The Adversiter Chronicle

martes, 17 de septiembre de 2019

"Deporte sin porte", por F. O. Roffön


Una sección de F. O. Roffön en exclusiva para The Adversiter Chronicle

La Roja, brillante campeona mundial de baloncesto

Barruntaba en la última crónica con el Mundial de baloncesto ya iniciado, que La Roja ganaba sin convencer pero, una vez finalizado, hay que decir que llegó a la final y ganó el Mundial jugando y convenciendo con su juego. Salvo forofos del baloncesto, el resto de forofos a otros deportes solemos ser muy injustos con la selección española de baloncesto: damos por hecho que deben de ganar y sólo les seguimos cuando hay victorias. Lo del hecho de que pensamos que deben de ganar, quienes vivimos aquella inolvidable y mágica noche en Los Ángeles en 1984, sabemos que los triunfos y alegrias en el deporte de la canasta que disfrutamos en la última década tuvieron una antesala donde Italia siempre nos derrotaba salvo canasta de Epi...

Ha sido un Mundial con la relativa sorpresa de la eliminación de EEUU, hay que decir que los estadounidenses siempre han sido algo pasotas a la hora de hacer selección y donde siempre se les pone de claros favoritos, pero la apertura de la NBA a jugadores europeos ha reducido sensiblemente su innata superioridad. Por el camino también quedaron serbios, griegos e italianos llegando a semifinales los dos más competitivos del torneo, entendiendo por tal que nadie apostaba por ellos en semifinales, caso de los australianos y siempre candidata a medallas de Argentina. Una Argentina que, como siempre ocurre con las selecciones hermanas de las repúblicas hispanoamericanas, nos dividió el corazón tras enamorarnos con su periplo por el Mundial. Con Australia tuvimos ese punto de suerte de los campeones, que se decía antes y nunca nos tocaba, para bregar con ellos durante dos prórrogas. Argentina alcanzaba la final ante una competitiva Francia que finalmente se alzaría con el tercer puesto. Y aunque el resultado puede parecer abultado en diferencia de puntos, los argentinos nunca cejaron hasta que el crono marcó su ley. Un mundial de menos a más en un periplo hacia la final emocionante, embriagador y de los que crean afición...
¡Enhorabuena, también para Argentina, Francia y Australia!

Como era de esperar a medida que pasaban los días y las horas, finalmente lograron hallar el cuerpo sin vida de Blanca Fernández Ochoa. Era un desenlace trágico a una vida interior que también debía ser trágica en algunos aspectos. Resulta triste que no haya podido sentir en vivo el calor y cariño que sentía todo un país por una deportista que nos hizo soñar en que algún día seríamos competitivos en deporte, ironía final del destino hacia su persona que tal vez debió sentir viva lo que ha despertado en muchos corazones una vez muerta.
Descanse en paz.

Y sigue la muerte presente en la crónica como lo estuvo en El Molinón la pasada jornada al rendir homenaje a un aficionado que falleció a consecuencia del estrés causado al intentar acceder de nuevo al estadio tras haber salido del mismo y no llevar encima la entrada en ese momento. Un aficionado con una minusvalía psíquica donde posiblemente se alteró ante una circunstancia inesperada y donde el personal de seguridad quizá no gestionó adecuadamente la situación. Lo normal hubiera sido que alguien del equipo de seguridad le acompañara a la grada para constatar la veracidad de su argumento, pero entre el chico alterado y órdenes de negar el acceso sin entrada, a nadie se le ocurrió...
Hay que ver el resultado de la investigación ante un hecho triste que deja en segundo plano al partido.

Pero antes del partido, la cosa prometía para seguir la velada dominical sin salir del chigre: La Roja campeona del Mundo en la sobremesa y los del Real Oviedo palmando tres puntos que le anclan a la parte innoble, por lo de ser la parte baja, de la tabla clasificatoria. Por si fuera poco, se marcó rápido y la cosa prometía que nos llevaríamos los tres puntos. Pero cuando ya estábamos en otra ronda para escuchar el pitido final y celebrar la victoria, ligeramente recuperado de la celebración de la sobremesa, va el Depor y empata...
¡Fue tal la tristeza que, tras acabar la ronda de celebración frustrada, hubo de pedirse otra para enjuagar la pérdida de dos puntitos con unos culines de sidra!
F. O. R. .
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 



                                                                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario