The Adversiter Chronicle

sábado, 29 de junio de 2013

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

El cielo y la tierra

Película de 1993 sobre la Guerra de Vietnam y más concretamente en su efecto sobre los indígenas y los soldados profesionales...

Está claro que solapando a Salvador y Asesinos natos, el Oliver pasará a la historia del cine aunque sólo sea por su trilogía iniciada en 1987 con ese biopic de escenarios y situaciones amalgamadas en una deliciosa película como es Platoon, donde los soldados eran de carne y hueso y explotaban como tales pero que no dejaba de ser una muestra de las múltiples misiones de combate...

Tenemos luego Nacido el 4 de julio, que echa un vistazo a los que regresaron a casa tullidos, amputados, paralíticos y traumatizados varios que no lograron adaptarse. En ambas películas Oliver Stone aprovecha para hacer un retrato de la sociedad americana que evolucionaba hacia los derechos civiles y donde la guerra al comunismo era una constante y la de Vietnam un terremoto que iba a resquebrajar la mentalidad de la retaguardia...



Y en ésta de El cielo y la tierra, tiene la intención de mostrarnos lo mismo pero del enemigo.

Está protagonizada en sus primeros actores por Haing S. Ngor (supongo que este impronunciable nombre corresponde a la actriz) y Tommy Lee Jones, pero ya al poco del metraje nos da la sensación de que el Oliver ha hecho trampa. Dicen los títulos de crédito que está basada en dos volúmenes de memorias de la protagonista real... Ignoro si el guión es fiel o se permite licencias en la adaptación, pero al menos por la forma de narrarlo cinematográficamente da la sensación de que se han unido varios aspectos de la sociedad rural vietnamita, del país y la derrota del sur...

La protagonista tiene la mala suerte de nacer mujer, destripaterrones vietnamita y en medio de uno de los periodos históricos de invasiones y guerras que suele sufrir Vietnam periódicamente. Para colmo es budista y su karma está jodido...

La ñina crece instruida por su padre y feliz jugando con su pandilla de amiguitos y amiguitas para desespero de su madre que la ve holgazana y espera para ella un futuro feliz siendo sumisa esposa y abnegada madre amén de excelente cultivadora de arroz.

Tras mostrarnos esta arcadia arrocera, vemos como se pierde la aldea y la inocencia de la ya muchacha para ser adoctrinada, prisionera, torturada, despreciada y por último violada. Con los aldeanos encabronados, vietcong mosqueado y las autoridades señalándola, junto a la turra moralinesca de la madre, se marcha a Saigón donde es contratada junto con su madre por un matrimonio de burgueses saigoneses que profesan el catolicismo y como buen burgués católico deja preñada a la chacha que es la muchacha...

Finalmente consigue trabajo en otra ciudad con base yanqui trabajando de camarera a comisión de propinas en el economato coreano y conoce a un soldado americano...

El soldado es un sargento de marines que anda liquidando objetivos para la CIA y tras un matrimonio a lo american way of live ha llegado a la sabia conclusión de que lo mejor para un soldado de servicio en Vietnam es regresar a casa con una oriental que dé hijos, una esposa complaciente y de paso mantener una posición de superioridad cuando la lleve a Texas y sea como una lombriz perdida en un cesto de peces...

pero es un traumas con un serio desequilibrio psicológico que se acentúa con la normalidad de su familia, la normalidad de pasar a ser civil y no adaptarse a cosas normales como un divorcio, una hipoteca, una familia y un coche...


Es una película que hay que ver aunque ya todo aquello ha quedado relegado por la actualidad siguiente y dos victoriosas guerras en el desierto después...

No resistirá muchos visionados en la vida ya que a la mitad resulta empalagosa y sólo ver al Tommy Lee Jones supone aliciente para acabar de verla salvo que sea la primera vez.

Lo cierto es que acabas saturado de la vietnamita, el proselitismo budista, el montaje de las escenas oníricas (que luego desarrollaría en Asesinos natos) y de lo bonito que es sufrir para luego triunfar cumpliendo los preceptos del sueño americano: la oportunidad de prosperar aunque seas emigrante.

La recomiendo si nunca la viste y recomendación budista: no pongas tu puerta delantera enfrente de la trasera porque todo lo que entre en tu vida por un lado, saldrá por el otro... (es cierto, al llegar a esta frase del santurrón de turno daban ganas de bombardear Hanói)

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr.

http://theadversiterchronicle.org/






theadversiterchronicle@hotmail.es       


         
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario