The Adversiter Chronicle

domingo, 20 de noviembre de 2011

"Del derecho pero al revés", por P. Gargajo Bilioso


FAC: un buen resultado aunque parezca lo contrario

Si se para a escuchar análisis e incluso se observan algunos gestos de las hormigas, lo malo de un hormiguero es que si la hormiga reina comete un error se resienten sus siervos, da la impresión de que el resultado de FAC, el partido, con un representante en el Congreso parece un mal resultado.
Esta percepción es favorecida por los medios de comunicación y las ansias que FAC, el tipo, inoculó a sus hormigas con la falacia de lograr grupo propio en el Congreso. Que las hormigas se tragaran tal objetivo y desgastaran las botas y parte de las neuronas en lograrlo sólo demuestra la demagogia para su interés de FAC, el tipo, y el desconocimiento brutal de sus hormigas del número de votos que hacen falta en Asturias para lograr grupo propio a nivel nacional.

Pero lograr un representante es todo un triunfo con varios puntos en contra que le dan más mérito.
El primero un líder que les puso un objetivo casi inalcanzable toda vez que sus decisiones como líder de FAC le han quitado admiraciones, le han restado votos de un PP asturiano que sigue en guerra civil pese a que el triunfo de Rajoy parece darles la razón pero que seguramente el oficialismo Gabiniano aprovechará para hacer venganza; decisiones ya desde el congreso que sacrificó el ala centro izquierda de FAC, el partido, con la capacidad de movilización y trabajo que hizo que Cascos retornara por clamor de la plebe a la política y que ha dejado el partido en manos de ejecutivos que gustan de arengas y sentir los cañonazos desde sus despachos ante los micrófonos y alejados del verdadero sentir de las bases más allá de los discursos en actos de masas entregadas de antemano, de las hormigas que realmente cogieron el pico y la pala…

La segunda una especie de boicot informativo que hizo que la repercusión de la movilización de las bases de FAC en Madrid y en Asturias no tuviera reflejo en imágenes de telediario, fotos de periódicos y analistas radiofónicos; negando de esta manera a las hormigas un escaparate de su trabajo ya que el proselitismo evangelizador por si mismo no es determinante para un buen resultado de lograr difusión entre la masa electoral e influir en la elección de voto.

La tercera es la actuación de FAC, el tipo, como Presidente del Principado.
Con declaraciones populistas y diseños imposibles que luego son modificados cuando no sencillamente paralizados y en el peor de los casos provocando enfrentamientos en la misma sociedad que para poder llegar FAC, el tipo, a donde está le prometió a la misma concordia y unión para levantar Asturias.

Pero en los tres casos sólo hay un único culpable: el que prometió e incumple decapitando las hormigas a quien ose critica interna basada en la democracia interna de que hace gala FAC, el tipo y sus ejecutivos, pero que en realidad hace que las bases ataquen furibundamente a quien haga crítica.
El que se ha atrincherado en un regionalismo mezcla de tópicos y demagogias poniendo en su contra a los mass media cuando tiene la experiencia y el talante de lograr ganárselos aunque es imposible cuando el cuarto poder fiscaliza y señala los engaños. Una vez más FAC, el partido, tiene otro enemigo enfrente para el hormiguero cuando en realidad el enemigo lo tienen en ellos mismos inducidos por FAC, el tipo, y su gabinete de estrategia.

Más allá de matices ideológicos, más allá de fanatismo inducido donde la victoria no tiene alternativa aunque el objetivo marcado sea un imposible, FAC ha obtenido un resultado excelente.
Excelente porque Asturias tiene una voz más allá de las voces que deben acatar la disciplina de voto en último momento y significa que la idea de un grupo asturiano en el Congreso cala en la sociedad astur.
El desánimo que podría cundir entre las hormigas no ha de ser tal. Han bregado y remado más allá del límite necesario aunque una vez más han sido carne de cañón. El efecto psicológico de hacer creer a las bases en un modelo metafórico de mente colmena en un hormiguero, hace que tal vez no sean objetivos a la hora de analizar los resultados.
Pero no es así. Su trabajo no podía tener más recompensa pese a la propaganda consumo interno. El objetivo no confesado era sacar una mínima representación. Sin dejar de tener ilusión, FAC, el partido, debería despojarse de ese absurdo mimetismo con hormigas y pensar como primates. El desánimo que les pueda invadir en el fondo de sus corazones, no es tal y por el trabajo hecho sería la hora de que exijan el cumplimento de la promesa de congresos locales y, terminada la guerra, llevar de verdad la democracia interna al partido lo cual renovaría ilusiones de personas que lucharon por Cascos y fueron eliminadas por FAC, el tipo, y sus ejecutivos que recordemos provienen del PP asturiano y venden la imagen de familia política con tácticas de familia  política mafiosa.

Las bases de FAC han logrado un casi imposible en un escenario hostil y dbeen sentirse orgullosas pero deberían desprenderse de lastres como el mismo orgullo, la soberbia de pretender tener la razón y el pensar como colectivo y no como mente colmena donde no se hace crítica constructiva ni se cuestionan las decisiones de la jefatura en aras de lograr el objetivo y luego enmendar errores.

Si Francisco Álvarez Cascos no lleva a FAC a un camino de democracia interna y saber hacer autocrítica, sólo demostrará que lo que quiere en realidad es que surja una figura en el partido que le haga sombra  y dará a sus hormigas otro objetivo, aunque al tener que pactar con Rajoy, los objetivos regionales y nacionales se agotan. Si finalmente decide lanzarse a la lucha de las europeas alguien del hormiguero debería reclamar un congreso.

Los objetivos de FAC en cuanto a nivel regional, siguen intactos. En unas elecciones locales FAC ya ha demostrado su potencia y muchos votos que se decidieron por Rajoy son votos de FAC que volverán en condiciones normales a FAC para las locales.
Pero es una carrera de fondo, un camino a recorrer que si no se corrigen los graves errores internos que hasta ahora permanecen solapados hará que poco a poco las personas honestas, que jamás debieron consentir ser hormigas, abandonen un partido que pese a quién le pese escucharlo se basa en un liderazgo personalista de culto al lider y creer fanáticamente en sus palabras.
Felicidades a las bases de FAC, el partido, y que no se dejen llevar por la decepción oficial porque anoche los generales y el césar se aplaudieron de conseguir el objetivo fijado: simplemente tener presencia en el Congreso de los Diputados.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr.




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario