The Adversiter Chronicle

martes, 18 de junio de 2019

"El ojo púbico", por P. Gargajo Bilioso


Una sección de Palomino Gargajo Bilioso
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Donde dijeron digo, ahora dicen Diego

Generalmente, y en todo el orbe con sistema democrático, las promesas de campaña electoral suelen quedar en simples promesas, muchas de las cuales no se vuelven a desempolvar hasta la siguiente y sucesivas campañas electorales. En el caso español, a diestra y siniestra no se cansaron de manifestar a una que no pactarían con nadie, salvo el caso de PODEMOS que siendo los únicos dispuestos a pactar pues resulta que nadie cuenta con ellos para pactos, mea culpa de sus líderes que en lugar de reconocer el fracaso de su proyecto ven molinos y no gigantescas cifras de pérdida de votantes...

Pero mientras que pactar con neocomunistas parece que es hasta saludable desde un punto de vista democrático, pura propaganda por cierto, el pactar con neofascistas resulta insalubre. Lo primero que hay que dejar claro desde un punto de vista democrático es que ambos son las dos caras de una misma moneda que no es otra que el totalitarismo y por tanto son enemigos de la democracia y el Sistema que disfrutamos. Pero ambas formaciones han recibido la confianza de los votos para entrar en las instituciones y jugar según las reglas del juego, al igual que ocurre con el mundo etarra reconvertido tras el fin de ETA en nacionalismo extremista. Pero estamos en 2019 y el tablero tiene nuevos jugadores y por tanto nuevas formas de jugar, cierto es que empañado todo ello por la intentona secesionista ilegal del prófugo Puigdemont y su camarilla que están a la espera de sentencia aunque de momento siguen engañando a su electorado que aún no se quieren enterar de que les han tomado el pelo...

De momento se impone la cruda realidad y la sentencia del electorado en las urnas ha sido repartir votos y que no haya mayorías claras y menos de mayorías absolutas salvo excepciones. La retirada de la señora Marchena de la alcaldía de Madrid es el fracaso en cuatro años de tratar de implantar modelos teóricos de gestión de los caudales públicos que a rebufo del movimiento de indignación del 15-M logró que una nueva casta de revolucionarios de salón tomara el relevo del cadáver del comunismo que falleció en 1989. En lugar de reconocer el colapso del sistema comunista echaron la culpa a que salvo ellos y ellas, el resto somos franquistas en un país franquista con leyes franquistas en una Europa nazi y una galaxia bajo la dictadura del Imperio Galáctico, franquista por supuesto...

La recuperación del PP en las elecciones locales salvando el proyecto del señor Casado frente a los resultados cosechados en las generales, parece haber desconcertado a Ciudadanos y descolocado a Vox. Los neofascistas aprovechan el poder de los votos recibidos, que para nada son fascistas en su 80% pero si 100% descontentos a consecuencia de la época de vacas flacas que toca vivir, han logrado meterse en las instituciones y nos deleitan con jura de cargos en plan salvapatrias y con profusión de abalorios cristianos. En el otro lado no lo hacen mal, con acatamientos sembrados de variopintas ocurrencias reivindicativas y que justifiquen sus votos que no dejan de ser pintorescas formas de acatar la Constitución. Pero ambos extremos logran engañar a los suyos cuando en realidad los votos recibidos no colman las ansias de ninguno de los dos ni dejan contentos a nadie del resto porque significa que han perdido votantes.

Y es que si el comunismo y el fascismo vuelven a ser encantadores de serpientes, es por el fracaso de los grandes partidos estatales y regionales en captar a nuevos votantes y convencer con su gestión. A estas alturas de la democracia constitucional, nadie está libre de la corrupción cuando han alcanzado el poder, nadie; desde el sindicalista más proletario de origen al burgués más adinerado, pero todos y todas amantes de lo ajeno cuando es dinero de todos y todas. La democracia está en peligro cuando la ciudadanía deja que la hagan miope y corta de miras, cuando echar la culpa al extranjero se vuelve el argumento principal que solapa el que todo cambie para que todo siga igual...

Una legislatura municipal apasionante como todo juego cuando empieza de nuevo y con nuevos participantes que conllevan nuevas tácticas. El llegar a pactos es síntoma de vigor democrático aunque nos vendan la alarma de todo lo contrario. Si alguien creyó que no se iba a pactar con nadie y por nada, se ha vuelto en contra de quienes abrieron la boca pregonando lo que sabían de sobra que no iban a poder cumplir. Y al final da la sensación de que pasaban la papeleta al electorado metiendo el miedo en el cuerpo, cuando quienes tienen pánico a las urnas son las formaciones políticas, así que a nadie interesa un adelanto de las generales igual que no interesan ayuntamientos ni comunidades autónomas ingobernables...
Así de simple y así de complicado.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 




 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario