historia a su población escolar es que al final sólo conocemos una historia tergiversada y patriotera del terruño donde se vive. Es cierto que los 40 años de dictadura implantó una grave carencia de perspectiva histórica y cómo ésta siempre ha encontrado los cauces necesarios para solucionar problemas que en su contexto histórico se ven como acertadas pero para quienes los vivieron supusieron tiempos de zozobra, angustia e incertidumbre hacia el futuro.

Y zozobra, angustia, incertidumbre y esperanza embragan y embargan estos días a España, a sus gentes, ante el anuncio de los terroristas de ETA de abandonar la violencia como parte de la política de enfrentamiento con el Estado para lograr sus fines. Unos fines que siempre fueron marxistas-leninistas y que hizo que una fuerza democrática, aunque independentista, como el PNV apareciera siempre a ojos de los españoles como unos cínicos que sólo buscan recoger los votos de buena parte del movimiento etarra. Para ello, el PNV sabe que sólo debe perder una legislatura porque en cuanto estos revolucionarios de salón ideólogos de las manos que apretaban los gatillos se sientan en la poltrona, su capacidad de gestión es nula y políticamente su discurso a los votantes se pierde en cuanto estalla el caos económico por su gestión. Hay que recordar a ERC y el inefable Carod Rovira que cuando llegó a la poltrona todo el mundo zozobraba como ahora con ETA y miren dónde están ambos en 2011. Pero la estrategia del PNV es lograr que ETA sea historia y que puedan presentarse a las elecciones, ganar y que la caguen por su inutilidad con la consiguiente cosecha de traspase de votos ciudadanos al PNV.
El PNV sabe que su imagen democrática una vez neutralizado militar y políticamente el mundo etarra, será más fácil lograr en dos generaciones una capacidad de votantes suficiente para ganar un referéndum de independencia de Euskadi…
Pero eso será el futuro.

El presente nos muestra a una ETA que desde un punto de vista operativo, está como las juventudes nazis en el Berlín de final de abril de 1945: muertos, presos o huyendo.

Es evidente que la guerra al terrorismo de ETA había llegado a un punto muerto con una juventud radical sembrando kale borroka, una ETA que si bien con pocos comandos aún tenía capacidad de sembrar de muerte las calles pero sin mayor expansión operativa tras los atentados del 11S a las Torres gemelas y la igualdad que conllevó a la hora de juzgar a todos los movimientos de liberación con la violencia y el asesinato como parte de su estrategia política.
Las políticas penitenciarias de los últimos gobiernos en España, la actitud francesa de total cooperación y colaboración, tras que un bisoño etarra rompiera el pacto secreto por el cual ETA jamás asesinaría a miembros franceses de las fuerzas de seguridad, y que entre Irak, Afganistán y restos de teatros operacionales de la OTAN, se cortó el grifo a la venta y tráfico de armas a organizaciones terroristas europeas, se hacía necesario por España  elegir una estrategia de paciencia, pequeños avances que a medio y largo plazo agotara las reservas humanas dispuestas a meterse a terroristas etarras.
Por otra parte, el desgaste de la lucha etarra ha desangrado, enfrentado y agotado a buena parte de su base social. Aunque se venda que ETA no tiene que ver, la organización terrorista y sus asesinatos y atentados eran una rémora de la Guerra Civil y la consecuencia de la victoria en la misma de los militares renegados y la posterior dictadura. En ese contexto histórico donde surge ETA, pero ni a los propios etarras les interesa recordarlo porque entonces ETA no tiene justificación desde el 23F siendo generosos en dar plazos de tiempo y olvidando entre comillas que la fecha del cese de su lucha terrorista debería haberse producido en la Transición.
Había un dicho en la Guerra Fría que decía: “Quien no ha sido comunista a los 18 años, no sabe lo que es vivir”. Dejando aparte lo verídico de tal supuesto axioma y como era la vida de un joven de 18 años al otro lado del Telón de Acero, podría aplicarse a la juventud nacida en democracia en Euskadi.  Los jóvenes de clase media-baja, de consumistas de gama media como la mayoría de habitantes de España, tienen muy difícil no dejarse atraer por el movimiento etarra, su estética, su discurso y tragarse su propaganda.
Cuando una persona de fuera del País Vasco ó Navarra se trasladaba a trabajar allí, enseguida chocaba que era la juventud quien mantenía un ambiente de guerra. Pero en 2011, muchos jóvenes de kale borroka y sus familias sienten el peso de estar en prisión y alejados de sus hogares. La política de dispersión unida al hecho del cambio de coordenadas vitales de los etarras presos por atentados cuando llevan 20 años entre rejas, ha logrado que la vida clandestina de comando terrorista no sea tan atractiva. Unos comandos que deben vivir más duramente la clandestinidad faltos de soporte económico, apoyo logístico y, gracias a las detenciones, sin mando de operaciones ejecutivo.
Militarmente ETA fue derrotada por España atacando a sus fuentes de suministros y descabezando su generalato.

Y ahora nos encontramos en el camino de la paz.
Si se analiza someramente cualquier conflicto de la duración e implicaciones asesinas y de réplica entre ETA y el Estado, se ve claramente que los dos últimos pasos para lograr el fin de la violencia resultan cortos en el tiempo pero hacen saltar todas las alarmas.
De una propaganda de amigo-enemigo que ha durado tres décadas, ha de pasarse a la generosidad, la comprensión y soportar ver que la democracia es usada por anti demócratas para llegar al poder.
Los etarras culpables de delitos de sangre y los etarras que dieron apoyo logístico, de inteligencia y transporte y refugio, deben cumplir cadena perpetua revisable a los 40 años sin posibilidad de salir bajo ningún concepto incluyendo entierros de familia. Es la única forma de vengar a sus asesinados y asesinadas y que quienes lloran su ausencia se sientan sabedores de que al menos quienes mataron a sus seres queridos se pudren en la cárcel.
La conferencia y otros gestos simbólicos son necesarios, pero ha de haber reciprocidad. Los miembros de la conferencia tienen fácil ver víctimas en ambos bandos, y aunque joda, esa es la realidad. Pero estas representaciones tienen un doble fin: que históricamente sean recordadas y que la parte derrotada, ETA y su mundo, no puedan argumentar dentro de dos generaciones que se incumplió la palabra dada para justificar un retorno a los atentados como medio de lucha política.
Hay un buen puñado de habitantes de España que aún creen que hay rojos y nacionales, santos y demonios, que logran inocular a sus descendientes…
España tiene un problema de déficit en educación histórica. Hubo otros momentos como el actual, incluyendo la crisis y las guerras lejanas que pagamos como si fueran cercanas.
La democracia es generosa porque es fuerte. Su fortaleza se basa en dotarse de medios y recursos para protegerse pero sin exterminar a quien no crea en ella. Una vez alcanzada la derrota militar de ETA, toca acoger en nuestro seno a sus hijos, sus ideólogos, porque nuestra constitución recoge su derecho a vivir, decir y pensar lo que quieran. Ahora saben que fueron derrotados militarmente y hay que saber grabarles a fuego en sus mentes que sucederá una y otra vez.
Tenemos la responsabilidad de educar a las generaciones de mañana en el respeto a las ideas contrarias, a saber escuchar para poder debatir sin nunca batirse en duelos de sangre porque la sangre es roja para todos y la muerte igual de inútil.
El Estado, sus cuerpos y fuerzas de seguridad, deben ser garantes de que nunca más nadie será ejecutado por tener ideas diferentes.
Así que esperemos que la clase política se deje de demagogias, en ambas partes, y sepan aprovechar la actual coyuntura histórica.


Y por otra parte en Asturias tenemos a FAC, el tipo, preparando su asalto a Europa.
Lo bueno de sistemas basados en el culto al amado líder, es que siguen siempre el mismo esquema: tras fanatizar a la población, el enemigo está enfrente.
Debe FAC, el tipo, prometérselas felices el 20N porque hoy ya sale en la prensa regional echando pestes a la Unión Europea…
Así que repetir  lo que siempre decimos a la gente honesta que disfruta siendo insecto: FAC, el tipo, quiere pasar a la historia como el hijo de la tierra astur que logró un grupo político asturiano en el parlamento europeo.
Jovellanos era la modernidad y Cascos quiere pasar a la historia como europeizante de Asturias…
Y es que le acusan de venir a robar cuando es todo lo contrario, le han financiado su guerra para ocultar lo saqueado…
Tiempo al tiempo.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV



No hay comentarios:

Publicar un comentario