The Adversiter Chronicle

martes, 6 de junio de 2017

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: Las cincuenta grandes mentiras de la Historia
Autor: Bernd Ingmar Gutberlet
Editorial: Libros del Atril, S. L.
Traducción: Olga Martín
Edición: Primera edición, septiembre de 2008

Ha llegado junio, es inminente el verano con sus días luminosos, de momentos de lectura reposada pero amena, momento para quienes no tienen demasiado tiempo que arañar al descanso para dedicarse a la lectura el resto del año. La propuesta de hoy responde a este perfil, libro de lectura con espíritu de tertulia radiofónica de madrugada o charla tras velada con amistades, un repaso a la Historia desmintiendo mitos populares o de mera propaganda pero que calan en la conciencia colectiva como si fueran verídicos.
Del autor puedo deciros lo que dice la contraportada con datos actualizados al año de edición, escritor alemán que vive y escribe en Berlín donde estudió historia amén de en Budapest y ha trabajado como periodista, editor y director de proyectos culturales.
Y sin más unos breves pasajes que os animen a la lectura del libro:

El Diluvio...
La inundación del mar Negro debe de haber sucedido aproximadamente en el año 6.700 a.C. En aquel entonces, debido a una inundación de proporciones descomunales, se formó el mar Negro tal y como hoy lo conocemos, en lo que antes era una reserva de agua dulce muchísimo más pequeña. Por un terremoto o un maremoto, o un desplazamiento geológico comparable, se habría producido una onda de pleamar que se precipitó desde el Mediterráneo hacia el mar de Mármara (junto a la Estambul actual) y que, finalmente, hizo correr grandes cantidades de agua hasta el mar Negro. Con ello, no sólo creció considerablemente el mar Negro, sino que también se redujo la conexión terrestre que había entonces entre Europa y Asia, entre el mar Negro y el Mediterráneo. Es probable que las aguas saladas manaran año tras año desde el Mediterráneo hasta la cuenca de agua dulce e inundaran grandes partes de la región costera...lo cual suena muy parecido a la catástrofe presentada por la leyenda bíblica del Diluvio.”

Robin Hood...
"Sin embargo, en documentos antiguos aparece una variante del nombre de Robin Hood: un hombre se presentó ante el juzgado en 1261 y, un año después, obtuvo el apodo de Robehod, lo cual permite sospechar que el mencionado tenía una cierta reputación y que esa reputación estaba relacionada con un hombre determinado. El primer portador de un nombre parecido aparece en un documento de 1226 y se trata de un marginado llamado Robert Hod, posiblemente el hombre al que se remontan todas las leyendas. Por otro lado, este nombre aparecía con mucha frecuencia, aunque no precisamente con relación a un forajido que evoque a nuestro Robin Hood. En todo caso, en favor de la hipótesis de que este Robert Hod es el verdadero Robin Hood está el hecho de que en los documentos que lo mencionan se habla también de un hombre que luego se convierte en sheriff de Nottingham; sorprendentemente, justo donde la leyenda habla de un tal sheriff como enemigo mortal de Robin. Pero esto tampoco prueba nada.”

La masacre armenia...
La mayoría de los historiadores, en cambio, remiten a las evidencias, de las que se infiere claramente que la muerte del mayor número de armenios en los traslados fue tolerada, cuando no pensada de antemano. Y utilizan toda una gama de términos que van desde `traslado´ hasta `progromos´y desde `masacre´ hasta `genocidio´. Desde el punto de vista jurídico, el gobierno turco se mueve en terreno seguro al negar el genocidio a pesar de la magnitud de la tragedia, pues la declaración del genocidio como delito internacional es de 1948, varias décadas después de los sucesos en Anatolia. Pero, ¿acaso le hace justicia al tema este aspecto legal? A pesar de las extensas investigaciones, no hay una respuesta universalmente aceptada a la pregunta por el genocidio. A lo mejor porque una declaración daría lo mismo, tanto para los armenios como para Turquía.”

El asesinato de JFK...
En todas estas y otras teorías, Oswald y los demás implicados jugaban un papel apropiado y, por ende, altamente variable. La mayoría de las teorías no han podido presentar pruebas concluyentes que las respalden, aun cuando los acusados efectivamente se hubieran beneficiado con la muerte de Kennedy y algunos hubiesen estado en condiciones de planear el asesinato y de ocultarlo inmediatamente después. Como suele suceder con las teorías conspirativas como éstas, resulta difícil pensar cómo pudo asegurarse la discreción de un círculo tan grande de implicados durante tanto tiempo. Además, todas las teorías pueden presentarse como más o menos probables, y algunas veces resultan bastante atractivas, pero con frecuencia tienen también un trasfondo ideológico y, por tanto, subjetivo. Incluso si la Comisión Warren llevó su investigación con descuido, esto no tiene que haber sido algo premeditado, y tampoco significa automáticamente que sus resultados sean equivocados. La tesis del autor individual puede no ser tan atractiva como la de una amplia conspiración de asesinato presidencial, pero sigue estando lejos de ser desmentida.

Libro para todo tipo de lectores ya sean aficionados a la Historia o simples lectores que no gustan de lecturas farragosas amén de estudiantes, convalecencias hospitalarias, turnos de noche sin jefatura a la vista o simplemente estar tumbado ya sea en la piltra o en la tumbona en la playa o piscina. Nada de regalar a la suegra que se pondrá más chocha de lo habitual creyendo que se conspira contra ella o ella misma se pondrá a conspirar lo que la hará mas insoportable de lo habitual...


 The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/



 


theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario