The Adversiter Chronicle

lunes, 17 de junio de 2013

Crónica (di)social


Asamblea Extraordinaria de HIERBABUENA

Una crónica de nuestro enviado espacial Skizo´s Blues

Gran éxito de asistentes a la asamblea extraordinaria de la asociación Hierbabuena, en comparación con anteriores citas asamblearias, celebrada en el incomparable marco de Santullano, ese coqueto y acristalado mazacote que esconde en sus entrañas un sótano digno de la mejor tradición del búnker anti nuclear soviético pero que ha quedado compartimentado en salas.


Comenzó la asamblea en segunda sesión con precisión inglesa y sin tradición hispana de retraso. Pudo verse entre las filas de la plebe social a Silvino, abnegado responsable de la sección deportiva que andaba barruntando estrategias futboleras, Fernando Estrada, socio que presentaba su candidatura para ocupar la Secretaría, generoso acto de sacrificio personal y de preocupación por la asociación...

Y es que el intríngulis de la asamblea residía en el proceso electoral que se está llevando a cabo en Hierbabuena donde la directiva presidida por Tomás López Corominas entrega el relevo tras arduos años de sacrificio neuronal y de tiempo cuando no en ocasiones en anónimo y no reconocido esfuerzo material. La asociación que deja el presidente y su directiva es un referente en asociacionismo y gestión de actividades para la recuperación y el empoderamiento de personas usuarias en los servicios de salud mental del SESPA así como una referencia tanto en el territorio patrio como en el extranjero, una categoría que marca y es a su vez la principal diferencia de la Hierbabuena que era cuando Tomás cogió el timón y lo que es ahora un legado lleno de esperanza e ilusión animados los vientos del rumbo por las velas de la masa social y la nueva directiva que coja el timón...

Formaban la mesa presidencial secretario y vicepresidente flanqueando en un sólo flanco desde un punto de vista de perspectiva visual del conjunto al presidente.

La asamblea discurrió por los habituales andurriales de diálogo instructivo y eficaz entre usuarios y directiva que han marcado estos dos años, salpicados de momentos anecdóticos con los asistentes de protagonistas, mientras Tomás hacía un resumen del estado actual de la asociación.


Efusivas y besuconas liturgias de despedida pero no por ello menos emotivas entre los socios asistentes a las socias que se ausentaban por distintos motivos de la asamblea, aunque alguno pareciera que tuviera trastorno besucono-compulsivo, tal era el ardor y fragosidad de la despedida...



Lo importante es que Hierbabuena supone un modelo de gestión por los mismos enfermos mentales que merece la atención debida de la administración, tanto regional como local, toda vez que puede decirse que dentro de la ponderada área psiquiátrica del SESPA, y es cierto haciendo una comparativa con otros terruños autonómicos de segunda estofa, Hierbabuena es vista por los profesionales como una herramienta más del arsenal terapéutico con la diferencia del modelo asociativo, que no tiene parangón puesto que la mayoría de asociaciones por no decir casi todas son gestionadas por familiares de enfermos mentales...

La celebración del proceso electoral y que haya candidaturas es un síntoma de fortaleza y responsabilidad que el sistema debería recompensar manteniendo las subvenciones, recortadas como todo lo que sea dinero en estos tiempos de crisis.

Que Hierbabuena se viera privada de alguna de las subvenciones no la condicionaría para seguir con las actividades ya que uno de los legados de Tomás y su directiva es haber demostrado que los propios usuarios pueden gestionar las mismas, pero se hace necesario la ayuda para poder mantener el aparato interno y burocrático.

Se abre ahora un periodo donde una gestora nombrada al efecto llevará la asociación hasta la asamblea prevista en octubre donde se culminará el proceso electoral y se hará el relevo de poltronas, que aquí son sillas de plástico, horas quitadas al descanso propio y trabajo oscuro pero diario como bien sabe el presidente saliente.

Y tratados los asuntos se dio por finalizada la asamblea extraordinaria formándose efímeras tertulias en la despedida, cuando se vuelve al mundo real y te conviertes en invisible para el Sistema, donde ya nadie te oye aunque alces la voz porque te han etiquetado, medicado e institucionalizado como enfermo mental...

Hierbabuena es el mejor ejemplo de que los locos puede que lo sean pero no necesariamente tienen que estarlo aunque así los vea el Sistema, y por qué negarlo, la inmensa mayoría de la ciudadanía...

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org/



 
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario