The Adversiter Chronicle

martes, 9 de diciembre de 2014

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle


Libro: Lincoln
Autor: César Vidal
Editorial: Acento Editorial
Edición: 2002

Hay políticos que pasan a la historia, la histeria y el imaginario colectivo que sin que sepamos apenas nada de la persona, sus logros y sus anhelos son universales. Hoy traemos una pequeña joyita que nos acercará a un hombre que todos aprendemos desde niños, sobre todo tras 1945 y el triunfo de la democracia sobre el fascismo de derechas, que el de izquierdas duraría hasta 1989, que luchó por abolir la esclavitud y que fue asesinado tras la guerra civil norteamericana y que sus logros seguirían vigentes cien años después y aún hoy donde la ciudadanía afroamericana aún lucha por salir de los guetos y la miseria...

Pero para el público del resto del orbe consumista y el europeo en particular sigue siendo un gran desconocido donde puede servirnos de guía para hacernos una idea de un hombre que creyendo en Dios y en su intervención en las cosas humanas nunca se unió a una congregación, pensaba que ninguna religión debía tener el amparo del Estado y ser todas iguales a sus ojos, que creía firmemente que la joven constitución de la joven nación consagraba a todos los seres humanos el derecho inalienable a ser libre, a progresar socialmente mediante los méritos del trabajo y que el color de la piel no constituye motivo de esclavitud en la democracia...

César Vidal es historiador, doctor en Historia Antigua (UNED), en Filosofía y en Teología (Logos University, EEUU) y licenciado en Derecho (Universidad Complutense de Madrid). Ha escrito numerosos libros sobre historia antigua y contemporánea, así como sobre judaísmo, cristianismo e historia de las religiones, y es colaborador habitual en distintos medios de comunicación.
 

Datos de 2002 y sacados como es habitual de la contraportada, ya sin más unos breves pasajes que os animen a su lectura acercándonos someramente a su biografía que sin ser densa y profusa sí nos traza el autor los rasgos fundamentales y vivencias que forjaron un alma universal:
 

Nuevos estados en la Unión, nuevos esclavos...
El 9 de septiembre de 1850, California entró en la Unión como 31º estado, y décimo de
los libres. Texas renunció ese mismo día a sus reclamaciones en el noroeste, pero seguía siendo el estado mayor de la Unión, seguido inmediatamente por California. Nueve días después fue aprobada la denominada `Ley del Esclavo Fugitivo´. El texto fue un éxito clamoroso de los esclavistas, ya que, en virtud de dicha ley, cualquier negro podía ser reclamado como esclavo en virtud unicamente de una declaración jurada del supuesto dueño o de su representante. El negro, por el contrario, no podía prestar testimonio y se veía privado del juicio por jurado.”


Lincoln y la esclavitud...
"Lincoln no confiaba en ver el final de la esclavitud en el curso de su vida, tal y como expresó a algunas personas cercanas en aquella época. Sin embargo, consideraba que era su deber contribuir a la llegada de ese momento. El 8 de julio se encontraba en Chicago dispuesto a enfrentarse con Douglas. Al día siguiente, el candidato demócrata pronunciaría un discurso desde el balcón de la casa Tremont que, fundamentalmente buscaba refutar el que con el tema de `Una casa dividida´ había dado Lincoln unos días antes. A juicio de Douglas, las pretensiones de Lincoln de que todos los estados adoptaran un punto de vista uniforme sobre la esclavitud constituían un ataque directo contra la soberanía de los estados y la libertad personal. Por si fuera poco, Lincoln chocaba directamente con lo formulado en la Declaración de Independencia y la voluntad de los Padres Fundadores, ya que el gobierno de Estados Unidos había sido `hecho por el hombre blanco, para beneficio del hombre blanco y para ser administrado sólo por el hombre blanco.”



Secesión...
"Sin embargo, a pesar de todas estas consideraciones, los estados esclavistas consideraron la llegada de Lincoln a la Casa Blanca como la culminación de una larga cadena de derrotas. Medio siglo antes, el mayor crecimiento de los estados libres les había privado de la hegemonía en el Congreso. En 1850, el Senado había dejado de ser su feudo particular para convertirse en un lugar donde sólo podían aspirar a mantener un empate indefinido. Ahora, finalmente, la presidencia les era contraria, y con ella no solo se les iría de las manos el poder ejecutivo., sino también el judicial, ya que el nuevo mandatario iría cubriendo las vacantes del Tribunal Supremo con magistrados de simpatías antiesclavistas. En otras palabras, estaban condenados a ser una minoría que podía verse acosada continuamente por la voluntad antiesclavista de los estados del Norte.”



Nuevas armas...
Por la tarde llegaron las nuevas de un enfrentamiento llamado a tener una resonancia histórica. El `Monitor´ y el `Virginia´ se habían enfrentado en un combate que había
durado dos horas. El navío unionista estaba peor armado que su adversario del Sur, pero había aprovechado con enorme habilidad su capacidad de maniobra y evitado de esa manera el verse dañado por su espolón. Aunque una granada había golpeado el puente del `Monitor´, provocando una ceguera temporal en el capitán de la nave, lo cierto es que no había dejado de combatir, e incluso había logrado hacer saltar algunas de las planchas acorazadas del barco sureño. Finalmente, el `Virginia´ se había retirado hacia Norfolk al comprender que no podrían forzar la derrota de los unionistas.”


Lincoln promulga la Proclama de Emancipación...
La promulgación final de la Proclama de Emancipación provocó un verdadero vendaval de reacciones, y ciertamente no puede decirse que resultaran por lo general positivas. Los radicales consideraron que se trataba de un texto alicorto que no encarnaba de manera la justa necesidad de emancipar a los esclavos; los demócratas del Norte tacharon a Lincoln de hipócrita, ya que después de afirmar que la guerra que se combatía sólo pretendía mantener la Unión, ahora quedaba de manifiesto que tenía también fines abolicionistas; los ciudadanos de los estados fronterizos temieron un estallido de violencia racial de horribles consecuencias, y finalmente, los nacionalistas sureños gritaron a los cuatro vientos que no se habían equivocado al advertir de cuáles eran las verdaderas intenciones de Lincoln y del partido republicano. Si el sur deseaba sobrevivir, no tendría otra salida que la de continuar el combate hasta el final por su independencia.”



Conclusiones bélicas tras la guerra...
Si la mortandad resultó tan elevada, se debió, sin ningún género de duda, a los avances
de la tecnología militar. En los combates marítimos y fluviales, los cañones adquirieron una mayor potencia y radio de tiro. En los terrestres, el ferrocarril y el telégrafo fueron objeto de un uso extraordinario, que Europa no conocería -y ni siquiera entonces con tanta profusión- hasta la guerra franco-prusiana de 1870-71. pero, sobre todo, mejoró considerablemente la potencia de fuego de las armas. Poco a poco, el fusil fue cediendo terreno ante el rifle, lo que significó que un soldado medio empleaba menos tiempo en cargar y disparar, pero también que su radio de tiro pasaba de algo más de setenta metros en un día claro a prácticamente quinientos. Por si fuera poco, la bala habitual, conocida como `minnie´, mejoró considerablemente la posibilidad de herir o matar al adversario. De hecho, la bala `minnie´ tuvo un efecto directo en la caída de las cargas con bayoneta y arma blanca -y de las bajas causadas por ese tipo de armas- hasta una proporción insignificante. Todavía más. La bala `minnie´ convirtió buen número de batallas indecisas, porque el bando vencedor -especialmente si se trataba del confederado- obtenía la victoria a un precio elevadísimo de hombres."


La triste realidad tras su asesinato...
"A doce años de la derrota en la guerra civil -una derrota que había significado el final de la esclavitud y el inicio de una era de esperanza en el terreno de la igualdad de derechos civiles sin tener en cuenta la raza-, los antiguos confederados habían logrado consolidar para sus estados un sistema social en el que los negros se veían desprovistos de prácticamente todos sus derechos como ciudadanos. La victoria había sido fruto de una siniestra combinación de ilegalidad, radicalismo y corrupción republicanos, sumada al nacionalismo, el rencor, la práctica de la violencia y el miedo de los blancos sureños. Muy probablemente, semejante resultado no habría sido posible de haber concluido Lincoln su segundo mandato y haber podido llevar a cabo su polñitica de cierre de las heridas causadas por la guerra. Sin embargo, tal posibilidad quedó radicalmente segada por el disparo de John Wilkes Booth, que, paradójicamente, no cometió un crimen inútil. De hecho, el asesinato de Lincoln permitió que la Confederación obtuviera una victoria política final después de haber sido derrotada en los campos de batalla.”



Historia apasionante de un hombre y un político apasionante, con dramas en la intimidad, estadista como hombre público y que de no haber sido asesinado igual se hubiera erradicado la segregación racial pero conociendo el percal de la política igual hubiera sido negada su importancia alegando que era un lunático que hablaba con Dios en sueños y tomaba las decisiones basadas en esos delirantes contactos con el Creador..
Muy recomendable para conocer una etapa histórica que ha dado lugar a histerias en turnos de noche tranquilos, horas extras nocturnas al calor de la caldera sin jefes en lontananza, lectura reposada de mesita, de estancias hospitalarias y para la suegra que se entere de una puta vez que aunque comamos de su sopa boba, nos tenga en el mismo concepto que un talibán tiene de una musulmana casquivana y nos trate como a negros cuando toca fregar, que la esclavitud ya no existe en el mundo civilizado, que en el otro persiste.
 
 
 
 
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 
 
 
 
 
 
 
 



theadversiterchronicle@hotmail.es



                                            

No hay comentarios:

Publicar un comentario