The Adversiter Chronicle

sábado, 17 de septiembre de 2011

"Del derecho pero al revés", por Palomino Gargajo Bilioso

Los tres grandes retos actuales de España

España se enfrenta a tres grandes retos en éste ya siglo XXI. Retos que comienzan por un grave déficit de cultura en educar democráticamente, la crisis económica y la nueva “transición” ante el próximo fin de ETA.

De nada sirve que tengamos un profesorado, que es el mejor preparado en la historia de España, que inculque valores ciudadanos y democráticos cuando los alumnos vuelven a sus casas y se encuentran comentarios tipo: “Zapatero habría que fusilarlo” o “Rajoy es un puto fascista”. Por mucho que se eduque en las aulas, las familias siguen ancladas en la Guerra Civil y la clase política juega a la manipulación. Así, las futuras élites educadas en colegios privados crecen en el culto al líder vaticano incrustando en sus mentes razonamientos basados en la religión, enemiga de la razón, y por el otro lado en el culto al humanismo de lucha de clases, ambos teoremas trasnochados, caducos y moribundos. Luego, en determinadas comunidades autónomas se predica por parte de las instituciones autonómicas educar en los valores democráticos pero desde el lado del terruño de forma que el que no piense igual está en contra. Así, tenemos un panorama desolador de jóvenes bien alimentados y crecidos que se anclan en los teoremas de sus mayores. De nada sirven las líneas transversales de éxitos deportivos cuando el entorno no admite a “la roja” y otros manifiestan que se alegran de que las selecciones de España en distintas competiciones fracasen.

Es fundamental que los padres entiendan de una vez que España es una comunidad y lugar común tanto desde un punto de vista etnográfico como político. Los intentos de crear etnografías en base a la inmersión lingüistica o fantasiosas memorias históricas es un error que conlleva atraso, pérdida de sinergias y finalmente enquistamiento de confrontación.

Asistimos al final de recorrido de dos generaciones de clase política que a la vez que hicieron posible la Transición ahora se resisten a asimilar que los tiempos han cambiado, que España forma parte de la Unión Europea y que en democracia es igualmente necesario un gobierno sólido como una oposición fiscalizadora y que plantee alternativas. Los infantes escolares serán quienes tengan la responsabilidad en el futuro de mantener y mejorar los logros y corregir las carencias que les leguemos. Pero un simple comentario en casa puede anular toda la educación escolar y mantener en las mentes el odio, el enfrentamiento y la falta de espíritu de concordia.
La sociedad española debe realizar un examen de conciencia y la clase politica entender, comprender y ver que hace falta una renovación de formas y maneras. Amar y mantener la cultura propia no implica anular la cultura común. Anclarse en viejas ideologías de la Guerra Fría y alimentar el oscurantismo que acompaña toda fanatización de la religión es un grave error que nos hará pagar en el futuro los pecados que ahora cometemos.

La crisis económica, la cual es sólo un ciclo pero que aún está en su ecuador, saca a la luz los problemas estructurales de nuestra economía, que se sostiene en base al turismo, mostrándonos el engaño de creer en la economía de la construcción y una industrialización que por carencia de materias primas y nuestra situación periférica no es en el momento actual una alternativa.
Zapatero cometió el error de estar mal asesorado y que ésto le llevara a mentir a la ciudadanía. Rajoy comete el error el prometer falacias cuando, de ganar las elecciones, se verá obligado a acometer el inicio de la reforma estructural de nuestra economía. Pero al seguir las formaciones políticas, todas sin exclusión, en la cultura de educar en el enfrentamiento, se han perdido tres años de crear directrices para el bien de todos y crear mecanismos de atenuación de las consecuencias de la crisis económica. Hace ya mucho tiempo, demasiado, que los dirigentes de los partidos políticos fueran pragmáticos, como lo son para mantener sus privilegios y perpetuar el sistema de elección, y todos juntos dijeran al país que había llegado la hora de enterrar el enfrentamiento fratricida y remar todos unidos para capear el temporal.
Es fácil predecir el futuro: el PP no logrará los votos que esperan en su totalidad, el PSOE no sufrirá un descalabro catastrófico y los partidos regionalistas como PNV y CiU lograran los suficientes para chantajear en sus pedagógicas posiciones con una izquierda lacerante que sacará los sindicatos a la calle y una derecha rehén del Opus, los medios de capital ultra y una generación de pijos bien preparados que gustan de gafas de sol, cuerpos musculados y cantar himnos fascistas. España será una vez más retrasada, atrasada y anquilosada en comparación con sus vecinos europeos en aras de la demagogia, la falacia y la mentira interesada basada en la verdad tergiversada.
Hay síntomas de esperanza pero la crisis es inmisericorde y son los políticos quienes deben dar los primeros y fundamentales pasos dejando de alimentar, consentir o simplemente mirar a otro lado de los intereses del poder trasnochado, mercantilista y manipulador que perpetúan el enfrentamiento y la falsa cultura democrática de exigir sin respeto al otro.


Y luego tenemos otro reto como es el fin de ETA político militar. Este fin ha de estar basado en que los culpables de delitos de sangre vean cumplidas sus penas íntegramente para que las víctimas tengan justa memoria y resarcimiento, pero la sociedad ha de comprender que al final de toda guerra es necesario combinar la convivencia en común con quienes antes eran enemigos. La democracia y los demócratas deberemos hacer ver que, una vez condenados los asesinos, los simpatizantes de los mismos sin delitos de sangre ni colaboración en los mismos tienen el mismo derecho que el resto de españoles, aunque no quieran ser españoles, a manifestar sus ideas. Mientras se siga en las posiciones enconadas, unos alegando justicia y los otros alegando injusticia, el conflicto siempre existirá.
Gilipolleces como alegar que una carnavalada como hacer una parodia del Rey es motivo y prueba de que ETA sigue vigente como antes, es igual de cretino que un grupo de falangistas protestando porque unos disfrazados de picoletos se comportan como comunistas minando los pilares de España.
La situación actual es que los abertxales que están en contra de la lucha armada, del terrorismo, reclaman igualdad de trato y quienes se llaman defensores de España se lo niegan por estar vinculados ideológicamente con ETA, cuando estos mismos defensores defienden ese otro terror que fue la Guerra Civil y la victoria del bando fascista.

Los retos no podrán ser superados si no tomamos conciencia quienes se definen demócratas en educar en el respeto a los valores institucionales y quienes los representan, la fe de que es la ciudadanía, libre de chantajes anclados en el pasado, quien decide mediante el voto y que el pasado ha de ser estudiado para no repetir sus errores y el dolor que éstos causaron, han de ser el cuaderno de bitácora para el rumbo que hemos de tomar.
Los profesores educan en el respeto, el conocimiento y la convivencia, pero su esfuerzo será inútil mientras en los hogares de los alumnos sean los adultos los que siguen el juego ignorante de una clase política que prefiere cerrar los ojos y seguir perpetuando el enfrentamiento, los dogmas y que las creencias ideológicas y religiosas oculten que todos somos iguales ante la Ley intentando aprovecharse de la misma para mantenerse en sus posiciones.

Nuestros hijos pagarán en el futuro el error de un presente obcecado en el pasado...


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr.
http://theadversiterchronicle.org/

theadversiterchronicle@hotmail.es                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario