The Adversiter Chronicle

jueves, 14 de febrero de 2019

¿DEBEN TENER URINARIO LAS GARITAS DE LA GUARDIA CIVIL?: ANÁLISIS


Con la colaboración del Teniente Coronel Tapioca, miembro retirado del Estado Mayor de La Legión y que actualmente regenta una tienda de Todo 1€,
en exclusiva para The Adversiter Chronicle


La actualidad informativa y vertiginosa entre el muro de Trump, Venezuela, la aprobación o no de los presupuestos y el juicio a los responsables de la intentona de secesión ilegal en Cataluña han hecho que pasara desapercibido el suceso ocurrido en la Guardia Civil donde se ha metido un puro a un agente por instalar una garita con urinario durante un servicio de guardia a las puertas de entrada en la urbanización de derechas de un conocido político de las izquierdas. ¿Deben tener o no urinario las garitas de guardia? ¿Afecta esto a la moral de los hombres y mujeres al servicio de la defensa de la patria? ¿Hay un estándar OTAN en lo referente a las garitas de guardia? Nadie mejor que nuestro experto en temas de esta índole ajena a la ciudadanía civil...

-Forma parte inherente de la vida militar con aplicaciones tanto en tiempos de guerra como en tiempos de paz y sin embargo debe ser el equipamiento militar más desconocido para la plebe, mi teniente coronel.

-Bueno hijo, no hay que ser plebeyo para reconocer que el pene es parte importante de la dotación de la soldadesca, sin desprecio a los ovarios de las féminas soldado, faltaría más. Para mayor tranquilidad de un plebeyo como usted, pollo, le puedo asegurar con rotunda rotundidad que los ejércitos de la OTAN, sus estados miembros, examinan los mismos de los aspirantes a soldados, que tengan miembro ellos y que carezcan del mismo ellas, nuestros muchachos tienen todos pene y como parte fundamental del soldado y su equipo de dotación, tiene como usted dice, pollo, aplicaciones tanto en tiempos de paz como estos que disfrutamos o en tiempos de guerra como hacemos disfrutar a otros. Deme fuego hijo, reconozco que su ignorancia plebeya y pese a ello mostrar interés por temas de índole castrense, invita a relajarse un poco...

-¡Querrá decir un poco más, porque ya tiene usted un buen pedo! ¡Me refiero a las garitas y no a las pollas, redios! ¡Traiga, no fume más, ya lo hago yo para no desperdiciar!

-¡Eeeeh, sí por supuesto, pero teniendo en cuenta que en la garita presta servicio un soldado, estará de acuerdo conmigo en que su pene también! Pero dejemos su afición por los penes de la tropa y pasemos al asunto: la garita es parte de todo ejército desde los tiempos de la primera guardia de la que se tiene constancia histórica y que realizó el arcángel Gabriel cuando fue destinado a servicio de guardia del paraíso terrenal. Desde un punto de vista técnico, la garita es una construcción pequeña, normalmente a modo de torrecilla elevada con ventanillas largas y estrechas, que se coloca en los puntos salientes de las fortificaciones y puestos militares para abrigo y defensa de los centinelas. Por tanto, y desde los primeros tiempos, el equipamiento de la garita nunca ha contemplado tener un urinario, ni siquiera la socorrida vacinilla. Es cierto que el Gabriel no tenía sexo y eso siempre ayuda y alivia a la contención urinaria, si además no tomaba cerveza como la soldadesca de los tiempos modernos, hay que reconocer que no se tuvo en cuenta la soldadesca humana que a diferencia de la divina si necesita hacer pipí, pero no en la garita, pollo, no en la garita. Por supuesto su espada flamígera iluminaba y de ahí que tampoco tengan luz.

-Fascinante... ¿No hay variaciones estéticas a lo largo de la historia?

-Por supuesto, por supuesto. Sin ir más lejos hay la reciente variante bolivariana para servicios de guardia en fronteras que amplía el concepto de garita ampliando la misma en forma de contenedor donde bien puede meterse un abigarrado grupo de soldados, una especie de multigarita en base a aumentar el espacio disponible, pero ni siquiera Maduro ha osado instalar urinario en los contenedores. Luego están las vistosas garitas prusianas con colorido nazi tan icónicas en el cine de hazañas bélicas... ¡Esto de orinar estando de guardia es más llevadero en buques militares donde en un momento que no pasa nadie, pues te sacas la polla y tras cuidar de dónde azota el viento, pues se hace un pis y hasta un pos rápido si hay apretujón, pero en el Ejército de Tierra, nada de urinarios en las garitas, por tanto en este caso el puro al benemérito está justificado por mucho que a ustedes la plebe civil les suene a inhumano!

-¿Y si le toca garita a una marinera en buque militar?

-Pues igual que el marinero, teniendo en cuenta que las olas inclinen el buque de forma que los orines sean evacuados por el balanceo, por supuesto y teniendo en cuenta el carácter lidibinoso de la soldadesca marinera es mejor comprobar que no hay mirones en el puente de mando. Por otra parte el pertenecer a la Guardia Civil no implica las comodidades que tienen los cuerpos policiales civiles. Si es urgente y estrictamente necesario para el decoro y no mojar el uniforme, se tira de tricornio.

-¡Ah, no lo sabía! ¡La próxima vez que me pare Tráfico y tenga ganas de orinar, pues le pido al agente su tricornio!
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 

 
 
 
 
 






No hay comentarios:

Publicar un comentario