The Adversiter Chronicle

miércoles, 6 de marzo de 2013

"Un miércoles...un poema", suplemento poético


Colaboración de lujo de una buena amiga y conocida por los lectores y lectoras de The Adversiter Chronicle: la escritora gijonesa Caridad Santamarta.

 El primero de una serie de dos relatos cuyo estreno en Internet es un privilegio en exclusiva para
The Adversiter Chronicle.

 

 EL PRECIO DE UNA REBELDÍA

 La luna lucía su luz de plata cuando la joven se asomaba a la ventana, vivía en un lugar privilegiado sin ser zona  VIP, tuvo mucha suerte cuando sus padres adquirieron esa vivienda para ella.

    Era un primer piso de un edificio de tres plantas, le daba el sol  a todas horas del día, por la mañana  entraba por la parte de la cocina, baño y un dormitorio, y por la tarde por el salón y otras dos habitaciones.

    Estaba rodeada por  dos pequeños jardines, se ocupaba de cuidarlos el ayuntamiento, así que tenía espacios verdes, árboles y flores, ¿Qué más podría pedir?

   Pues no estaba contenta, la verdad es que no estaba contenta con nada, y lo más decisivo era que no estaba contenta ni con ella misma.

   Tenía razones suficientes para ello, ella misma se buscó lo que tenía.

   La soledad.

   Siempre quiso ser independiente y eso no es grave, lo que si es grave es implicar a su gente en ese descontento y conseguir que, quien estuviera a su lado siempre le tocara sufrir, porque la soledad le pesaba como el plomo,  y la cuestión era que siempre quería tener a alguien a su lado, pero ser ella el alma y la voz cantante en todo.

   Aunque presumía de su independencia, llegó un momento en que el amor llamó a su puerta, se casó con un hombre muy especial, en ese momento supo bien en qué manos  había puesto su vida.

   Pero eso no duraría, estaba claro quien era ella, y solamente mientras duró la pasión duró aquel matrimonio que parecía tan feliz.

   Este hombre que la enamoró no tardó en sufrir las consecuencias de la personalidad de esta mujer que iba hacia atrás, no admitía la ética de la sociedad, ni la ética de querer a nadie, no respetaba a las personas que estuvieran a su lado, con un matrimonio quería seguir viviendo a su albedrío.

    ¿Cual era la idea para su vida?

    Vivir, viajar, leer y no tener responsabilidad familiar.

    Tenía una hija de una antigua relación, a quien ya no quería desde que le dio el ser en este mundo, sus padres se la criaron hasta que tenía la edad de ocho años.

   A esa edad se la llevó con ella, y nadie sabe lo que esa niña pudo sufrir a su lado.

   Su marido ha sido un gran padre para esta niña, pero él no estaba durante el día en casa, trabajador cien  por cien, llegaba tarde a casa, pero  iba derecho a hablar con ella aunque estuviera ya acostada,  se interesaba por ella en todos los aspectos.

   Lo primero que hacía era darle un beso, después le preguntaba si se encontraba bien, como le había ido en el colegio, como había pasado el día, pero un  día si y otro también la encontraba llorando, porque su madre le había castigado  por algo.

   Hablaba con su  mujer y esta siempre recambiaba los motivos, quedando la niña como si fuera rebelde e indomable.

   Jordi tenia paciencia, demasiada, ¿Quien podría resistir diez años con Lis siendo como era?

  Cuando decidieron casarse los padres de Lis no daban vida al matrimonio nada mas que por unos tres años, conocían perfectamente a su hija, y sabían que eso no daría ningún resultado bueno.

   Pero ¿Cómo hablar y a quién?   A su hija no podían decirle nada, era superior a ellos en todo, nunca tenían razón en lo que dijeran, eran tontos, no sabían nada de la vida ni de como vivirla. Ella, si.

   Duró diez años, pero ¿Cuánto pasó el joven Jordi? él solo lo sabe y también la madre de Lis, por lo que iba viendo cada día que los visitaba.

   Pero llegó el momento en que Jordi dijo:-Se acabó todo, me voy para no volver.

   La niña había cumplido dieciocho años, era una joven muy bonita, pero no fue capaz de estudiar, ¿Cómo iba a centrarse en los estudios si cada día tenia una bronca en casa y presenciaba las discusiones de sus padres todos los días ?veía que su madre tergiversaba las palabras y situaciones de cada momento y de cada día, fue quien sufrió todas las consecuencias de no ser querida por su propia madre.

   Siempre le hacia quedar como si fuera la jovencita como una criatura imposible de corregir. A medida que iba creciendo ya se contrariaban discutiendo las dos por algo que terminaba siendo sin importancia, pero lo que hacia su madre por la potestad que tenia sobre ella "tenía siempre razón"

   Jordi le había adoptado legalmente, así que era su padre.

   Le pidió si la dejaba irse con él.

   Aceptó  encantado, a pesar de no ser su padre biológico.

   Han pasado los años,  están felizmente viviendo apartados de un infierno que había en el anterior hogar, a causa de la personalidad de Lis.

   Es ella quien vive en soledad, y ni ella se lleva bien consigo misma.

   Es una  lástima el precio que se paga por una rebeldía.

Caridad Santamarta
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 




 
theadversiterchronicle@hotmail.es                                                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario