The Adversiter Chronicle

sábado, 25 de marzo de 2017

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: El librero de Kabul
Autor: Äsne Seierstad
Editorial: Maeva Ediciones
Traducción: Sara Hoyrup, Marcelo Covián
Edición: Enero de 2004

Todos sabemos situar Afganistán en el mapa, enviamos a nuestros soldados a combatir, donamos millones de dólares para ayuda humanitaria y apoyamos la lucha contra el integrismo pero no sabemos nada del día a día, de los sueños, de las esperanzas y de las pesadillas cotidianas de la ciudadanía afgana a la que vemos bajo el prisma que nos muestran las noticias y los tópicos de gentes atrasadas y tribales...

La propuesta de hoy es un viaje al año cero tras el derrocamiento del régimen talibán que impuso las leyes coránicas a base de sangre y amputaciones sin excluir lapidaciones. A través de la observación por parte de la autora del universo doméstico de un ciudadano afgano de Kabul, dueño de una librería y una editorial que aspira a un Afganistán moderno y próspero tanto material como socialmente que se considera a sí mismo un liberal pero que en su casa, en su feudo, aplica un machismo y un autoritarismo avalado por una visión de la religión islámica que se les inculca desde la infancia.

Es una lectura áspera y casi desagradable para el lector occidental donde el integrismo religioso ha sido contenido desde la Revolución Francesa y la liberación de la mujer desde 1945. Es un mundo atroz donde la mujer es sólo un objeto cuyos sentimientos son irrelevantes y el sometimiento una virtud. Pero también la crónica de una juventud que aspira a libertad pero termina sucumbiendo al sistema omnipresente donde bajo la interpretación interesada de los preceptos en que se adoctrina la misma dominan y gobiernan cada acto personal...

Äsne Seierstad es quizás la más joven y respetada corresponsal de guerra de Europa. Nacida en Oslo en 1970, ha cursado estudios de ruso, español e historia de la filosofía en Noruega y ha trabajado como corresponsal de prensa en distintos países: en Moscú entre 1993 y 1996 y, después, en China. Entre 19989 y 2000 estuvo destinada en Kosovo como reportera de guerra para la televisión noruega. Más tarde, en el otoño de 2001, pasó varios meses en Afganistán tras la caída de los talibanes, y en el año 2003 estuvo en Iraq durante la guerra. Ha recibido numerosos premios, dentro y fuera de su país, por sus reportajes sobre Kosovo, Chechenia y Afganistán.
Datos sacados de la contraportada y actualizados al año de edición, pero sin más verborrea una breve reseña que os incite a su lectura:

Ser mujer en Afganistán...
"A los dieciséis años, Sonya pasó de niña a esposa en un abrir y cerrar de ojos. Había llorado al principio, pero -buena chica como era- pronto se acostumbró a la idea. Había crecido sin expectativas en la vida, y Sultán había hecho buen uso de los dos meses que duró el noviazgo. Había sobornado a sus padres para poder estar a solas con ella antes de la boda. En rigor, los novios no deben verse entre el inicio oficial del noviazgo y la boda, pero esto no suele cumplirse. Aun así, una cosa era que los novios salieran a comprar el ajuar juntos y otra muy distinta que pasaran las noches juntos. Era inédito. El hermano mayor de Sonya había querido defender el honor de su hermana cuando se enteró del dinero recibido por sus padres para dejar a Sultán compartir el lecho con ella antes de la noche de bodas. Así y todo, hasta él fue silenciado con monedas contantes y sonantes, y Sultán se salió con la suya. En su opinión, le estaba haciendo un favor.
- Hace falta prepararla para la noche de bodas. Ella es muy joven y yo soy un hombre con experiencia -arguyó al hablar con los padres de Sonya-. Si pasamos tiempo juntos ahora, no tendremos ningún susto la noche de bodas. Prometo no abusar de ella.”

Libro imprescindible para tratar de comprender lo que ocurre en un país y en toda una sociedad global como es la islámica donde la religión aún no se ha separado del poder civil y legislativo, no han tenido la oportunidad aún de separar religión de Estado. También para hacernos caer de la burra de nuestra narcosis consumista que nos hace pensar que porque un país se diga democrático y aliado de Occidente ya se respetan los derechos humanos y la igualdad de sexos que disfrutamos tras siglos de lucha social por quienes nos precedieron...
Imprescindible.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                  
                                                   








No hay comentarios:

Publicar un comentario