The Adversiter Chronicle

martes, 29 de octubre de 2019

REFLEXIONES EN VOZ ALTA de Skizo´s Blues

Toda mudanza conlleva enfrentarse a cajas cerradas y mudarme al acantilado dejando atrás la etapa vital en el búnker de un silo nuclear excedente de la Guerra Fría, no iba a ser distinto...
Así que,llegada la hora de terminar de clasificar restos de existencia y periplo vital acumulados en las cajas durante la mudanza, me predispuse de ánimo para recordar al compás de las cosas que había que clasificar en dos grandes grupos: basura o guardar...
Entre restos y retales, objetos que nos hacen pensar en quienes ya no están o quiénes fueron lo que son, me encontré con papeles y legajos que creía perdidos y también de un pequeño puñado de discos de vinilo de una vida anterior. No pude evitar pensar en cierta paradoja o enigma del espacio tiempo ya que ha coincidido que aposente mis posaderas en el acantilado, cuando ya se logra ese clima de confort particular de cada uno y de cada cual, me reencuentre con viejos discos que ya estaban perdidos. Tal vez por esa sensación de pérdida adquirí hace ya muchas lunas un tocadiscos, lo cierto es que lo compré por instinto porque no tenía vinilos y me resigné a disfrutar de sus otras prestaciones toda vez que no he sucumbido a esa nueva moda de escuchar vinilos, como si se pudiera parar la tecnología en aras de un romanticismo musical y de consumistas sibaritas...
Sólo son un puñado de vinilos, apenas pasan de la media docena, y sin darme cuenta los iba sacando de sus fundas con viruelas de humedad pero su contenido fue salvaguardado, surcos claros sin rayones, con ese brillo que tiene el vinilo. También sin darme cuenta, encendí el tocadiscos y fui poniendo uno por uno los discos, cerrando los ojos mientras la aguja se desliza al empezar el primer tema, ese susurro que susurra en los altavoces y que no escuchaba desde que cambié a tecnología de discos compactos; un viaje en el tiempo donde la música me transportaba, como volver a casa por navidad, como volver a sentir aromas, voces familiares que rompen el corazón cuando se quedaron mudas...
Es un buen lugar para esperar la muerte el acantilado y recuperar sonidos perdidos, aunque nunca vuelva a poner los vinilos en el tocadiscos, el saber que están ahí, hace que disfrutar de las alturas sea más placentero aún, una adecuada banda sonora para afrontar la espera al gran enigma...
¡¡Pero que alguien espante a las jodidas gaviotas!!

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 




 
                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario