The Adversiter Chronicle

jueves, 6 de junio de 2019

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: Alfonso XIII
Autor: Alfonso Osorio y Gabriel Cardona
Editorial: Ediciones B, S. A.
Edición: Febrero 2003

Se retira de la vida pública D. Juan Carlos I, Rey emérito desde su abdicación y es buen momento para revisar la figura de su abuelo Alfonso XIII, hombre de su tiempo y monarca que ha pasado a la historia de forma confusa, eclipsado su exilio por la esperanzadora II República, la Guerra Civil y la dictadura franquista posterior. Para ello, la propuesta es ver la figura del monarca desde dos puntos de vista, prismas si se quiere, a favor y en contra. Dos láminas superpuestas que permiten que la lectura muestre un mosaico de hechos y circunstancias que marcaron su reinado y sellaron en cierta forma su exilio con el telón de fondo de la guerra colonial y la lucha entre la España tradicional y la España nacida de la Revolución Industrial, tardía y a trompicones en su desarrollo ibérico...

Alfonso Osorio García nació en Santander en diciembre de 1923 (fallecido en 2018). Licenciado en Derecho, coronel auditor del Aire, abogado del Estado, consejero del reino, ministro de la Presidencia en el primer gobierno de la monarquía de Don Juan Carlos I (1975), vicepresidente en el segundo (1976), senador real, diputado por Madrid y por Cantabria, es un monárquico por convicción que ha contribuido con su propio esfuerzo, a la consolidación de la monarquía y la democracia de España.

Gabriel Cardona ( fallecido en 2011) es profesor de Historia Contemporánea en la Universidad de Barcelona y en el Centro de Estudios de las Universidades de California e Illinois. Fue militar de carrera, uno de los fundadores de la Unión Militar Democrática y abandonó voluntariamente el servicio después del 23-F. Ha sido ponente y conferenciante en numerosas instituciones españolas y extranjeras, colaborador de todos los medios de comunicación y es miembro del comité científico de La Aventura de la Historia.
Datos sacados de la contraportada y actualizados al año de edición, pero sin más, unas breves reseñas que os inciten a la apasionante lectura del libro:

Nacimiento Real...
Don Alfonso de Borbón y Habsburgo-Lorena, más tarde de Borbón y Austria por decisión propia, nace el 17 de mayo de 1886. Al mediodía de ese día el marqués de Santa Cruz sale de la cámara real y anuncia a la corte que `S.M. la Reina Cristina ha dado a luz un niño´. Más tarde Don Práxedes Mateo Sagasta, presidente del Consejo de Ministros, presentó al niño sobre una almohada roja colocada en una bandeja de plata. Ha nacido un hombre que desde esos momentos es Rey de España, pero `muy poca cantidad de rey´ como dice Sagasta, socarronamente, al oído de Don Antonio Cánovas. El niño parece delicado, no muy fuerte. Es hijo póstumo de un padre muerto de tuberculosis y su madre, la Reina, tiene desde el comienzo una preocupación principal: que crezca sano, lo primero es el hombre.”

El papel del Rey en la Constitución de 1876...
En la Constitución de 1876, una Constitución liberal pero no democrática -en lo que coinciden todos los estudiosos del Derecho constitucional y político- el Rey es mucho más que el poder moderador de las constituciones democráticas. El Rey coparticipa en el poder legislativo de las Cortes, atribuyéndole a aquél la iniciativa y la sanción con derecho de veto; al Rey le corresponde convocar, suspender y disolver simultánea o separadamente la parte electiva del Senado y el Congreso de los diputados; el Rey elige y nombra libremente sus jefes de Gobierno y sus ministros y los autoriza con su confianza, que actúa incluso frente a la confianza de las Cortes, con la facultad de suspender las sesiones de las Cámaras y con el decreto de disolución; al Rey le pertenece la facultad de designar parte de los senadores y al presidente del Senado; y por último el Rey es inviolable y la responsabilidad de sus actos recae sobre sus ministros por el acto político del refrendo, y no al revés.”

Neutralidad de España en la Gran Guerra...
Lo que nadie duda es que la neutralidad en la Gran Guerra supuso para España una importantísima variación en la minería y la industria. García Delgado, en su discurso de ingreso en la Academia de Ciencias Morales y Políticas ha estudiado muy bien el problema. La producción de hulla, como consecuencia de la caída de las importaciones, se incrementa notablemente con la puesta en explotación de nuevos yacimientos y la reapertura de viejos pozos abandonados por su escasa rentabilidad. En el campo energético la industria hidroeléctrica registra una fuerte expansión: Compañías eléctricas creadas años antes se fortalecen y consolidan -Unión Eléctrica madrileña, Hidroeléctrica Ibérica, Electra de Viesgo, Hidroeléctrica española, Sevillana de Electricidad, y aparecen otras nuevas, como Saltos del Duero, Energía e Industrias aragonesas e Hidroeléctrica del Cantábrico, mientras en Cataluña el crecimiento de `La Canadiense´ la convierte en hegemónica-. La industria química es otro de los sectores favorecidos hasta adquirir carta de naturaleza entre 1914-1918, y con ella la industria textil que no sólo suministra `pedidos de guerra´ a Francia, Italia y otros países beligerantes, sino también a muchos países de América que antes compraban en Inglaterra.”

Opinión sobre el general Silvestre...
Años después Alfonso XIII declaró a Cortés Cavanillas: `El general Silvestre era un bravísimo soldado, al que yo sinceramente quería y al que había distinguido con mi aprecio, como a cuantos en lucha desigual estaban defendiendo el honor de España., De ahí la burda leyenda de que la catástrofe de Annual se produjo por una orden directa mía a Silvestre para que conquistara Alhucemas el día de Santiago. La verdadera responsabilidad de aquel desastre adjudíquensela los que se negaron a votar los créditos militares imprescindibles en aquellas circunstancias. Mi gobierno no pudo facilitar las armas y el material necesario a un Ejército desangrado, día a día, por una horda de rifeños que creía llegado el momento de desembarazarse del Protectorado español.”
 
La dictadura como solución...
Se perfilaba claramente una salida autoritaria y pronto se vio que Alfonso XIII la aceptaba. El 26 de julio de 1923 admitió en un discurso de Salamanca la posibilidad de una dictadura `circunstancialmente y en momentos de extraordinaria gravedad para la Patria...´ En agosto consultó secretamente a Maura la conveniencia de dar él mismo un golpe de Estado, convirtiéndose en un rey dictador, salida que le desaconsejó el veterano político. El 30 de noviembre, llamó a Cambó, que conocía la conversación con Maura, le dijo que éste ya estaba viejo y que sólo el propio Cambó contaba con talla suficiente para afrontar la situación. Le ofreció nombrarlo presidente para que gobernara prescindiendo del Parlamento, con las únicas condiciones de que abandonara el liderazgo del catalanismo y estableciera su residencia en Madrid. El político catalán abandonó el palacio, indignado de que el rey le propusiera convertirse en un dictador y traicionar a su partido. Al día siguiente se unió a la campaña de acusaciones por el desastre de Annual y, cuando la Liga perdió las elecciones de junio, viéndose blanco de los odios de catalanistas radicales, marchó al extranjero.”

Militares díscolos con la dictadura de Primo de Rivera...
El contencioso con los artilleros no escarmentó al dictador, que también se enfrentó con el cuerpo de Estado Mayor y, finalmente, tropezó con Ramón Franco, un aviador brillante y medio loco que, en 1926, atravesó por primera vez el Atlántico Sur al volar desde España a Buenos Aires a bordo del hidroavión ' Plus Ultra'. El régimen, ansioso de triunfos, quiso aprovecharlo, pero Ramón, incurable ególatra, se enfrentó con los mandos de aviación, dirigidos por el monárquico general Kindelán. Más tarde, fracasó en una vuelta al mundo y pretendió responsabilizar del fracaso a sus propios jefes. Entonces cosechó un expediente, seguido de un enfrentamiento público y la baja forzosa en el servicio de aviación. En solidaridad con él, también se insolentaron algunos de sus amigos aviadores y Ramón pretendió publicar un libelo llamado ' Águilas y garras' , que la policía decomisó en la imprenta. El piloto, que se crecía con los escándalos, entró en contacto con la Asociación Militar Republicana y endureció su postura hasta que las autoridades militares lo dejaron disponible. En represalia convirtió a su círculo de aviadores en un grupo de activistas republicanos.”

Franco...
Alfonso XIII consideraba a Franco un buen general, pero no una solución política para España y no perdió la esperanza de que su hijo Juan pudiera incorporarse a la contienda. Para ello, Juan dirigió una carta a Franco, indicándole su condición de oficial de la Marina británica, donde había concluido los estudios iniciados en la escuela naval de San Fernando. Pretendía incorporarse a la tripulación del crucero ' Baleares', pero Franco tardó mucho en contestar la carta y luego declinó el ofrecimiento. El generalísimo no se descaró durante toda la guerra y mantuvo la duda sobre si una restauración era posible. Alentado por esta esperanza, Alfonso XIII procuró llevarse bien con los franquistas y felicitó a Franco al terminar la contienda. En junio de 1939, Serrano Suñer visitó Italia donde se entrevistó con Alfonso XIII y su hijo Juan, sin mayores consecuencias. Por entonces, el antiguo rey ya observaba como alguno de sus generales evolucionaba hacia el franquismo.”

Dos visiones de un hombre que nació rey y quiso ser un hombre de su tiempo, un soldado pero también un monarca constitucional aunque esa misma Constitución le atribuyó poderes que finalmente fueron su mayor error para terminar muriendo en el exilio y España en una guerra civil que trató de evitar con su marcha pero sin renunciar nunca al trono. Lectura para mentes digitales que confunden la dictadura de Franco con las campañas de Aníbal, lectura de verano para saber un poco más de la Historia del pasado reciente que ha marcado el presente y escusa para acercarse a la figura de un rey cuyo reinado se une inevitablemente a la proclamación de la II República y la posterior dictadura franquista. Dos visiones que permiten hacerse una imagen completa del personaje, su época y su país. Se puede regalar a la suegra y decir que es el prometido de doña Leonor, lo cual nos deparará desternillantes momentos de hilaridad en reuniones familiares...
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 

 
 
 
                                                         

 










No hay comentarios:

Publicar un comentario