The Adversiter Chronicle

sábado, 28 de abril de 2012

"Ajedrez", por el profesor Rufus Cjësswick


Ajedrez: La partida, metodología de nomenclatura

Hemos llegado por fin al momento supremo de enfrentarnos al contrario: el programa de ajedrez Ultra Chess que acompaña al SO Windows7.

Hay mucha leyenda urbana acerca de si es más conveniente o no empezar con blancas o empezar con negras. Está claro que las blancas parten con ventaja táctica, pero descubriremos que al buen aficionado se la suda un color que otro. Si  en algún momento llegáis a pensar que se os da mejor unas que otras, es que no habéis entendido nada y jamás seréis un gran general del damero.

Como de lo que se trata es que logre engancharos a jugar al ajedrez y posteriormente que lleguéis a desear tener una oportunidad de enfrentaros al contrario y puesto que el ajedrez es el juego más parecido a una guerra,  utilizaremos símiles de nomenclatura militar:

Reina: Cuerpo de Ejército
Rey: Comandante Supremo
Torre: Unidad Acorazada
Caballo: Unidad de Artillería
Alfil: División Aerotransportada
Peón: División de Infantería

Aunque a simple vista os pueda inducir a la risa tales símiles, veréis que llega un momento en que sentís la refriega del tablero y la adrenalina ante la posibilidad de asestar, sorprender, emboscar  y atraer a encerronas al contrario para su sorpresa y nuestro deleite.

Por otra parte, espero que no cojáis el vicio tan extendido de creer ese baremo, adecuado para iniciarse pero inútil a la hora de la verdad, de cambiar fichas por un supuesto valor cardinal, ninguna partida es igual y a veces una unidad debe perder ante un adversario menos potente. Debéis perder el miedo a perder piezas, siempre nos ocurrirá. Pero lo que hace del ajedrez un deporte es que nunca se pierde porque s e aprende de cada derrota. Esta serie sobre el ajedrez no trata de que se memoricen jugadas y partidas más allá de lo que cada cual quiera hacer con sus neuronas. La práctica, la veteranía en el combate adquirido a lo largo de las partidas os volverá más astutos y audaces pero también prudentes y alerta.

Mi recomendación es que cuando juguéis con un contrario humano, siempre de mutuo acuerdo, pactar la victoria a 3 puntos, siendo 1 punto la victoria y medio punto las tablas. Esto facilita que por ejemplo en el chigre logremos inducir a jugar a personas que aun sabiendo al menos los rudimentos les asusta el tablero como un teclado de ordenador asustaba a la ciudadanía de mediana edad hace 10 años…

Prescindiré de utilizar el lenguaje descriptivo del ajedrez, se trata de ver un tablero, un rival y pasar un delicioso momento tratando exterminar su ejército y capturar para dar jake mate a su Comandante en jefe, el rey.

Si logro que enfrentaros a vuestro ordenador en el tablero de ajedrez os sea estimulante y atractivo, os recomiendo jugar tandas de 100 partidas, el juego trae una aplicación estadística que nos marca porcentajes y rachas de victorias, derrotas y tablas muy atractivo, e ir anotando a lo largo del año los resultados de cada tanda. Luego podréis sacar partido del Office y hacer estadísticas y demás zarandajas que amén de entretenidas os dirán vuestro nivel de mejora o de fracaso de vuestros intentos por mejorar vuestro juego…

Pero recordar siempre que el ordenador es sólo un esparrin, que se basa en las matemáticas para derrotaros y que cada nivel de los diez que hay de dificultad es simplemente darle más tiempo a calcular o menos; enfrentarse a otro ser humano requiere concentración, no concentrarse, y aprender a sentir el tacto del gatillo. De igual forma recomiendo que si veis que el desarrollo de la partida os hace pensar que no tenéis nada qué hacer ante vuestra inferioridad ante la máquina, deis a la opción “retirarse” y empezar de nuevo. Si os dais tregua, si dejáis de echar la partidita habitual, habréis sido derrotados por el desánimo, el miedo y moriréis renegando porque podíais haber plantado cara al contrario y os escondisteis como cobardes.

Recordaros que no hay estúpidas reglas de caballerosidad, salvo que juguéis contra una mujer que entonces a veces una derrota en el tablero es una victoria a la hora del desayuno, y que cualquier táctica, exterminio de piezas o prolongar la agonía del contrario, siempre respetando las reglas de juego, es totalmente lícita y un deber.

No hay lugar, al igual que en el combate, para la piedad.



Terminada esta introducción a la metodología a seguir, deciros que jugaremos una tanda de diez partidas que ocuparán cada una un capítulo y donde veremos paso a paso como ir cogiendo destreza en el combate, con explicaciones  sencillas y comprensibles de tal forma que os animéis a prescindir de mi y os lancéis en solitario al combate…



The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV




 theadversiterchronicle@hotmail.es                 



No hay comentarios:

Publicar un comentario