The Adversiter Chronicle

sábado, 24 de noviembre de 2012

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

 
Polígrafo a Coto en Sálvame Deluxe: posiblemente la mejor mierda televisiva de 2012

¡Que fanfarria de auténtica buena mierda televisiva el Deluxe emitido el viernes en el dial Tele5 de “TELEMIERDA INC.”!

Aunque para los yonkis televisivos la edición nocturna de los viernes de Sálvame es el mejor bouquet de la semana, Jorge Javier y su circo de frikis amaestrados se han superado. Pero para que fuera posible se hizo necesario el rescate y protagonismo de un garante de buena mierda ventilando mierda, echando mierda y siendo un auténtico mierdas: el único y maravilloso Coto Matamoros que tantos momentos telemierdosos deliciosos nos hizo pasar en el ya, y cada vez más, legendario Crónicas Marcianas.

 Coto se sometía a preguntas al polígrafo y se enfrenta a una escuadrilla de ases de la mierda rosa: la siempre protagonista de fantasías onanistas que serían catalogadas de sado-maso en algunos estados de la Unión, Lidia lozano; el fatuo, irritante y espectacular de Kiko Hernández, azote y látigo de famosos e invitados que ladra pero muerde poco para lo que ladra cuando llega la hora de la verdad; la enigmática belleza que hace reprimir las ganas de practicar con su cuerpo placeres prohibidos María Patiño; la tempestuosa y parecida sacada del núcleo de una tempestad Mila Ximénez y el colofón del patético Jiménez Arnau que sigue añorando la Transición donde su humor era intransigente y a veces irreverente pero que ahora ya  hace que recites instintivamente las gracietas que hace, que sigo sin saber porque fingen quienes le tienen al lado que les hace gracia cuando qué puta gracia tiene ya.

 El caso es que se pasaron ratos inolvidables, momentos de éxtasis discutiendo si Coto le dijo a Sardá que le tocara la polla, que si se había cepillado en Tenerife a la Lidia Lozano, que si Kiko Hernández era maricón, que si la Patiño “patiñaba”…

Pero el clímax, el multiorgasmo neuro-televisivo llegó cuando le pregunta Jorge Javier si es homófobo…

¡Millán Astray, Queipo del Llano y hasta el mismísimo Franco, saldrían de sus tumbas para aplaudir y jalonar de desfile militar y banda de música con escolta de gastadores el discurso de Coto arremetiendo contra gays, lesbianas, el capitalismo, el feminismo, Chueca, San Francisco y cualquier otro lugar del planeta donde los derechos individuales y el respeto al prójimo sin discriminación por su credo, raza, ideología, orientación sexual o simplemente pensar distinto no sean perseguidos y exterminados.

La guinda final a su discurso fue cuando manifestó que si algún día se pare por el culo, pensaría que los gays son dignos de no ser exterminados.

¿Pensará que si algún día las mujeres tienen pene el lesbianismo también debe ser rescatado de las cámaras de gas?

Es de esperar que Ruiz Mateos haya visto el programa y se sienta reconfortado de saber que aún hay españoles con dos cojones de hablar alto y claro con santa moral cristiana que le alivie del purgatorio de sus movidas empresariales.

 Hubo momentos de máxima excitación donde vocablos como polla y mierda se repetían tan constantemente que condenarían al infierno a un convento de ser escuchadas por oídos píos.

Sin embargo parece que Jorge Javier entra en declive ya que hizo el numerito de ausentarse del plató cuando Coto lanzó su discurso digno de voluntario serbio en la estepa rusa encuadrado en las filas de las SS. Ya hizo lo mismo con la inefable Teresa Campos, pero entre la publicidad a su libro y la escapadita cuando si tanto se escandaliza para qué la hace, conoce de sobra a Coto Matamoros, resultaba sobreactuado e ínfulas de vedette que hacen que su magia como maestro de ceremonias de mierda televisiva pierda enteros y frescura.

Un Coto Matamoros decrépito comprado con el visto y que tras su tatuaje en la quijotera, media quijotera para ser exactos, parece un yonki tras pasar 36 meses en la galería de la U.T.E del Hotel A la sombra.

Pero Coto es un miura demasiado grande para los espadas, incluyendo por desgracia a Jorge Javier. Tiene tronío en sus diatribas, pitones sin afeitar a la hora del cuerpo a cuerpo y arte a la hora de insultar, denigrar, provocar metiéndose con la madre del contertulio y arte a la hora de aparecer como el impresentable de mierda que es para delicia del televidente.

Por fortuna, se hacía necesario cortar y descansar de tantos estímulos de buena mierda televisiva, se hizo un paréntesis entrevistando a ese juguete roto que es el sonado de Poli Díaz, el que fuera magnifico Potro de Vallecas.

Su intervención no tenía mucho interés salvo ver a lo mierdas que se llega si tienes la desgracia de ser uno de los subproductos barriobajeros del sistema y tienes la oportunidad de tocar la gloria. Le habían atacado en la calle pero al poco de escucharlo hace que te pares a pensar que la vida es una lotería y que los golpes en la cabeza no son recomendables.

 

Afortunadamente, ya reposados y meados, volvió la segunda parte de la presencia de Coto en el polígrafo, esa máquina que mide parámetros, no otra cosa, y el veredicto de la máquina interpretado por una señora que no sé quién es pero maneja el polígrafo.

Lo mejor, causa del orgasmo telemierdoso final, era la presencia física y enfrente de su vista de su hermano Kiko matamoros.

Si hay algo español, tradicional y mierdoso son dos hermanos enfrentados a muerte, pero verlo en directo es sencillamente el paroxismo. Se lanzaron mierda familiar a dar y tomar en una cancha televisiva donde Kiko acabó arrollado, indignado y amenazante de medidas legales ante el revés de Coto, sus subidas a la red de la auto denigración como persona y ente deseando que el cada vez más cegato de su hermano se quede ciego de verdad, sacando trapos sucios familiares que hicieron las delicias de las neuronas yonkis de mierda televisiva, espectáculo grandioso de ventilar mierda que sencillamente fue de lo mejor visto en “TELEMIERDA INC.”  en este 2012 hasta ahora.

 Y es que Coto reúne todos los ingredientes para ser a la mierda televisada lo que la harina de repostería a un bizcocho en el horno: hace subir la masa de mierda a niveles de indigestión, un tratamiento Ludovico catódico que logra arcadas si ves documentales, programas de cultura y divulgación o una película tipo Sonrisas y lágrimas, Quo Vadis o  del Steven Seagal.
Es de agradecer su presencia y deseamos que siga apareciendo cotidianamente y no esporádicamente porque es garantía de buenos y gratos momentos para yonkis finos de “TELEMIERDA INC.”.
Y es que para triunfar en “TELEMIERDA INC.”, un programa debe reunir los ingredientes que tuvo Jorge Javier: que el programa sea una auténtica mierda, que los colaboradores sean buenos catadores de mierda y que el invitado principal sea una auténtica mierda. El resultado es una mierda elevada al cubo.

Por todo ello, The Adversiter Chronicle presenta la candidatura de Jorge Javier al Premio Ondas y del Deluxe del viernes 23 de noviembre la mejor mierda televisiva de 2012. Será difícil que se supere el listón del polígrafo a Coto Matamoros.

¡Felicidades a Tele5!
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org/






theadversiterchronicle@hotmail.es






No hay comentarios:

Publicar un comentario