The Adversiter Chronicle

sábado, 19 de noviembre de 2011

"El ojo púbico", por P. Gargajo Bilioso

“El ojo púbico”, una sección de Palomino Gargajo Bilioso en exclusiva para
 The Adversiter Chronicle


Una campaña electoral decepcionante
Es posible que dentro de dos décadas se rescaten los archivos audiovisuales de esta campaña electoral de 2011 para las elecciones generales y quienes analicen la información se pregunten qué clase de ceguera tenía esta clase política que en un juego de funambulismo contagió su ceguera a la ciudadanía llamada a las urnas.
Porque  hay que estar ciegos para hacer una campaña electoral en las coordenadas habituales cuando España y los españoles se enfrentan a una legislatura que estará marcada por las medidas y actuaciones para navegar por la segunda parte del ciclo económico de crisis: la crisis genuina tras el periodo recesivo, culminado cumpliéndose las peores opciones y que hará tambalearse en el
primer semestre de 2012 los mismos cimientos de ese edificio en continua construcción sin culminar las obras y que pueden quedar rematadas pero no por fin de obra sino de un tiro en la nuca por el capital del 
 Sistema que necesita adaptarse y tras exigir inyección de recursos a los estados ahora pide una Europa que escore a un modelo federal de arquitectura política ya que el capital quiere grandes mercados consumistas tipo USA, China, Rusia y la India, aunque esto no interesa ser desvelado. El sistema de naciones con soberanía propia cediendo un pequeño porcentaje de la misma y formando una unidad consumista como es la actual UE, ya no le sirve al Sistema totalmente colapsado tras querer ser avariciosos promoviendo el consumo a crédito.

Así que tenemos unos políticos que prefieren seguir jugando a ver quien gobierna cuando en un periodo de ciclo de crisis como el que vivimos, la inteligencia dice que hay que unirse.
No unirse por la convicción de formar parte de una etnografía política y social, ojalá, sino porque todas las capas sociales sienten ya la crisis. Si España tuviera políticos con talla de estadistas, fuese cual fuese el resultado del 20N, el vencedor buscaría hacer un gobierno fuerte y representativo para preparar, informar y hacer saber a la ciudadanía que nos esperan medidas muy severas y de repercusión en la sociedad para realizar el tan necesario cambio estructural económico que necesita el país.
Por otra parte, si algún votante piensa que el partido de la ideología de sus amores tiene la capacidad de maniobra en el gobierno de implantar las medidas de obligatoria implementación, véase el caso de Italia, los líderes de esos partidos amorosos debería de dimitir, dejarnos en manos de la UE y ser el primer estado europeo que da el paso hacia los EEU, los futuros Estados Unidos de Europa.
¿Delirio? El tiempo da y quita razones, díganmelo dentro de tres lustros, apuesto una cena…

Pero ciñéndonos a la campaña electoral, tenemos un PSOE que trata de retomar los controles de los mandos para evitar un desastre. Pilota un atleta, un tipo que sabe lo que es tener la carrera perdida pero que quiere llegar a la meta sin bajar de la segunda posición. Para ello, siguiendo los axiomas, elige de candidato al único miembro del partido y del gobierno que mejor imagen tiene: la del ministro del Interior que tradicionalmente por la guerra a ETA tiene buena imagen y buenos puntos porcentuales de simpatía en las encuestas, Rubalcaba.
Es cierto que su estilo a camino entre pedagógico y evangelista pero que en la recta final escoró, tras el debate televisivo con Rajoy a las tonterías dialécticas de siempre en campaña de atacar al contrario e insultar sin llegar al atentado al honor.

El PP va de “sobrao” y actúa en mítines y demás circo electoral ante las cámaras con un discurso que si no fuera por la crisis, haría que el PSOE diera la vuelta a las encuestas dado que ni aporta soluciones ni ofrece recetas el candidato Rajoy en sus mítines. Se limita a reprochar, prometer que hará los cambios y no dice la verdad: necesitará un consenso con sindicatos, agentes sociales y capas productivas de la sociedad que por tradición están a su izquierda y que si son azuzados saldrán a la calle con el resultado hipotético de un escenario de confrontación que ralentizará el cambio estructural y pondrá a España a rebufo de “potencias” europeas como Polonia, Austria o Luxemburgo.

Los nacionalistas por una vez no pueden hacer campaña común para unas generales. Con una CiU acojonada por la revuelta que ha levantado el que Cataluña fuera seleccionada para experimentar la semi privatización de prestaciones de salud que tradicionalmente gestiona el Estado. El hecho de que lo hagan gobernando en Cataluña sin culpar al resto del país, indica que es la UE quien ordenó el ensayo…
El PNV, descolocado tras tener que estar en la oposición en Euskadi, hace campaña en clave de consumo interno sabiendo como sabe que sacará representación y será necesario como siempre.

IU y demás partidos a la izquierda del PSOE, cuentan sacar buen resultado, claro que siempre lo esperan y salvo anomalías residuales periféricas, pocos se creen ya su discurso ocultado tras capas de indignación de la capa social más afectada pero que cualquier obrero sabe que son falacias sus promesas y aunque es romántico seguir creyendo en la utopía, la realidad se impone en la cola del paro. Por otra parte Llamazares es más zar que el Putin y su tono resulta agresivo aunque diga verdades como puños y levante los puños con medias verdades.

El caso de FAC es interesante desde un punto de vista de antropología política. Con una reforma de rostros, tenemos a un candidato al congreso FACista que no está ni para y el dirigir una excursión infantil al  parque de los columpios, con unas bases que aún se creen la propaganda stalinista de culto al líder y el discurso de tener al enemigo continuamente enfrente con una ideología que tras la patina de fervor asturianista esconde raíces nazis puesto que los mejores nichos del hormiguero lo conforman residuales del franquismo, meapilas beatos y enlaces del capital que le financian. Sacará un buen resultado y cuando las hormigas hayan acabado de libar la celebración les pondrá a trote cochinero a combatir al nuevo enemigo una vez pacte con Rajoy: Europa. Siguiendo el diseño de su estrategia, no atacará a Rajoy y cuando el gobierno le niegue sus desbaratadas peticiones, dirá a las hormigas, hay que ser hormiga para tragar esos sapos, que la UE quiere joder a Asturias y que la democracia interna deberá ser sacrificada, una vez más, en aras de lograr hacernos oír
en el Parlamento Europeo.
Lo mejor que harían las hormigas es velar los distintos PGOU de los concejos y que la saga financiera que le apoya no saque los réditos que espera sacar…

Una campaña electoral que ha desperdiciado la oportunidad de decir a la ciudadanía lo que nos espera y que sigue orientada a coger la poltrona mientras la plebe se traga los eslóganes, sigue tragando el anzuelo y pelea entre si misma como si fuera un Madrid-Barça sin que nadie nos despierte del engaño y nadie nos prepare para lo que se avecina en 2012.

Hay que ir a votar porque, como ocurre en Asturias, mucha gente se quedará en casa pro no apoyar a candidatos tipo Ovidio y esos votos o se quedan sin usar o se derivan a formaciones demagógicas tipo FAC, IU o nacionalistas de pintas contra sistema o defensoras de la boina terruñera con destino en lo universal.
Quedarse en casa sólo dará alas al Sistema para imponernos medidas draconianas, no lo duden ni un segundo: 2012 podrá a prueba muchas cosas, desde las que creíamos inalterables hasta las que son alterables.
Y la factura la pagaremos todos, sólo se dirime si a partes iguales o a partes desiguales, ésto último como suele ocurrir casi siempre…

  
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr.



theadversiterchronicle@hotmail.es                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario