The Adversiter Chronicle

jueves, 13 de diciembre de 2012

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

 La voz: auténtica mierda trituradora de neuronas

Traemos hoy el formato más novedoso de la temporada en “TELEMIERDA INC.”, emitido por el dial Tele5. Hemos de confesar que el equipo de redacción de The Adversiter Chronicle presentaba partes de baja médica cada vez que salía un desgraciado para visionar el concurso, tal ha sido la desbandada que ya están en semifinales…

 El formato es novedoso, no tan original como aparenta y sustentado por la presencia de afamados cantantes patrios que a la vez son jurado y a la vez adiestradores de canto: Malú, maquillada como una vampira en su parte orgánica visual; David Bisbal, que cada vez es más talludamente ridículo con sus tirabuzones;  Melendi, ese alma errante por el purgatorio de la redención tras hacer el canelo en un vuelo y que únicamente merece la misericordia de mantenerle vivo musicalmente porque su primer disco era sencillamente genial; y por último Rosario Flores…, sin comentarios.

 
Lo produce Boomerang TV y Talpa y es presentado por el Jesús Vázquez y la Tania no sé    cuántos, esa belleza inglesa que iba para estrella por su estilo y desparpajo cachondo híbrido del festejo ibérico y la caza deportiva anglosajona pero que se ha quedado de relleno, no ha progresado en su faceta y ya no produce fantasías onanistas, aunque sí que abre el hambre, más que nada porque cuando aparece es el momento de picar algo, meadita reglamentaria y encender un cigarro en la ventana.

 

La primera chorrada es introducir el término coach, vocablo de anglo parlante que lo mismo sirve para definir un entrenador de beisbol, un asesor en mantenimiento físico o como en este caso a educadores de voz. En español debe haber al menos cinco vocablos más apropiados y definitorios que su colega inglés.

Pero aquí a los profesores de canto se les llama “kouch”, con esa pronunciación española a medio camino de hacer el ridículo y timidez del que sabe la gramática pero nunca ha practicado el habla.  No es el único acto de papanatismo en el concurso y es agradable saber que las generaciones que vienen manejan el inglés, pero es tocar las ingles ver a talluditos dar el cante intentando pronunciar coach porque decir que el cargo de las estrellas del jurado es el de “ayudante”, no tiene tanto glamour. A ver lo que tarda el vocablo en implantarse y lo veremos hasta en la sopa…

 El caso es que los cuatro cantantes han elegido en galas previas un grupo de personas que quieren triunfar en el mundo de la música, casi frikis algunos pero todos ilusionados. Luego se baten el cobre sobre el escenario donde mediante distintas votaciones pasan o quedan eliminados. Hay de todo y de todos pero no deja de parecer falsete. Hay algunos y alguna que sueltan unos gallos realmente chirriantes, les ponen orquestación y danzarines de ballet, pero es un regusto amargo, cutre, de buena mierda televisiva. Es todo de tal acartonamiento y ordinariez que resulta lobotomizante en dosis moderadas.

Podría extenderme y gastar teclado en la crítica, pero es una mierda. Eso nadie puede negarlo, mierda tal vez más del gusto de mentes jóvenes y de añorantes del programa aquel de las mañanas… Viva la gente o algo así donde las distintas agrupaciones artísticas mandaban a sus socios con secciones de canción ligera y tal.

La voz es una galleta de ración de combate envuelta como una caja de bombones. Tras el celofán y el cartón se esconde en realidad una galleta caduca, dura de masticar y deleznable de procesar. Un tufo a polillas camuflado entre los focos, histerismos de familiares y fans digitales que penetra directamente al hipotálamo produciendo una alienación muy desestresante para estos tiempos de zozobra económica.

 Hay dos poderosas razones para recomendar La voz:

La primera que es una mierda, cierto que no de gama alta pero puede tragarse por yonkis de mierda televisiva. La segunda es que el sueño de triunfar hace que seamos los espectadores tan Cenicienta como los concursantes.

Recomendamos La voz porque sin ser mierda de primera es el típico programa que logra embaucarnos para olvidar que la banca nos está desangrando porque el capital se ha robado a sí mismo. Si las televisiones siguen emitiendo tales mierdas será garantía de paz social, mansedumbre política y reformas del sistema que sólo beneficien al sistema.

Una vez más, y ya es casi habitual: ¡¡Felicidades Tele5!! Si esa manera tan fascinante de lobotomizar cayera en manos de cadenas que emiten, divulgan y muestran conocimiento,  el sistema estaría en serio peligro…
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org/








theadversiterchronicle@hotmail.es



No hay comentarios:

Publicar un comentario